ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 25 de junio de 2021. Última actualización: Hoy

El fracaso del ministro

El miércoles 12 mayo, 2021 a las 12:58 pm
El fracaso del ministro

El fracaso del ministro

El fracaso del ministro

Ingresé a la facultad de economía de la Universidad de Los Andes motivado por un superficial interés de clase transmitido por el medio social de los colegios privados de Cali dónde estudié como el Bolívar y el Británico. Mis padres siempre me dijeron que la Nacional era mejor Universidad, pero yo no les puse suficiente atención.

Luego de estudiar muy duro los primeros semestres en Los Andes fui conociendo lo bueno y lo tan bueno de la universidad y su Facultad de Economía. Desde esa época con mis amigos más cercanos, nos empezamos a dar cuenta, fácilmente valga la aclaración, que nuestro decano y profesor Alberto Carrasquilla era un ejemplo de lo tan bueno, o mejor de lo malo que tenia la facultad.

Recuerdo que era una persona prepotente que hablaba como si se las supiera todas repitiendo el libro de texto de microeconomía de Varían todo el tiempo. En las conversaciones de pasillo con los estudiantes siempre razonaba usando los conceptos de marginalidad y de maximización de utilidades. Nunca pudimos entrar en un dialogo él cuando le planteábamos otras miradas de la realidad. Era una persona con poca sensibilidad social.

Aunque en la Universidad de los Andes hay profesores y estudiantes excelentes, muchos tienen los rasgos de personalidad del señor Carrasquilla. Ese medio tan pobre me motivo a estudiar en la Universidad Nacional y en la Facultad de Economía de esa universidad la otra mitad de mi carrera.

En la Universidad Nacional encontré un medio mucho más rico. Los profesores de Economía dialogaban con las otras ciencias sociales y se planteaban discusiones entre estudiantes y profesores mucho más acorde con los problemas y la realidad del país. Al estudiar mi maestría en Paris también hice lo mismo. Evité quedarme en un solo lugar y en una sola disciplina y aproveché toda la oferta académica de la ciudad.

Tal vez yo sea un caso extremo de dispersión intelectual dónde además han contribuido los placeres mundanos como las mujeres y las drogas, pero lo que quiero argumentar aquí, es que la formación que se encierra en un mismo medio social, en una misma ciudad o país, en una misma universidad o disciplina, o en una sola manera de ver las cosas no le permite a la persona momentos para cuestionarse y autocriticarse, abstraerse de su medio social. Es decir, reconocerse en su justa proporción.

Creo que el fracaso del ministro con su reforma tributaria no solo representa el fracaso de un modelo económico unidimensional, sino también el fracaso de una clase dirigente conservadora que se reproduce e impide que se modernice el país.

***************************************

Para leer otros artículos del autor: aquí

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?