Lunes, 25 de octubre de 2021. Última actualización: Hoy

Chantajes, chantajes y chantajes

El lunes 3 junio, 2013 a las 8:52 am
Marco Antonio Valencia Calle

Marco Antonio Valencia

Hay que tener piel de armadillo para ser alcalde. Hay que tener mamá de caucho para ser alcalde. Pero hay vainas que se pasan de la raya… y ni un alma con piel de hormigón aguanta tanto maltrato.

Por ejemplo, “en un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme” hubo una vez un periodista que se la montó a un pobre alcalde. Eso le decía de todo, lo acusaba de todo, por todo y por nada. Mejor dicho, se la clavó hasta el fondo una y otra vez. Sin descanso y sin respiro, con saña, con veneno, con estupidez, con odio, con sevicia, con crueldad, sin clemencia… Si llovía era culpa del alcalde, si hacia verano era culpa del alcalde, en fin.

Entonces el pobre alcalde, agobiado, a punto de ponerle la mano o una denuncia al infeliz periodista lo llamó para preguntarle cuál era el problema, por qué tanta inquina, tanta noticia envenenada, tanta saña contra él y su administración, por qué esa campaña tan violenta para desprestigiarlo y de paso desprestigiar la ciudad así como tan de gratis. El chantajista, sin rubor, le pidió contrato publicitario y el cambio de un secretario de Despacho. El alcalde, pensando que así se quitaba el problema de encima accedió. Le dio un contrato de pírricos millones y cambió al secretario en cuestión. Pero fue peor.

El periodista, ahora sí, con elementos probatorios a su favor, comenzó a pedir y a exigir más que cacique político: me nombra a fulana en la secretaría tal, me saca a zutana de la oficina tal, me arregla la calle de la suegra tal… en fin. El alcalde en vez de quitarse un problema se ganó otro peor.

Pero la gente no es bruta, y entonces comenzó a identificar y a encasillar al periodista. Todos vieron en vivo y en directo como un viernes el periodista se despachó con virulencia contra el alcalde y lo trató de burro inepto; pero al lunes siguiente, como por arte de magia, de manera lambona y cepillera ese mismo periodista graduó al burgomaestre como el mejor alcalde del mundo y comenzó a elogiarlo por todo y por nada el resto del año.

Bueno, pues esa es la modalidad del periodismo que impera en mi pueblo. Un pueblo que queda perdido entre las manchas de la historia y que no existe en la modernidad. Un pueblo donde los políticos han venido gestionando la economía del sobreaguar en lugar de una ingeniería social de reivindicaciones. Un pueblo donde los marginados y desplazados son pretexto y excusa para todas las mediocridades. Donde no existen los grupos de pensamiento ni discusión seria de los problemas de la ciudad. Un pueblo donde no se invierte en cultura y anda pelando los dientes y diciendo a voz en cuello que es el pueblo más culto del país. Un pueblo donde el analfabetismo cultural crece como crecen las pandillas. Un pueblo donde el alcalde vive acorralado, chantajeado, vapuleado, extorsionado y amenazado por periodistas, contratistas y caciques políticos de comunas, resguardos y veredas.

Marco Antonio Valencia C
Tutor Programa Todos a Educar
Ministerio de Educación
Blog: http://blogs.elespectador.com/la-casa-encendida/
twitter: @valenciacalle

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?