Jueves, 18 de agosto de 2022. Última actualización: Hoy

¿“Centro de” o “parte de”?

El miércoles 1 diciembre, 2021 a las 11:03 am
Imagen cortesía de: www.nuevocauca.com

¿“Centro de” o “parte de”?

Por: David Alejandro Moreno Trujillo.

Ante el limitado y convulsionado lugar que habitamos, cada día, por más que no se quiera, las discusiones y diferencias sobre espacio y territorio persisten; abundan las visiones, los conflictos se agudizan y la ausencia de instituciones serias que permitan conciliar estas situaciones son cómplices del agravamiento de los mismos.

Como las tantas paradojas que invade nuestro país, en el caso del campesino, del afro y el indígena, es la tierra un punto de encuentro y de conflicto a la vez. Se encuentran en su defensa pero se alejan en la forma de entender el territorio. Se encuentran en las deudas históricas hacia cada uno, en las ausencias de Estado, en sus reivindicaciones y se alejan en la búsqueda de la propiedad y el control. No hay que negar lo evidente: existen en muchos lugares manifestaciones de desconfianza mutua, expresiones de exclusión, deseos de superioridad y dominio.

La base de los conflictos se sustentan en varias razones y sobre eso es necesario ahondar para poder identificar los caminos requeridos y necesarios en los diferentes casos en donde se expresa esta situación. Más allá de esto, lo cual no es el objetivo de la presente columna, si se pretende manifestar una posición: como sectores empobrecidos, los cuales viven al margen de los beneficios, que deambulan entre las desigualdades y que permanecen vulnerables ante las violencias y sus derivados, es fundamental que se centren las discusiones en la manera de poder encontrar en medio de las posiciones divergentes, las soluciones no siempre absolutas que conduzcan a un ambiente de armonía y de respeto entre las partes.

Estos sectores (y los menciono de forma general a pesar de las diversas vertientes en cada uno), en los cuales, algunos más que otros gozan de mayores garantías, al ser el resultado de largos procesos, deben reconocer que viven en un Estado social de derecho, que se enmarcan dentro de un contrato social impuesto, el cual en términos ideales debe proteger y garantizar la ausencia de afectaciones, de limitar y controlar acciones. Deben entender también que no son el “centro de” sino “parte de”. Y ese “hacer parte” implica basarse en principios de respeto y responsabilidad con quien se habita.

Sobre lo anterior, quisiera referirme brevemente al caso de hace unas semanas en la vereda El Pital, municipio de Caldono en donde se presentó la ocupación de una propiedad privada por parte de una comunidad cercana a la vereda en mención. Esta situación nos debe servir como elemento de reflexión para poder dar discusiones incomodas pero necesarias.

Este hecho denota una ausencia de lo que expresé anteriormente: la necesidad de un reconocimiento entre las partes, de sus condiciones y sus realidades, de sus forma de pensar y actuar, de los alcances e impactos de lo que se hace, de la carencia de un ejercicio interno de cada sector para identificar sus debilidades y sus errores. 

Pero además, y es uno de los aspectos más preocupantes: es la presencia tenue de autoridades que se reducen al llamado de fuerza pública en el lugar. Como si nos les sirviera de ejemplo la larga historia colombiana para darse cuenta que las problemáticas sociales no se solucionan exclusivamente de esa manera.

No debe leerse esta situación como algo particular, sino como una ventana de oportunidad para que se llame a un dialogo amplio, que genere compromisos reales y que se haga un seguimiento detallado de los mismos. Pero lastimosamente esto no hace parte de las prioridades de gobierno, aquí las preferencias están en quererse mostrar impolutos iniciando procesos judiciales a funcionarios que ellos mismos nombran, a tomarse fotos felices en las ciudades, a querer pasar como gestiones propias obras que no lo son. Toda esta inacción expresa una marcada posición.  

La forma de alcanzar los sueños es intentar, paso a paso, volverlos tangibles. En mi caso, expresar mediante estas letras es una forma de la misma, que se centran y se proyecta en ver un Caldono y un departamento en donde habitan todas las visiones, que se reconocen y se respetan, que se unen en la incansable labor de mejorar las condiciones de las futuras generaciones. Esquirla: el próximo domingo, 05 de diciembre, se elegirán a quienes integrarán los Consejos Municipales de Juventud. Desde el Movimiento Podemos, la cual es la organización juvenil más importante del norte del Cauca, se está promoviendo para el municipio de Caldono dos listas: una lista independiente que lleva el nombre de “Construyendo Cambio para Caldono” y otra lista que se presenta por medio de la organización y que aparecerá en el tarjetón como “Fundación Podemos”. Las dos listas se encuentran en la calidad de personas que las integran y las promueven, en los liderazgos y la preparación que tienen para asumir esta gran responsabilidad ciudadana. No me extenderé en mencionar las propuestas, sólo los invito a conocer todo lo que se ha realizado desde Podemos, ¡qué mejor carta de presentación!.

**************************************************************

Lee otros artículos del autor aquí:

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?