Miércoles, 28 de febrero de 2024. Última actualización: Hoy

CFDs vs. Acciones: Conoce las diferencias

El martes 17 octubre, 2023 a las 11:33 am
CFDs vs. Acciones: Conoce las diferencias

CFDs vs. Acciones: Conoce las diferencias.

Los contratos por diferencia o CFDs han adquirido una especial popularidad a lo largo de los últimos años como modelo de inversión. Simplificando, podemos concluir que se trata de contratos en los que se intercambia la diferencia en el precio de un activo financiero entre la fecha de apertura y cierre del contrato. Como vemos, aunque a menudo tienden a confundirse con las acciones clásicas, son cosas diferentes, pero, ¿cuáles son sus diferencias? A continuación, te hablamos de algunas de las más importantes. ¡Toma nota!

CFDs y acciones: 4 diferencias que debes conocer

Operaciones cortas

Cuando se planifica una estrategia de corto alcance u orientada a periodos más cortos, lo más recomendable es recurrir a CFD trading. ¿La razón? Estos no presentan ningún tipo de restricción. Uno de sus rasgos más característicos es que permiten abrir posiciones de compraventa tanto largas como cortas y, en consecuencia, se posicionan como un recurso útil para aprovechar las oscilaciones del mercado tanto en un contexto alcista como bajista.

Por otra parte, cuando hablamos de acciones convencionales, debemos tener en cuenta que operar en corto no siempre es posible y, en muchos casos existen restricciones en esta modalidad operativa en tanto que hablamos de operaciones esencialmente especulativas. De hecho, en España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores ha prohibido estas operaciones cortas en periodos específicos.

Apalancamiento

Se trata de una de las herramientas de doble filo más conocidas. El apalancamiento permite operar con más dinero del que realmente hay disponible en cuenta y, por tanto, nos ofrece la posibilidad de acceder a mayores beneficios. No obstante, esta amplificación también se produce en sentido contrario, es decir, en caso de sufrir pérdidas, éstas también podrían ser mayores. 

Cuando hablamos de acciones no podemos utilizar el apalancamiento y, en este sentido, son más estables pues el inversor sólo puede operar o especiar con el dinero que tenga en cuenta.

Mercados en los que operan

En términos de transparencia, las acciones gozan de una situación más ventajosa en tanto que se encuadran dentro de un marco regulador que normaliza los elementos contractuales. Incluso existe una cámara de compensación que actúa como punto intermedio entre agentes compradores y vendedores garantizando la claridad de la cotización y los precios.

En cambio, dentro del segmento de los CFDs confluyen una serie de mercados no organizados u OTC, es decir, ‘Over the Counter’. Estos no están intervenidos por un mediador y, en definitiva, se circunscribe a un acuerdo contractual suscrito únicamente entre dos partes.

Coste de financiación

La preservación de posiciones abiertas con CFDs implica la asunción de ciertos costes en concepto de financiación en el caso de las operaciones largas. Este es establecido tomando como referencia un tipo interbancario (generalmente, el Euribor). Además, a este se le agrega un diferencial. En cambio, en el caso de las posiciones cortas, se le resta.

En el supuesto de operar con acciones, la dinámica es mucho más sencilla pues hablamos de operaciones sin margen y que, por tanto, no están soportadas con costes de financiación.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?