Viernes, 22 de enero de 2021. Última actualización: Hoy

BRASIL: GOLES E INDIGNADOS

El domingo 30 junio, 2013 a las 12:38 pm
protesta brasil

Foto tomada de la Web

Por: Felipe Solarte Nates.- 

Felipe Solarte webA pesar de que el gobierno de Lula sacó a millones de indigentes de la pobreza, muchos ascendieron de pobres a clase media y el actual gobierno del Partido de los Trabajadores, continúa en la misma línea, el gigante vecino, en medio de los goles de la Copa Confederaciones, afronta una oleada de multitudinarias marchas en las principales ciudades, de ciudadanos que inicialmente protestaron por incremento en tarifas del transporte público, altas inversiones en estadios y obras relacionadas con el próximo mundial de fútbol, pero agregaron su descontento al manejo de la educación, salud y la corrupción que carcome la administración pública.

Es la ola de indignados que hace años estalló en Europa, Egipto, Túnez, se regó por Estados Unidos y ahora además de Turquía, llega a Latinoamérica, con miles de manifestantes en las calles, rechazando la presencia de partidos políticos de derecha e izquierda y reforzando ese cariz de ciudadanos del común, descontentos por políticas oficiales que afectan la supervivencia cotidiana.

Es la contradicción vivida por países que experimentan desarrollo económico acelerado como Brasil, pidiendo pista entre las ocho principales economías del mundo, pero en sus cerca de 190 millones de habitantes, hay muchos en la pobreza, como los habitantes de ‘favelas’ apeñuscadas en colinas que rodean al Río de Janeiro de los turistas (cualquier parecido a Cartagena es pura coincidencia). Es la contradicción que también vive Colombia, de países cuyas economías crecen gracias a la gran afluencia de capital extranjero, sumado al local proveniente de negocios legales e ilegales, pero donde la distribución de la riqueza es exageradamente desigual, con minorías acaparando bancos, tierras, industrias, ganancias, altas tasas de desempleo, rebusque y salarios para trabajadores y profesionales que no compensan su trabajo, ni les permiten vivir dignamente, en medio de administraciones públicas corruptas, donde una clase política desbocada por la avaricia sin control roba a manos llenas, como sucedió en Bogotá, con el “carrusel de los contratos” y todas las instituciones se contagian como sucede con congresistas, concejales, diputados, sin escaparse el poder judicial, con magistrados de las altas cortes actuando como vulgares depredadores del erario, traficando con las leyes poniéndolas a su beneficio y a los intereses del gran capital derecho y torcido.

En Colombia, donde el neoliberalismo encontró terreno fértil desde el gobierno de Gaviria, llegando a su apogeo en el ‘octaenio’ uribista, no ha estallado la ola de indignados, pero si no hay cambios profundos, después de negociar la paz con las Farc, de pronto nos moja.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?