ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 17 de mayo de 2021. Última actualización: Hoy

Colombia, el Pacífico y el Cauca

El viernes 19 marzo, 2021 a las 7:49 am
Colombia, el Pacífico y el Cauca

Colombia, el Pacífico y el Cauca.

Óscar Rodrigo Campo Hurtado

Mucho se ha hablado sobre las dificultades que han tenido los mandatarios municipales y departamentales en el actual período administrativo: La aparición de la pandemia, el recrudecimiento de la violencia, los recortes presupuestales, la recesión económica y muchas más circunstancias que marcan una clara diferencia con las reales posibilidades de gestión que tuvieron los dos periodos anteriores de alcaldes y gobernadores. El pulso eterno del Ministerio de Hacienda con las regiones en materia fiscal muestra que estas han ido perdiendo terreno en muchos de los logros conseguidos frente a la descentralización, dificultando aún más la financiación de sus planes de desarrollo, sobre todo, para hacer posible el desarrollo desde el enfoque propio de los territorios y no desde el desatinado enfoque capitalino.

En este proceso el mayor logro conseguido en los últimos tiempos en materia de descentralización ha sido el Sistema General de Regalías SGR, que permitió a departamentos como el Cauca y muchos municipios del país, discutir internamente con las expresiones de la sociedad, las apuestas de desarrollo con enfoques diferenciales y participar en la elaboración de los planes de desarrollo con recursos reales, que sumado a las Regiones Administrativas de Planificación, como la RAP Pacífico, constituyen una combinación importante para establecer un nuevo horizonte en el entendimiento de municipios y departamentos con la región, como instancia previa a la gestión de los mandatarios en Bogotá, arrojando un primer balance positivo según el DANE en materia de reducción de pobreza, haciendo así, un quiebre al viejo modelo centralista representado en la capital de la República. Sin embargo, vemos hoy que las modificaciones o ajustes al SGR muestran una reducción considerable en más del 50 % en los Fondos de Compensación y de Desarrollo Regional, con la aparición del Fondo Paz para los municipios y territorios PDET, arropados por un manejo estrictamente centralista, abocando de nuevo a las regiones a regresar con la cabeza gacha a la clásica figura de la antesala en Bogotá, rogando por el guiño que financie sus proyectos, con recursos de los mismos territorios.

Por todo esto, es tan importante que en el debate político nacional se cuente con una postura de centro, que permita más allá de las estrategias de polarización tan comunes en las últimas elecciones presidenciales, discutir y proponer un país de regiones, con empoderamiento desde lo fiscal y fortalecimiento desde lo institucional. En este sentido, debo confesar que el actual gobierno del presidente Duque, en sus inicios, mostró tres acciones que me hicieron pensar que los logros en materia de descentralización conseguidos hasta el momento iban a fortalecerse: La sanción de la Ley de Regiones, el Acuerdo de Punto Final y la modificación al SGR, pero lamentablemente todo se fue desvaneciendo en la medida que contrario al espíritu inicial, el proceso se orientó a centralizar nuevamente lo conseguido por los territorios.

He acompañado a varios de los colegas exgobernadores en esta discusión, seguro del valor en el debate de una postura de centro, con claridades desde los territorios y el entendimiento de que Colombia no es homogénea, con un respeto profundo por las distintas posturas, pero con la claridad de que no puede tener realce nada que siga jugando con la polarización del país, además, innegociables para la discusión sobre el desarrollo de la región Pacífica y en particular para mí departamento: implementar los acuerdos de paz, la sustitución de cultivos de uso ilícito, la protección ambiental a zonas especiales como el macizo colombiano, reservas forestales y los páramos de la minería extractiva, la reactivación económica con el fortalecimiento de las Pymes y el fomento a la economía campesina, haciendo del diálogo social el principal instrumento de construcción como sociedad. Sin duda el reto no es fácil, los intereses de los distintos sectores en fortalecerse harán que todo sea válido en materia de unidad, corriendo con el riesgo de sacrificar el mismo motivo que llamó a la discusión inicial de tener una propuesta de fortalecimiento desde los territorios.

PD: El estado de opinión, concepto que en ese entonces nos dijeron, argumentó el discurso a los que promovieron el acto legislativo 002 de 2004 para la reelección presidencial, ahora no hay estado de opinión sino un estado de lambonería, de un grupo de congresistas que desean se le alargue dos años más a este gobierno. No pasará nada con esa iniciativa, es pura llamarada de hoja seca.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Un comentario en "Joven se habría suicidado luego de ser ultrajada por el ESMAD"

  1. Magnolia dice:

    Es triste escuchar estas noticias. Pero duele más el alma ver que el Presidente de L República no tome cartas inmediatas en el asunto. Este País está perdido y no por el paro o las marchas sino por la falta de liderazgo de quien tiene la vos y el voto del pueblo. No fue suicidio. Fue asesinato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?