Miércoles, 23 de mayo de 2018. Última actualización: Hoy

Comentarios electorales

El martes 15 mayo, 2018 a las 7:41 pm

Comentarios electorales

Comentarios electorales

Estamos a escasos días para que culmine el proceso electoral que definirá la persona que asuma las riendas del país durante los próximos cuatro u ocho años, pues desde que se implementó la reelección, el periodo presidencial se duplicó en este país. Es difícil que quien esté como titular en la Presidencia, no decida continuar y para ello debe tener bien engrasada su respectiva maquinaria.

Siguen las especulaciones en torno a quién será el sucesor de Santos, las encuestas continúan y las redes sociales hacen lo propio, es decir, tergiversar y manipular la opinión pública y con ello a los potenciales electores. La modalidad de las encuestas no es algo que sólo se utiliza en Colombia, son un instrumento de medición de inclinación del voto en todos los países que asumen la tendencia de democracia representativa. Algunas empresas encuestadoras aciertan en sus datos y otras no, a algunas no les funcionan el margen de error, a otras sus estudios no corresponden con lo que se ve en los recorridos proselitistas de los candidatos, etc.

Lo cierto es que la verdadera encuesta es el próximo 27 de mayo, siempre y cuando el Gobierno, las autoridades electorales y demás estamentos que les compete garantizar unas elecciones limpias, cumplan la tarea que realmente les corresponde y no se dé lugar a fraudes, puesto que es evidente ese temor. De todo puede pasar en este país.

Es mucha la plata que le están invirtiendo a las campañas de Duque y Vargas Lleras. Propaganda y logística costosas, no hay austeridad en el desespero de quedarse con el poder. La caravana de buses que transportaron gente de todas partes del departamento del Cauca en la reciente visita de Vargas en el Coliseo La Estancia, es una demostración de la danza de los millones que se pasea por este país. Noticias informan que la inversión que lleva Duque sobrepasa los nueve mil millones, mientras las campañas de De la Calle, Fajardo y Petro sobresalen por la austeridad.

Dentro de la baraja de candidatos presidenciales siguen sonando Petro y Duque con mayores posibilidades en intención de voto. Petro con un argumento coherente en su intento de proyectar un programa serio de la Colombia Humana; por su parte Duque inspirado en un discurso hecho a la imagen y semejanza de su jefe y mentor, Álvaro Uribe Vélez. Duque hasta hace poco, un personaje desconocido, pero hoy, ungido por Uribe recorre el país cantando y bailando vallenatos, ofreciendo cambios para seguir peor. Sus críticos afirman que en el caso hipotético y remoto de que Duque ganara las elecciones, sería Uribe quien en verdad gobernara. Ambos- candidato y mentor- lo niegan, afirmando de manera categórica que esto no será así. Hay muchas dudas al respecto.

No se puede menospreciar la candidatura de Vargas Lleras que con buses transporta gente para llenar coliseos y plazas públicas. Es posible una segunda vuelta entre Petro y Vargas. Contrario a Petro, quien sigue acompañando de grandes caravanas y llenando plazas públicas sin necesidad de transportar a nadie, como quien dice, “yo vine porque quise, a mí no me pagaron”. Sectores del liberalismo recientemente se han unido a su proyecto político y a su campaña que va en crecimiento en simpatizantes y potenciales electores.

Por su parte, el académico Fajardo, que no es mal tipo, con buena trayectoria en la administración pública, pero de posiciones ambiguas que permiten que con él la gente no sepa a qué atenerse, lo ponen en un plano desventajoso frente a otros contrincantes con menores méritos. Ni chicha ni limoná en momentos definitivos, lo ponen en desventaja. Como bien decía un colega columnista, no se sabe si es uribista o no, si se inclina por la derecha o por la izquierda, si es político o no; en últimas no es nada. Da la impresión de que está muy mal asesorado, es decir, mal acompañado. Y ello no indica que otros de sus rivales estén bien asesorados y acompañados. Pero Fajardo es un caso especial.

En las redes sociales candidatos y seguidores opositores a Petro, ventilan la falacia de que Petro es de extrema izquierda. La verdad es que eso es falso, pues Petro está participando en la lucha política por el poder mediante medios democráticos constitucionales y legales, por lo tanto de extrema izquierda no tiene nada, de izquierda democrática sí, que es algo muy diferente. La extrema izquierda pretende conquistar y asumir el poder por vías de la fuerza y la violencia y no mediante procesos democráticos como el que a actualmente se desarrolla en nuestro país. De modo que no hay que tergiversar los conceptos. Pensamos que a mucha gente le falta formación política, que es algo que debieran hacer y no hacen los partidos políticos. Hay personas que manejan a su antojo los conceptos básicos de la ciencia política y muchos, por la falta de conocimiento les creen.

************************

Otras publicaciones de este autor: https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/carlos-e-canar-sarria/