Domingo, 15 de septiembre de 2019. Última actualización: Hoy

Ciencia, regalías, Reficar

El jueves 23 marzo, 2017 a las 12:00 pm

Para demostrar que cumple su papel, como lo hizo recientemente cuando divulgó la lista de los primeros altos funcionarios de los gobiernos de Uribe y Santos que deberán aclarar el mega-robo de Reficar, el contralor general de la República, Edgardo Maya, recordó los desmanes contra dineros de las regalías, que debieron destinarse a impulsar investigación científica y tecnológica en sus territorios, por parte de los anteriores  gobernadores, que contaron con billonarios recursos, cuando los precios del petróleo y carbón estaban por las nubes.

Tal vez para llamar la atención, se refirió al Cauca, uno de los departamentos con mayores necesidades básicas insatisfechas del país y crucial para la consolidación del proceso de desmovilización de las Farc, en momentos en que los enemigos de sacarla adelante, le cuelgan toda clase de arandelas y peros a la Justicia Especial para la Paz, JEP y a los acuerdos básicos modificados después del Plebiscito.

El contralor Maya Villazón, puso como ejemplo la construcción de un asadero de pollos y de un Spa, entre los proyectos financiados para favorecer a particulares, durante la gobernación de Temistocles Ortega, disfrazando con rimbombantes terminachos técnicos, la justificación para incluirlos en el rubro de apoyo a ciencia y tecnología.

En su época, en varios medios de comunicación, investigaciones publicadas en los diarios El Nuevo Liberal y Proclama del Cauca y en columnas de opinión, varios periodistas habían denunciado el millonario despilfarro de regalías, en otros estudios de cuestionada pertinencia y rigurosidad, adelantados en Almaguer, El Patía y Balboa, para medir el impacto en la capa de ozono, de los pedos de las vacas, si apoyaban un proyecto ganadero en la región.

Preocupante que se desaprovechen los dineros para investigación, ciencia y tecnología, en un departamento con tantas necesidades y con una universidad como la del Cauca, que requiere apoyo nacional e internacional para ganar espacio y prestigio científico en un medio tan competido con sus similares públicas y privadas del país y que a pesar de las irregularidades, en asocio con el Comité Departamental de Cafeteros, logró adelantar con éxito algunos proyectos ligados al cultivo y procesamiento de cafés especiales financiados con presupuesto proveniente de las regalías, en cuyo trámite no hubo irregularidades en interferencias politiqueras, como las denunciadas por el contralor general.

La corrupción administrativa destapada en todo el país, después de que la opinión pública se enteró de que las Farc no eran las causantes de todos los males, años atrás, para hablar de los casos más recientes, ya se había manifestado en el Cauca, con los escándalos de miles de millones embolatados en la compra de drogas y equipos médicos sobrefacturados, en la Dirección Departamental de Salud y en su posterior liquidación, con cuentas amañadas, durante la gobernación de Juan José Chaux. Después sucedió el tumbis de cerca de $12.000 millones de la Salud y Educación metidas en la pirámide de Probolsa, durante el mandato de Guillermo Alberto González y cuando había finalizado el período de Temistocles Ortega, estalló la bomba del embolate de cerca de $750 millones, en uno de tantos contratos de Indeportes Cauca.

Sin duda que la corrupción destapada a todos los niveles (nacional, departamental y municipal) de la administración pública, será caballito de batalla de las diferentes campañas electorales (incluidas las de los cínicos ladrones que intentarán apropiarse de las banderas, como lo intentan hacer Uribe y el destituido exprocurador Ordóñez); pero son quienes se han opuesto decididamente a las tropelías y en las oportunidades que han tenido han demostrado ser buenos y honrados administradores, como Navarro y Fajardo, en las alcaldías de Pasto y Medellín y en las gobernaciones de Nariño y Antioquia y otros líderes, como Robledo, Claudia López, Iván Cepeda, entre otros, quienes deben liderar el proceso de unión de un fuerte movimiento alternativo con proyectos para sacar adelante a la mayoría de la población marginada y a los sectores productivos y diversos grupos sociales de la Nación, los departamentos y municipios.

La elite gobernante desde la ‘Independencia’ de España ha demostrado velar por sus intereses personales, desde que un Zea, con autorización de Bolívar y Santander, recibió de los ingleses y se derrochó en mansiones y coches de lujo en Paris, la mayoría de las miles de libras esterlinas de entonces (hoy millones) provenientes del primer préstamo internacional que amarró a la creciente deuda externa a la naciente república. El resto de las pocas libras que llegaron a Cartagena, las despilfarraron el general venezolano Montilla y sus amigos jugando a los dados, gallos y en orgiásticas juergas, según cuenta Pilar Uribe de Angel, en su biografía sobre “Santander”. Para suplir el faltante imprimieron monedas de cobre conocidas como las ‘macuquinas’. Ahí están pintados nuestros originarios ‘próceres’ gobernantes.

Deja Una Respuesta