Viernes, 24 de mayo de 2024. Última actualización: Hoy

Colombia no mejora en el Índice de Percepción de Corrupción

El martes 31 enero, 2023 a las 7:11 pm
Colombia no mejora en el Índice de Percepción de Corrupción
Textos e imágenes tomadas de: https://transparenciacolombia.org.co/

Colombia no mejora en el Índice de Percepción de Corrupción: ¿habrá cambios en los próximos años?

  • Colombia obtuvo 39 puntos sobre 100 en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) de 2022, lo que indica que el país sigue enfrentando graves problemas en materia de corrupción.
  • Su posición en el ranking bajó, al pasar del puesto 87 al 91 entre los 180 países evaluados.
  • La estrategia que plantee el nuevo gobierno en el nuevo Plan Nacional de Desarrollo podría ser una oportunidad para lograr cambios, junto con medidas para prevenir la corrupción en la consolidación de la paz y el respeto de los derechos humanos.
Colombia no mejora en el Índice de Percepción de Corrupción

Transparencia Internacional presentó los resultados del Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) correspondientes a 2022. La calificación confiere puntajes entre 0 y 100, donde 100 indica que el país se percibe como muy transparente, mientras que 0 indica que es percibido como muy corrupto. Una calificación por debajo de 50 indica que el país enfrenta serios problemas de corrupción.

Colombia en el panorama mundial

Colombia recibió una calificación de 39 puntos sobre 100 y se ubica en el puesto 91 entre los 180 países evaluados por el IPC. En comparación con el año pasado, la calificación obtenida no tuvo variación, mientras que en el ranking global sufrió una caída de 4 puestos (en 2021 se ubicó en el puesto 87 entre 180 países). Este descenso se explica, en parte, por el caso de cinco países que compartían posición y puntaje con Colombia en 2021 y que mejoraron su desempeño. Desde 2012, la calificación de Colombia ha oscilado entre los 36 y 39 puntos, sin lograr cambios estadísticamente significativos.

El promedio mundial se mantiene sin cambios por undécimo año consecutivo en una puntuación de 43 sobre 100 y más de dos tercios de los países (122) tienen un grave problema de corrupción, con una puntuación inferior a 50. A nivel global, los países con mejor desempeño en el IPC 2022 fueron Dinamarca (90), Finlandia (87) y Nueva Zelanda (87), mientras que Yemen (16), Venezuela (14), Sudán del Sur (13), Siria (13) y Somalia (12) continúan como los países con peor calificación.

En las Américas, el promedio obtenido fue de 43 puntos sobre 100 por cuarto año consecutivo. Los tres países con mejor calificación fueron Canadá (74), Uruguay (74) y Estados Unidos (69), mientras que los peores calificados fueron Venezuela (14), Haití (17) y Nicaragua (19). En esta región, la falta de una acción decisiva para combatir la corrupción y fortalecer las instituciones públicas alimenta las actividades del crimen organizado, lo que socava la democracia y los derechos humanos, amenaza el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y provoca violencia, daños ambientales y migración en todo el hemisferio.

Corrupción, conflicto y seguridad: el eje del IPC 2022

El tema central de este año para el IPC es Corrupción, Conflicto y Seguridad. La corrupción ha sido la consecuencia, pero también la causa de muchos conflictos. El 2022 hizo más evidente esta problemática. Tras dos años de confinamiento por la pandemia, el mundo comenzó una reapertura gradual enmarcada en la invasión de Rusia a Ucrania, el escalamiento de conflictos de vieja data y el continuo deterioro de la democracia en distintos países.

Según el reporte de Transparencia Internacional, “la corrupción debilita la capacidad del Estado para proteger a sus ciudadanos. El mal uso o robo de fondos públicos puede privar a las instituciones responsables de garantizar la seguridad de los recursos que necesitan. Nuestro análisis muestra que la debilidad de las instituciones policiales y de defensa dificulta que un Estado asegure el control de su territorio y prevenga amenazas violentas, incluido el terrorismo”.

También, se identificó que “desde 2017, 130 países han visto protestas sociales significativas. En 55 de ellas (42 por ciento), al menos una protesta fue impulsada por el descontento de la gente con los niveles de corrupción en el gobierno. Como era de esperar, el 80 por ciento de las protestas relacionadas con la corrupción y el 82 por ciento de las respuestas violentas documentadas contra los manifestantes ocurrieron en países con puntajes del IPC por debajo de 50”.

Los desafíos para Colombia

Colombia mantuvo su puntaje de 39 sobre 100 por tercer año consecutivo. Desde 2012 no ha logrado cambios significativos en esta calificación.

Andrés Hernández, Director Ejecutivo de Transparencia por Colombia. Alfonso Luna Geller, director Proclama del Cauca y Valle
Andrés Hernández, Director Ejecutivo de Transparencia por Colombia. Alfonso Luna Geller, director Proclama del Cauca y Valle / Imagen: https://www.proclamadelcauca.com/de-los-datos-a-las-historias/

Según Andrés Hernández, Director Ejecutivo de Transparencia por Colombia, “esta situación reitera que los distintos tipos de corrupción que se analizan a través del IPC no han sido contrarrestados de manera suficiente: soborno, desvío de recursos públicos, uso de cargos públicos para beneficio privado, nepotismo en el servicio civil y captura del estado, entre otros”.

El análisis del IPC 2022 señala puntos clave para contribuir al cambio esperado:

Primero, abordar la corrupción que favorece que aumenten los niveles de conflictividad en el país y que al tiempo disminuye la capacidad de respuesta del Estado. Al respecto, según Transparencia por Colombia, el sector defensa y seguridad fue el más afectado por actos de corrupción entre 2016 y 2020 con irregularidades en contratación pública, uso indebido de servicios de seguridad y vulneración de derechos humanos, entre otros hechos.

Segundo, fortalecer los esfuerzos para identificar y evitar los riesgos de corrupción relacionados con la consolidación de la paz en el país, pues la prevención de la corrupción es fundamental para alcanzar la “paz total”.

Tercero, contrarrestar los efectos de esta problemática en la calidad de vida, el respeto por los derechos humanos y la preservación del medio ambiente.

Lo anterior deberá estar acompañado de una visión clara en la estrategia del nuevo gobierno para combatir la corrupción. En ese sentido, “Transparencia por Colombia reitera la invitación al Gobierno Nacional y al Congreso para articular un fuerte componente de lucha anticorrupción en el Plan Nacional de Desarrollo, lo cual contribuiría decididamente a las tres prioridades en materia de justicia social, justicia ambiental y paz total”, concluye Andrés Hernández.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?