ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 8 de febrero de 2023. Última actualización: Hoy

CHANGÓ, BREBAJES Y AMULETOS

El sábado 23 abril, 2016 a las 11:29 am

José López Hurtado

José López Hurtado (x).

La búsqueda del poder y el deseo de asegurar su permanencia, a lo largo de la historia, ha llevado a políticos y gobernantes a ejercer el ocultismo y a consultar brujos, quirománticos, oráculos, consumir bebedizos y a practicar los más extravagantes ritos, que han permanecido ocultos al conocimiento de sus pueblos, y que en algunos casos, por mera casualidad, apenas ahora, han comenzado a descubrirse.

La zarina Alejandra Romanov con Rasputín, Abraham Lincoln con sus arraigados afectos al espiritismo, Adolfo Hitler con su astrologo de cabecera Karl Ernest Kraff, son apenas algunos de los casos más emblemáticos de un mundo muy parecido al del “realismo mágico” de nuestras latitudes, al que hiciera alusión García Márquez en sus obras, y cuyas prácticas tienen sus orígenes en las milenarias culturas de Egipto y Mesopotamia.

América Latina, no ha sido la excepción.

El dictador haitiano François Duvalier “Papa Doc”, quien presumía ser el dios de la muerte dentro de la tradición Vudú , se jactaba con frecuencia de haber sido el causante con sus poderes sobrenaturales del asesinato de John F. Kennedy en 1963, en un país, reconocido por su afición al ocultismo, la magia negra y la santería, al punto que años más tarde, en 2003,el sacerdote salesiano, presidente por entonces, Jean Bertrand Aristide, dio vía libre para que el Vudú fuera inscrito como práctica cultural aceptada, es decir le impartió la bendición oficial al culto a Changó o dios Damballah-Wédo, o dios arco iris, o dios serpiente, como se lo conoce desde su originaria África Occidental, o en Cuba, como rey del trueno y del rayo.

Vudú

En Bolivia, por sus fuertes ancestros indígenas son bien conocidas las prácticas de devoción a la madre naturaleza, que son aceptadas normalmente, pero existe una larga tradición de ritos secretos, en algunos altos círculos del poder, asociados con algunas figuras del santoral católico, pero de naturaleza demoníaca, introducidas por el golpista Hugo Banzer en 1971.

Fujimori, atendiendo a los consejos de Montesinos, antes de cualquier decisión consultaba a sus astrólogos argentinos y tenía a su servicio a una legión de chamanes, videntes y médium, que lo asistían. Como lo había hecho en el pasado Juan Domingo Perón,con José López Rega, llamado el “Rasputín de la Pampa”, a quien nombró como ministro de su gabinete y lo harían después sus homólogos Eduardo Duhalde en sus reconocidas prácticas de ocultismo, Fernando de la Rúa con sus pitonisas, y el propio Menen con la astrología y las artes adivinatorias.

Ni qué decir de Daniel Ortega y de su esposa Rosario Murillo que han convertido a Nicaragua en un centro de espiritismo, brujería, magia y santería babalawo.

Chávez, que dicen sus allegados, era rociado con sangre de toro, en sus viajes a la Habana, para obtener la protección de Changó, sigue y seguirá, siendo el epicentro de leyendas sobrenaturales que lo acercan a ese mundo de ceremonias secretas, sacrificios y de fenómenos paranormales de ese lado oscuro, si se quiere, que a todos nos intriga, aún sin resolver.

Una historia inacabada de fascinación y morbo, sobre una tenebrosa e inédita realidad oculta, escrita por sus líderes, que no debió de haberse asentado en nuestra América Latina.

(x) Analista Internacional, colombiano.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?