Miércoles, 8 de febrero de 2023. Última actualización: Hoy

BOTERO EN SHANGHAI

El miércoles 27 enero, 2016 a las 9:12 am
Rodrigo Valencia

Rodrigo Valencia Q. ©

Botero en Shangai

Imagen tomada de internet.

Las esculturas en bronce de Botero están en Shanghai. Imagino al caminante viendo esos brillantes y pulidos seres de anatomía inflada, de carnes llenas, a lo renacentista, como de Mantegna, pantagruélicas, burguesas, que han llevado hasta allá, en exposición monumental, el nombre de este país suramericano todavía no descubierto por la paz. Y a propósito, las esculturas de Botero parecen tener eso, más que todo: una paz bien tangible, una serenidad clásica, un mundo pletórico de vitalidad física e interior: idealista, como concebido más allá de las luchas de titanes y guerreros; mundo sólo circundado por el movimiento alisado y redondo de las anatomías, rodeadas por el aire y las miradas de contemplación serena.

Los bronces desnudos y vestidos de Botero son como titanes y diosas apacibles; no conocen la guerra ni la envidia de las armas. Seguro, el estatus alcanzado por el maestro, su retiro entre los espacios del triunfo le inspiran, en estas obras, ese espíritu ajeno a las angustias de una tierra atormentada, engañada por un confrontamiento recurrente, difícil de vencer. Las esculturas de Botero apogean la figura con presencia intransigente: imponen dignidad, peso desafiante, decididamente moderno, con alguna incidencia anecdótica, magnífica muestra de una fuerza firmemente arraigada sobre el suelo, y expresan la típica y original autoconciencia de su estética universal, grande como el concepto que las sostiene. El brillo oscuro y sensual de esos bronces nos lleva contemplativamente a un descanso de masas voluminosas donde, además, siempre se verá cierto humor sedente desafiando a la intemperie. RVQ.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?