Titulares de hoy:    

Ejército pretende apropiarse de iniciativa de «Huertos Comunitarios»     ~    

Militares que habían sido retenidos en Argelia fueron liberados     ~    

DESFACHATEZ AL CUADRADO     ~    

Reportan 136 nuevos muertos por covid-19     ~    

Conozca el nuevo pico y placa que regirá en los próximos 6 meses     ~    

Se creó línea de atención a la mujer por casos de feminicidios en el Valle     ~    

Confirman caso positivo para Covid-19 al gerente de la ESE Norte 2     ~    

Situación de violencias contra las mujeres fue rechazada y visibilizada con la gran Marcha virtual     ~    

Análisis. Los medios de comunicación deberán reinventarse     ~    

Comerciantes de la galería y Administración Municipal no romperán diálogos     ~    

Coronavirus hoy: OPS prevé más de 400.000 muertes en Latinoamérica     ~    

Subdirectora de Proclama Valle se gradúa como Comunicadora social     ~    

Permanente monitoreo de ocupación para camas UCI en Cali     ~    

Alcalde deja en ‘cuarentena extrema’ la edificación del Dagma     ~    

Hubo una disminución del 40% de festividades en el fin de semana     ~    

Sebastián Campos: “A los conciertos por internet les falta el calor del aplauso”     ~    

Jorge Barón: el varón de la televisión     ~    

El coronavirus “se acelera”…     ~    

Más violencia en el Cauca en este festivo     ~    

Avanza hacia Bogotá la Marcha por la dignidad     ~    

Jueves, 2 de julio de 2020. Última actualización: Hoy

Colombia: caldo de cultivo para violencia

El sábado 27 junio, 2020 a las 11:06 am
Colombia: caldo de cultivo para violencia

Colombia: caldo de cultivo para violencia

Colombia: caldo de cultivo para violencia

Después de las chuzadas, falsos positivos, desfalcos y peculados por los que son investigados altos mandos del Ejército, días antes, con el lanzamiento de un perro desde un segundo piso de una humilde vivienda, estalló la indignación por el comportamiento de soldados rasos, escándalo que llegó a su clímax, a raíz de la violación de una menor de edad indígena, por siete jóvenes uniformados, con las hormonas alborotadas, en límites entre Chocó y Risaralda.

Paralelamente, desde la otra orilla, se conoce el reclutamiento forzoso al que las disidencias de las Farc, vienen sometiendo a menores de edad, hombres y mujeres, en el Caquetá, Meta y otros departamentos, apartándolos de su familia, educación y al igual que los soldados, preparándolos y endureciéndolos para la guerra. Si, la guerra, la que por décadas, desde mediados del siglo XX, viene sembrando campos y ciudades del país, de masacres, violaciones, desplazamientos, robos de tierras y otras tropelías, que temporalmente les dejaron esperanzas a los campesinos de apartadas regiones afectadas por el conflicto, meses después de la desmovilización de las Farc; pero que es retro-alimentada por los interesados en perpetuarla para arrasar más selvas y apoderarse de miles de hectáreas para sus sembrados ilícitos, narco-ganaderías y cultivos agroindustriales, y apoyan la prohibición a rajatabla de drogas ilícitas, porque les aseguran el control camuflado de la producción, mercadeo y además les brindan un espumoso colchón financiero, así también les sirva a guerrillas y paramilitares reciclados, algunos trabajando en llave con oficiales, soldados, policías, funcionarios, políticos, comerciantes y empresarios, que hacen parte de la cadena de producción, mercadeo, lobby y lavado de dineros, tan en boga en una narco-democracia, donde varios ex-presidentes y familiares, han estado disimuladamente ligados a la narco-economía y grupos armados irregulares.

El ambiente de guerra violenta que permea campos y ciudades colombianas, desde la violencia que estalló en 1948, con el asesinato de Gaitán, se ha reproducido exponencialmente hasta nuestra época, convirtiendo a la juventud reclutada por las fuerzas armadas del Estado, cárteles del narcotráfico, paramilitares, las diversas guerrillas y bandas armadas delincuenciales, en verdaderas máquinas expertas en uso de toda clase de armas convencionales y hechizas y en técnicas de matar, que en una sociedad sin oportunidades de empleo y marcadamente desigual e inequitativa, en gran parte explican la enorme carga de agresividad, asesinatos e inseguridad que hoy sufrimos los colombianos, y especialmente, las mujeres azotadas por el machismo, los campesinos, indígenas, comunidades negras de apartadas regiones del país y habitantes de grandes ciudades afectados por oleadas de atracos y muertes violentas.

Hay que recordar el kínder de adolescentes sicarios abandonados por sus padres, qué Pablo Escobar y sus lugartenientes, encontraron en las pandillas juveniles de comunas de Medellín adiestrándolos para cometer magnicidios y atentados que conmovieron al país y lo mismo hicieron los del cartel de Cali y otras ciudades, donde también eran reclutados para sus bandas ex policías, soldados desmovilizados y ex guerrilleros.

Mientras en Colombia, sigamos reprimiendo las drogas obedeciendo la imposición de los Estados Unidos y obedeciendo ciegamente la agenda ‘amarilla’ como la pautada por Bolton, cuando anotó el posible envío de 5000 mariners a Colombia (y arrodilladamente el entonces canciller Carlos Holmes García le regaló una caja de agendas), seguiremos siendo un país, con mucha juventud y gente entrenada para matar, lo cual es muy peligroso cuando el “ser pillo paga”, tanto para la delincuencia común que atraca en las calles matando por una bici o celular, como la de cuello blanco, que desde el sector privado y público se confabulan para saquear el Estado. Ejemplo recursos del Covid-19.

******************

Otros artículos de este autor aquí:

Colombia: caldo de cultivo para violencia
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta