ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 15 de septiembre de 2019. Última actualización: Hoy

Barbarie hacía las niñas caucanas

El jueves 23 mayo, 2019 a las 5:22 pm

El Cauca, los últimos días ha sido azotado por hechos de violencia afectando principalmente a niñas, víctimas de agresiones de tipo sexual con desenlaces mortales.

Uno de los casos fue el asesinato de una menor de la etnia Misak, identificada como Yuliana Chirimuscay Velasco, de 15 años de edad, cuyo cadáver fue encontrado el domingo 12 de mayo del presente año, en la vereda Ñimbe, del resguardo indígena de Guambía, municipio de Silvia. El otro suceso se presentó en el municipio de Santander de Quilichao, donde la menor que respondía al nombre de Emely Suleiny Rivera Barrero, de tan sólo 11 años, estudiante del colegio La Milagrosa, había desaparecido el día martes 14 de mayo y fue encontrada al día siguiente, en un costal, desmembrada, en frente de la casa donde residía. La Policía Nacional tuvo que activar un dispositivo especial para evitar alteraciones del orden público cuando fue detenida una persona sospechosa de este aberrante homicidio.

La comunidad de Santander de Quilichao, rechazó a través de redes sociales estos sucesos, por ello, la población efectuó una marcha de forma pacífica por las calles del municipio para exigir justicia; el sentimiento de tristeza fue colectivo por parte de todos los habitantes. A la marcha asistieron estudiantes del Instituto Educativo La Milagrosa, padres de familia y concejales municipales, también concurrió el alcalde Álvaro Mendoza Bermúdez quien manifestó su apesadumbre “Nuestros niños no se tocan, por ellos empezamos a soñar, a construir una mejor sociedad y a formar una familia, tenemos que unirnos y decirle a los violentos que los rechazamos”.

Por otra parte el gobernador del Cauca, Óscar Rodrigo Campo Hurtado dijo “Hemos hecho un consejo de seguridad porque efectivamente necesitamos fortalecer procesos investigativos, tenemos que trabajar por el bien de la comunidad”.

Casos como el de Yuliana y Emely, una niña indígena y la otra afrocolombiana dejan evidencia la inoperancia del Estado para proteger a la niñez colombiana; lo más grave es que de acuerdo con las estadísticas oficiales, la violencia contra los menores viene en aumento. ¿Qué pasa?

Deja Una Respuesta