Domingo, 28 de noviembre de 2021. Última actualización: Hoy

COINCIDENCIAS IDEOLÓGICAS: “PARO ARMADO” Y MARCHA URIBISTA

El lunes 4 abril, 2016 a las 9:02 am
German Ayala Osorio

Por Germán Ayala Osorio, comunicador social y politólogo

El “toque de queda” decretado por los paramilitares del Clan Úsuga en varias zonas de tres departamentos y la Marcha convocada por el “uribismo” contra el Proceso de Paz de La Habana, podrían dar vida, e incluso hacer parte de la estrategia político-militar que muy seguramente pondrán en ejecución estos sectores de poder, junto con otros, para afectar la implementación de los Acuerdos a los que lleguen Farc y ELN con el Gobierno de Santos.

Esas dos acciones y hechos políticos pueden considerarse como un llamado de alerta para las partes que negocian en La Habana y próximamente en Ecuador, y para el propio Gobierno, en el sentido en que la palabra honrada en los acuerdos que se logren en los dos procesos de paz, será sometida a fuertes pruebas y embates por parte de los grupos paramilitares que aún operan en Colombia, a pesar de la “desmovilización” que se diera en el Gobierno de Uribe en 2005.

La coincidencia ideológica y temporal de la Marcha contra el Proceso de Paz de La Habana y el “paro armado” decretado por ese grupo paramilitar, dan cuenta de manera temprana de lo difícil que será para el país pasar la página de la violencia política.

Queda claro que el proyecto paramilitar, en sus perspectivas política y económica, sigue vigente por cuanto lo acordado en La Habana en materia de reforma agraria integral, entre otros puntos, toca y afecta los intereses de los sectores que en el pasado apoyaron y financiaron a las AUC, con el firme propósito de desplazar de zonas estratégicas a campesinos, afros e indígenas, para establecer allí proyectos extractivos, ganadería extensiva, monocultivos como la palma africana, e incluso, en coincidencia con procesos de extranjerización de la tierra.

Mientras que el Gobierno y las guerrillas acuerdan caminos y asumen compromisos para atacar y superar las razones y circunstancias objetivas que explicarían y “justificarían” el levantamiento armado en los años 60, sectores de poder económico y político de Derecha y ultraderecha no afectos a los dos procesos de paz, insisten en mantenerlas e incluso en profundizarlas. Es decir, mantener acciones de violencia política con el firme propósito de negar la posibilidad de que esa izquierda que se reintegrará a la vida social y política (legal), llegue a gobernar en los territorios en los que por muchos años fungió como “autoridad” y como parte de un Estado paralelo.

El resultado que buscan esos sectores de derecha y ultraderecha es claro: eliminar físicamente a los líderes de las Farc y del ELN y a quienes se sumen a las colectividades políticas que harán posible su tránsito de guerrillas a movimientos o partidos políticos. Es decir, el país podría vivir, nuevamente, el proceso genocida que sufrieron la dirigencia y los militantes de la Unión Patriótica (UP).

Lo más preocupante es que las circunstancias contextuales que facilitaron el surgimiento, permanencia y consolidación del fenómeno paramilitar siguen intactas, en especial, la simpatía de miembros de la Fuerza Pública con el proyecto paramilitar, dada la relativa facilidad con la que el Clan Úsuga ordena el cese de toda actividad económica, social y política en zonas de los departamentos del Chocó, Córdoba y Antioquia.

Pero quizás la más fuerte circunstancia, razón o elemento contextual que hace posible la permanencia de estos grupos paramilitares está en el arraigo cultural, social y político que aún tiene ese fenómeno llamado paramilitarismo. Fenómeno este que expresa la defensa a ultranza de un modelo de desarrollo extractivo, la concentración de la tierra en pocas manos, y la insistencia en sacar a indígenas, afros y campesinos de sus territorios y la conservación de una sociedad que coadyuvó a la demonización de la izquierda democrática, por los errores, crímenes y las acciones bélicas adelantadas por los grupos de extrema izquierda (Farc y ELN).

Así entonces, la Marcha contra el Proceso de Paz de La Habana aupada por Uribe y el “toque de queda” decretado por el Clan Úsuga, coinciden ideológicamente porque representan los intereses de una élite tradicional, de una burguesía y los de otros grupos de poder (entre ellos los militares), a los que les conviene mantener la guerra interna porque con ella vienen garantizando y extendiendo sus privilegios, de allí que tengan miedo a que la izquierda democrática (desmovilizada) se haga al poder político de alcaldías y departamentos ricos en términos de biodiversidad y en recursos minero energéticos.

Autodefensas Gaitanistas de Colombia

Imagen tomada de la fm.com

 

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?