Sábado, 20 de abril de 2019. Última actualización: Hoy

Barroco en Literatura

El martes 13 noviembre, 2018 a las 1:47 pm

Barroco en Literatura

Donaldo Mendoza – Rodrigo Valencia Q

R sacó una carpeta con varias hojas impresas; la abrió, escogió una, y le dijo a Donaldo: —Por favor, mire este escrito mío sobre Orfeo. Lo ilustro con una pintura de Gustave Moreau.

D se tomó su rato, lo leyó y dijo: —La pintura que acompaña al texto le aporta novedad. El artículo está hecho con rigor crítico.

R: —Es un cuadro del pintor simbolista Gustave Moreau, que admiro mucho por su obra casi esotérica, cargada de simbolismos mitológicos.

D: —Me recuerda la cabeza del Bautista en manos de Salomé.

R: —Sí, por supuesto. Me parece que la pintura de Moreau, perfeccionista en sumo grado en un comienzo, se fue “dispersando” en un lenguaje de estilo muy personal, barroco, alambicado, de implicaciones simbólicas y literarias, casi surrealistas.

D: —Sería interesante leer un contraste entre el barroco del siglo XVII y el XX; porque en literatura se habla de barroco para referirse a la obra de Carpentier y Lezama Lima… En pintura sucede otro tanto. Interesante porque el mismo fenómeno se lee distinto según la época.

R: —Claro; uso el término barroco extemporáneamente, aludiendo a la profusión de elementos en los cuadros de Moreau, no a la época. Aplicado a la literatura, no entiendo precisamente el enfoque; por otro lado, no he leído ni a Carpentier ni a Lezama, de modo que no sé exactamente las significancias.

D: —”la profusión de elementos”, en esencia ese es el barroco. De América se decía que era un continente barroco: por sus selvas, nudos y redes de cordilleras, ríos caudalosos… La vorágine es expresión de ese barroquismo geográfico.

R: —Debo leer algo de Carpentier y Lezama para captar el concepto en los escritos. Aunque creo que sí, leí algunas cosas de ellos en El Magazín de El Espectador hace años. Pero quién se va a acordar de aquellas cosas. Todo pasa presurosamente por la in—memoria, todo se borra como espuma.

D: —Sí, El Magazín fue el google de nuestras mocedades. De Lezama —y su obra Paradiso— los críticos dicen que es de esos escritores que ponen en un libro todo eso que el hombre ha llamado pensamiento, conocimiento… Yo sólo he leído un libro de cuentos de Carpentier, ninguna novela. Harold Bloom, el celebrado crítico literario norteamericano, dice que es el más importante novelista latinoamericano del siglo XX; que es de esos escritores que fundan un canon.

R a veces fijaba los ojos en otra parte, como pensando en sus probables implicaciones, pero un estruendoso aguacero se inició en ese instante. Fuertes corrían por el piso, riachuelos amenazaban inundar el lugar. Una brisa intensa y fría entraba hasta el café donde estaban, la gente se retiraba hacia atrás para evitar ese viento chispeado por el agua.

**RVQ**

También te puede interesar
Deja Una Respuesta