Viernes, 6 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

Bolivia bien vale una misa

El miércoles 20 noviembre, 2019 a las 10:21 am
Bolivia bien vale una misa
Imagen cortesía de: https://bit.ly/2KBCRlt
Bolivia bien vale una misa

Bolivia bien vale una misa

Complejos son los momentos que vive hoy el pueblo boliviano, tras el golpe de facto que intentan dar sectores de la derecha fascista, pastores recalcitrantes y el gobierno Norteamericano enfrentados a la inmensa mayoría de la población que rechaza valerosamente este golpe, lo que mantiene al pequeño país Suramericano entre la confrontación y la violencia.

No se puede decir que el golpe comenzó con el supuesto fraude electoral del presidente constitucional Evo Morales. Ha sido un proceso fríamente calculado por la inteligencia Americana desde hace mucho tiempo, con el mismo procedimiento utilizado en otras latitudes, contando que aquí el gobierno las fuerzas armadas traicionaron a sus ciudadanos. La cúpula policial y sectores del ejército, obligaron la renuncia del Presidente, pistola en mano, a cambio de salvar su propia integridad, la de su familia y allegados. Es un actitud criminal la de sectores recalcitrantes y sectas heredadas de la supuesta “ayuda humanitaria”, quienes durante muchos años ideogilizaron a burgueses, como instrumentos de su accionar político, organizaciones que fueron expulsadas por el presidente Evo debido al daño y la alienación causada dentro de las comunidades a cambio de alimentos tipo “alianza para el progreso” (comprobado está que estos alimentos contienen insumos esterilizantes y de anticoncepción).

Y nadie puede entender cómo desde afuera se intenta tumbar a un presidente que sacó a su país de la miseria y la desigualdad social. Redujo la pobreza significativamente, la población contaba con servicios universales básicos, pronta atención médica, educación. Bolivia es el país que cuenta con los índices de crecimiento más altos en América Latina, y sus recursos naturales, nacionalizados, estaban puestos para la rentabilidad de su gente, para el desarrollo de su población en condiciones de igualdad, situación que es muy complicado que pueda mantener el modelo neoliberal que se intenta imponer por los actores al servicio del interés del FMI.

Es lo que los sectores marginados por siglos, utilizados solo como sirvientes de los señoritos bolivianos, no quieren permitir. Por eso resisten. Hasta la fecha van más de veinticinco muerto, cientos de heridos y miles de encarcelados. Y serán más porque la presidenta de facto ha dado carta blanca para matar a quienes se opongan al golpe, como en la repetida historia de las dictaduras de Chile y Argentina.

Dan ganas de llorar cuando una mujer boliviana decía: “ya tengo sesenta años. Que me maten. Pero no voy a dejar como herencia a mis hijos que los exploten. No voy a dejar que mis hijos y nietos vuelvan a ser sirvientes de los señoritos que se adueñaron de nuestros recursos.” Así está la conciencia de los bolivianos, por lo menos del 70% ciento de la población, que nunca tuvo oportunidades. Por eso mi solidaridad con los valientes Aimara, Quechuas, Kallawayas y demás nacionalidades.

Para leer otras publicaciones del autor aquí:

Clic
También te puede interesar
Deja Una Respuesta