ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 28 de noviembre de 2020. Última actualización: Hoy

Cámara de Comercio Norte del Cauca, urgente necesidad

El jueves 4 junio, 2015 a las 9:02 am
Alfonso J. Luna Geller

Por Alfonso J. Luna Geller

Centralismo payanés sigue obstaculizando el desarrollo en el norte del Cauca

La Cámara de Comercio del Cauca, entidad que presta en Santander de Quilichao un pésimo servicio en su atención al sector empresarial y comercial de 13 municipios del norte del Cauca, sigue actuando desde Popayán bajo criterios coloniales centralistas que estimulan el subdesarrollo de la región y de su tejido empresarial.

Las quejas de muchos usuarios vienen desde la falta de amparo de la actividad económica, hasta la displicencia y el fastidio con que los empleados de la sede norte de la Cámara de Comercio de Popayán, llamada “del Cauca”, atienden a los pacientes usuarios, que infortunadamente tienen que desplazarse hasta esa institución a hacer uso de cualquiera de los servicios que mal-prestan, estorbando la generación de producto social.

El norte del Cauca por su importancia social, económica y cultural debiera ser tratada de manera coherente para producir cambios estructurales en la actividad económica concediéndole a los negocios un ambiente estable, no el que hoy tienen que sufrir impidiendo emprendimientos productivos, limitando el fortalecimiento empresarial y frenando el desarrollo del potencial productivo. No se puede avanzar en esas condiciones denigrantes y sin ningún compromiso con la región, tal como trabajan en esa entidad en Quilichao, y por eso es urgente nuevamente hacer un llamado de atención a todo el sector público y privado de los municipios del norte del Cauca para volver a impulsar y garantizar la creación de una auténtica Cámara de Comercio del Norte del Cauca, guiada, dirigida, impulsada, por dirigentes y profesionales nortecaucanos que se preocupen por revisar cotidianamente qué clase de municipios y qué clase de región estamos labrando para las próximas generaciones.

Recuerdo que hace algunos años se creó un publicitado centro de atención empresarial (CAE) en Popayán y se anunciaba, como todo lo del Cauca, con bombos y platillos, pero solo mientras pasa el instante protocolario, cuando “en un hecho sin precedentes en materia de simplificación de trámites liderado por Confecámaras, auspiciado por la Embajada de los Países Bajos en Colombia y operado por la Cámara de Comercio del Cauca en asocio con la Gobernación del Cauca, Alcaldía de Popayán, DIAN y Notarias”, no pasó del anuncio, porque aún vivimos abrumados por los trámites, como les gusta a los corruptos, muy enredados, porque se sabe que entre más enredos y más se le complique la vida al pobre usuario, menor transparencia, menor honestidad. Así puede determinarse con qué funcionario es que le toca enfrentarse al contribuyente.

Hay que tener muy claro que no es un edificio, ni unas bonitas oficinas, ni aires acondicionados, los que facilitan la relación entre los empresarios, la administración pública y las entidades privadas que están involucradas en el proceso económico, tampoco garantizan el mejoramiento de los trámites a seguir para la legalización empresarial. No es la tecnología por sí sola la que afianza un modelo de promoción de la prosperidad general del empresariado, de la libertad de empresa como base del desarrollo regional, de solidaridad y de participación en la vida económica. No. Es la actitud y formación de la gente; es su compromiso con la región, tratada hasta ahora con un denigrante paternalismo colonial; es la cultura regional, es conocer los intereses comunes, la historia local, la moral pública, el futuro esperado y el deseo de superar el sometimiento y el subdesarrollo.

La Cámara de Comercio del Norte del Cauca es una emergencia regional para la promoción y defensa de los intereses colectivos del empresariado y del comercio como elementos esenciales de nuestra economía de mercado, y de la prosperidad general.

Una Cámara de Comercio del Norte del Cauca de manera autónoma podrá adelantar, elaborar y promover investigaciones y estudios jurídicos, financieros, estadísticos y socioeconómicos, sobre temas de interés regional, que contribuyan al desarrollo de la comunidad y de la región, pero con gente que sienta esas necesidades; también podrá adelantar acciones y programas dirigidos a dotar a la región de las instalaciones necesarias para la organización y realización de ferias, exposiciones, eventos artísticos, culturales, científicos y académicos, entre otros, que sean de interés para la comunidad empresarial, asunto considerado en la normatividad legal que regula el funcionamiento de las cámaras de comercio, pero que se les olvidó a los centralistas, que prefieren acrecentar el patrimonio propio excluyente, para la burocracia ineficaz, como iniciaron a hacerlo en Santander de Quilichao.

La Cámara de Comercio del Norte del Cauca debe hacer lo que no pudo en tantos años perdidos la Cámara de Comercio de Popayán, o del Cauca: promover programas, actividades y obras en favor de los sectores productivos, así como la promoción de la cultura, la educación, la recreación y el turismo del norte del Cauca.

Es más, la Cámara de Comercio del Norte del Cauca deberá presentar propuestas para fortalecer iniciativas comunitarias destinadas a la optimización de la producción rural, brindar apoyo a pequeñas empresas rurales, mejorar la seguridad alimentaria, mejorar las dinámicas de comercialización local y regional, impulsar el desarrollo productivo de las organizaciones, impulsar proyectos productivos agropecuarios y agroindustriales, presentados por pequeños y medianos productores del norte del Cauca a través de organizaciones de economía solidaria.

La Cámara de Comercio del Norte del Cauca deberá incidir en el desarrollo de una original mentalidad de emprendimiento, porque existe una desarticulación muy grande con quienes debieran impulsarla; necesitamos que los emprendimientos tengan realidades sociales, que se identifiquen las ventajas comparativas de la región, asunto que poco importa en Popayán pues allá se tienen otros intereses.

La Cámara de Comercio del Norte del Cauca deberá estructurar modelos de educación creativa, proactiva, arriesgada para impulsar y desarrollar competencias en los individuos, animar a las empresas a que se articulen más con el sector educativo, que los trabajos que se desarrollen en las universidades respondan a realidades de región y que el Estado realmente cumpla su función de impulsar y no de frenar la creación de empresa.

La Cámara de Comercio del Norte del Cauca será, como dicen las normas regulatorias, una organización formada por empresarios o dueños de pequeños, medianos o grandes comercios los cuales tienen el fin de elevar la productividad, calidad y competitividad de sus negocios, y su compromiso con acciones concretas que aportan a la construcción de paz y que invite a empresarios y ciudadanos a trabajar en el tema tan importante para la región y el país en general.

En este sentido será también un gran pacto por el desarrollo regional con el que se debe comprometer cada uno de los candidatos de todos los movimientos políticos a las alcaldías de los 13 municipios del norte del Cauca, a los concejos municipales, quienes aspiren desde esta región a ocupar una curul en la Asamblea Departamental y un ineludible compromiso de quien aspire a lograr el apoyo de Santander de Quilichao, Caloto, Corinto, Miranda, Padilla, Guachené, Puerto Tejada, Villa Rica, Suárez, Buenos Aires, Caldono, Toribío y Jambaló, para acceder a la Gobernación del Cauca. Hasta pronto.

*********************************

En contexto: https://www.proclamadelcauca.com/2013/01/pagar-el-impuesto-de-registro-otro.html

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta