ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 20 de febrero de 2019. Última actualización: Hoy

CIELO TEÑIDO DE AZUR

El miércoles 17 octubre, 2018 a las 4:20 pm
CIELO TEÑIDO DE AZUR

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy

CIELO TEÑIDO DE AZUR

CIELO TEÑIDO DE AZUR

Cielo azul en Cali, centro, hoy domingo. 10:04 a.m.

…Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata,
ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata,
ni los cisnes unánimes en el lago de azur.
Y están tristes las flores por la flor de la corte
los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte,
de Occidente las dalias y las rosas del Sur…
Del poema
Sonatina de Rubén Darío

Qué bueno poder decir hoy que el cielo está azul. He tomado la foto, encuadrándola con parte del edificio que está a mi frente, para que se vea real y física. No es cualquier cielo sino el mío, el que veo ahora. Hay algo de nubosidad, pero el cielo está inmensamente azul.

Qué felicidad.

Porque hay cielos más intensos de azur, o más claros, o más nubosos, o negros con anuncio de lluvias y hasta rojos. Hay una película Cielo Rojo costarricense de Miguel Alejandro Gómez de 2008.

El cielo es azul. Para el mundo, para poetas, mujeres y hombres, jóvenes o entrados en años. Cualquiera puede alzar los ojos y disfrutar el vasto firmamento. Firmamento, porque de allá no se cae ni se arruga. Apenas si se moja y cambia de colores. Y le da sitio al sol, a la luna y deja caer la lluvia.

El cielo es azul aún en noches de luna, y plácidas. Noches de ensueño para no dormir sino para dialogar y mirarse a los ojos. Ojalá con una copa en la mano. Y un sonido de vidrio que brinda y lleva a la boca. Se podrán prolongar las copas, el diálogo y sostener la mirada a los ojos bajo el azul de día o -mejor de noche-.

Se podrá repetir Sonatina o su eco, se podrá salir al jardín o asomarse por la ventana o seguir dialogando hasta que la Luna apague su luz y obligue a entrar al sueño.

El cielo quedará allá, arriba, mirando sobre la altura con su azur teñido de negro. Ah, ¿acaso el azur tiene la propiedad de enamorar e invitar a beber ambrosías y deleitarse con sonrisas, palabras y soslayadas miradas?

“La princesa no ríe, la princesa no siente, la princesa persigue por el cielo de Oriente la libélula vaga de una vaga ilusión.” – Nos repite de nuevo Darío. “¿Piensa, acaso, en el príncipe de Golconda o de China o en el que ha detenido su carroza argentina para ver de sus ojos la dulzura de luz? ¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa quiere ser golondrina, quiere ser mariposa, tener alas ligeras, bajo el cielo volar…”

Porque el cielo puede teñirse de azul en el día o la noche. Y siempre invitará a la placidez, al reposo, a la quietud. Lejos estaremos de la congestión, la interrupción y el ruido. Se podrá caminar hasta la ventana, conversar hasta que el frío convide a descansar y a mirarse de nuevo. A darse cuenta que el azul, allá arriba, todavía nos mira.

13-10-18                                         11:24 a.m.

Si en la noche azul: https://www.youtube.com/watch?v=0q8UM_-8ETA

****************************

Otras publicaciones de este autor en: https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/leopoldo-de-quevedo-y-monroy/

Deja Una Respuesta