Lunes, 29 de noviembre de 2021. Última actualización: Hoy

¿Cómo podría ganar Peñalosa la alcaldía de Bogotá?

El viernes 31 julio, 2015 a las 10:58 am
FABIO ARÉVALO ROSERO

Fabio Arévalo Rosero

5 factores que garantizarían su triunfo.

La mayoría de personas sensatas, libres de fanatismos, saben que Enrique Peñalosa podría realizar una excelente gestión como alcalde de Bogotá. Así de dientes para afuera tantos, se resistan a reconocerlo. Es posiblemente el hombre más competente, incluso para ser alcalde de cualquier ciudad del mundo. Para eso se ha preparado, formado y moldeado. Nunca ha querido aceptar altos cargos como ministerios o embajadas que tantas veces le han ofrecido. Reafirma así su irrestricta vocación de ser conductor de una urbe como la capital de la república.

Enrique Peñalosa - Bogotá

Peñalosa no es mala persona, ni malintencionado, ni manipulador, ni corrupto, así se le haya creado en algunos sectores una percepción exageradamente distorsionada. Hay cierta ‘satanización’ injusta de algunos de sus procederes. Su formato como aparente representante de una clase de poder minoritaria, lo presenta a veces distante de sectores populares, que en Bogotá pesan electoralmente y lo cual ha sido aprovechado por sus rivales. Un análisis de su propuesta deja ver por ejemplo que tiene sustanciales principios de equidad y justicia social, más allá de la mayoría de discursos de izquierda.

La crisis bogotana, exige alternativa sin equívocos

Bogotá está pasando hoy por una crisis en muchos órdenes. De allí que el próximo alcalde requiera ser un líder capaz de construir confianza con sus acciones. Un gerente experto que tenga talante y autoridad, incluso para tomar de forma urgente decisiones impopulares y difíciles. Que arme generosamente un equipo con genios de lo urbano con gran proyección humana y social, sin reparar en partidismos; rodeándose de los mejores.

¿Será que podrían hacerlo Clara, Pacho, Pardo, De Roux frente a alguien que ha invertido todo su capital (personal, familiar y profesional) para convertirse en referente urbano mundial con evidencia científica y argumentos sólidos? Seguramente podrían ser buenos políticos en la alcaldía como Pardo o Clara, pero Bogotá no necesita un alcalde bueno, requiere de un extraordinario líder, un fuera de serie, con altas competencias para proponer un excelente desarrollo ciudadano. Allí está la nuez del asunto.

¿El momento de Bogotá y Peñalosa?

Enrique Peñalosa (EP) tiene enormes ventajas para ser conductor de Bogotá. Es indiscutible su capacidad para gerenciar una metrópoli, pero más aún, para liderar una propuesta urbana que sea referente mundial. Se ha perfeccionado, es más competente, concertador, visionario, mucho más sensible con la ciudad y su gente.

Lo ‘malo’ como candidato, es que trata de ser coherente y genuino, evitando al máximo la demagogia manipuladora, que otros capitalizan con ventaja electoral. Como político (tradicional) es poco ‘efectivo’. Una especie de Abraham Lincoln colombiano, quien por preservar sus principios, perdió unas ocho elecciones, además de múltiples fracasos. Pero llegó a ser el presidente más querido de los EEUU.

Los 5 factores claves para el triunfo de EP

Enrique Peñalosa

Para EP la opción de llegar de nuevo a la alcaldía de Bogotá en esta oportunidad es muy alta, si hace ajustes con una gran dosis de generosidad y talante político. Debe iniciar por corregir “sin anestesia” errores cometidos en la campaña presidencial pasada, especialmente en su primera línea. Se requieren en todos los niveles personas competentes, que interpreten al candidato, creativos, innovadores y muy pragmáticos; de excelentes relaciones humanas.

Contando con que tiene un programa de vanguardia para Bogotá, es indispensable para alcanzar el triunfo, Integrar cinco factores esenciales:

