Viernes, 1 de julio de 2022. Última actualización: Hoy

COLORES Y LÁGRIMAS PARA NISMAN EN LA PLAZA DE MAYO

El jueves 19 febrero, 2015 a las 3:43 pm
Bulevar de los Días

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy
Loco-mbiano

COLORES Y LÁGRIMAS PARA NISMAN EN LA PLAZA DE MAYO

http://elpais.com/elpais/2015/02/18/album/1424300037_752765.html#1424300037_752765_1424300221

No fue una marcha auspiciada por el gobierno. Era para cuestionar la posible injerencia de la presidenta Fernández de Kirchner en el caso Nisman. Eran las mismas madres que perdieron otra vez sus hijos en otro gobierno, eran los simples ciudadanos, era el ansia de justicia que habita en cada cabeza pensante. Una multitud salió, sin importar la lluvia a protestar por la nube de dudas que surgen ante el hallazgo del Fiscal Nisman en el baño de su casa hace apenas un mes.

La Plaza de Mayo, escenario emblemático frente a la Casa Rosada donde mora la Presidenta y junto a la sede del Congreso argentino mostraba una abigarrada tolda de sombrillas bajo la cual el pueblo aplaudía la valentía del fiscal que se atrevió a cuestionar a la jefe del Gobierno en el caso que Él llevaba.

No hubo discursos ni arengas ni bocinas ni ruidos para no irrespetar la majestad del acto de repudio. Solo el silencio reinó y el colorido de las corolas para soportar la lluvia a la hora que fue convocada la protesta. Millares de mujeres, empleados y jóvenes agarraban con una mano su sombrilla, pero se idearon como aplaudir la valentía del fiscal Alberto Nisman hallado muerto con un disparo en su cabeza.

Allí, en la Plaza de Mayo, estaba el color blanco, signo de inocencia, brillando sin aplaudir. También estaba el rojo, símbolo natural de la sangre que manaba de su cabeza, como denuncia de un posible crimen. Estaba el negro, señal obvia de la muerte por el luto que cubre a la nación del Sur del continente. Estaba el verde, como signo de esperanza de que el aparato judicial no se quede callado y apoye a uno de sus mejores exponentes que murió en extrañas circunstancias.

Llovía sobre la Plaza, llovía sobre Argentina, llovía en el corazón y en los ojos de los manifestantes. El agua que bajaba de las nubes y el agua que corría por las mejillas de los compatriotas del fiscal Nisman eran el signo del dolor y la rabia por la suerte y el destino que a la fuerza Él no merecía.

La protesta se llevó a cabo en silencio para que el hecho pudiera verse más patente y que la fuerza de la certeza de que no hay claridad en las versiones oficiales se hiciera visible ante propios y naciones enteras.

Argentina estuvo de luto y en silencio. Ya es la costumbre en la Plaza de Mayo. Las imágenes que vimos y que corrieron más que el viento por todo el mundo civilizado son elocuentes. Son el testimonio de la fortaleza, el dolor y la seguridad de que el pueblo argentino conseguirá conocer la verdad de lo que ha sucedido en este caso. Que no haya necesidad de esperar 30 o más años para destapar lo que ocurrió bajo la sábana que cubrió el cuerpo sin vida del fiscal Alberto Nisman.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?