  1. Factor indignados (centro progresista): Bogotá al contrario del departamento de Nariño, no es de izquierda. La llegada de Petro y Lucho, además del samperismo a través de Moreno, fueron coyunturales y han ganado por efecto de ‘minoría atrincherada’. Ha pesado un voto reactivo, por campañas equivocadas, especialmente de EP o por momentos ciudadanos. Hay un fuerte sector contestatario, una especie de indignados, representados en líderes como Antonio Navarro, Camilo Romero, Claudia López y Carlos V. de Roux. Es posible lograr un buen compromiso ideológico y acercamiento abierto, teniendo en cuenta que por ejemplo Romero, López y De Roux aprecian personalmente a EP y admiran su capacidad urbana. Lograr su cercanía de alguna forma, contribuye a desestigmatizar su campaña y consecuentemente suman un valioso sector votante. Los inconformes que son muchos, han jugado papel clave en la elección de gobiernos de izquierda. Este factor que tiene toque verde, oxigenaría su campaña.
  2. Factor Mockus (Educación Ciudadana): Es un gran referente para una exitosa administración no solo en Colombia sino en el mundo. La marca de Cultura Ciudadana está ligada a su nombre y no hay mejor inspirador del buen comportamiento humano que Antanas Mockus. Es un adalid de los más decentes valores de gobierno. Por principio es necesario contar con su aporte y respaldo. De allí que generosamente EP, debe agotar las posibilidades para lograr su apoyo. Además él personalmente debe concertar un encuentro con Henry Murrain (Director Corpovisionarios) y Jorge Torres (buen candidato al Concejo de Bogotá).
  3. Factor conservador (ala derecha): Increíblemente Bogotá es más conservadora (representada en partidos como Cambio Radical, la U. Conservador, Liberal, Centro Democrático, Opción Ciudadana, etc.). La izquierda ha capitalizado su dispersión. Es esencial tener cerca a bastiones no solo del partido Conservador, también a buena parte del Centro Democrático (son bogotanos y representativos). Ello puede lograrse, llegando a acuerdos de ‘buenas maneras’ con dirigentes como David Barguil y Martha Lucía Ramírez. Indirectamente están ligados a un sector importante que sigue al expresidente Uribe. Además, estar a la expectativa de lo que ocurra con Pacho Santos, que no tiene opción de ganar, pero sí de sumar un buen número de adeptos y definir (podría movilizar a favor o en contra unos 100 mil votantes, que pueden hacer la diferencia).
  4. Factor civil (opinión pública): Buena parte de la sociedad civil electora puede ser manipulable por interesados y afectos al juego sucio de la política. Sobre todo a partir de rumores infundados como cuando se hizo creer en plena campaña contra Moreno que EP era socio de TransMilenio o dueño de una flotilla de taxis que pondría a circular si ganaba. O el equivocado manejo del concepto de bolardo que lo transfiguraron hábilmente los opositores, cuando en realidad tiene un alto valor de defensa de los peatones y los más vulnerables. Son los falsos rumores que pueden crecer como bola de nieve. El Equipo por Bogotá debe ‘intervenir’ organizaciones importantes (sector transporte, comerciantes, organizaciones sociales, etc.) haciendo talleres político didácticos, para que gran parte de ellos se conviertan en apóstoles portadores ante un sector de la sociedad civil, de la opinión pública, de un mensaje con verdades claras (no a medias). Es hacer un trabajo de filigrana para lograr un efecto multiplicador más de las bondades y fortalezas de la propuesta de EP.
  5. Factor medios (información responsable): Los medios tienen un enorme poder, especialmente la radio que entra sin pedir permiso. Allí están los grandes orientadores de la opinión pública sutilmente induciendo un comportamiento o ayudando a tomar decisiones ciudadanas de distintos órdenes. La mayoría de reconocidos periodistas que son cultos, creen que EP haría una excelente alcaldía. Pero también coinciden en lo mal candidato que ha sido. Decía hace poco Julio Sánchez (quien admira a EP), que había que hacer una reforma para que se lo nombre por decreto, porque sería la única manera. Es urgente aclararles que la constancia por una gran causa, no equivale a estar derrotado. Debe realizar acercamiento a los grandes medios, sin prevenciones, para infundir mayor confianza y demostrar que hay sustanciales cambios y giros en la campaña, para que se lo rotule más como un triunfador. Con ellos hay que tener cartas abiertas y estar dispuesto a resolver todas sus inquietudes. Con paciencia, generosidad y sin menospreciar a nadie.

Corolario 1: Si se es coherente con lo que se quiere para Bogotá, el factor Pardo no es conveniente. Es mejor olvidarse de cualquier alianza o acuerdo, ya que de hacerlo, estarían detrás nada menos que voraces dinosaurios como Roy, Benedetti, Serpa, Velasco, etc. Esa es la política vieja, tradicional, que Bogotá no necesita. EP requiere libertad para gobernar como lo sabe hacer.

Corolario 2: En una competencia tan cerrada el factor Pacho es decisorio. Los seguidores de Pacho Santos, el CD y de Uribe, en septiembre tendrían que redefinir muchos su voto. Al menos un 60 por ciento lo harían por EP, un 20 por ciento por otra opción y el otro 20 no le apostarían a ninguno.

Corolario 3: Si EP llega a ser alcalde de Bogotá, esta se convertiría en referente internacional. Sería una contribución a la paz estructural. Buena parte de las ciudades y municipios colombianos van a inspirarse en el modelo bogotano, con transformaciones positivas en sus entornos, generando condiciones para que sus ciudadanos tengan mejor calidad de vida. Peñalosa con argumentos y principios apunta muy alto, a una ciudad con más justicia social y equidad, pero ante todo a hacer ciudadanos más felices. ¿No será que Bogotá merece darse esta oportunidad?

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?