Miércoles, 26 de febrero de 2020. Última actualización: Hoy

BAÑOS TRANCADOS

El viernes 24 enero, 2020 a las 12:20 pm

Sirirí

BAÑOS TRANCADOS

Mario Fernando Prado
Mario Fernando Prado

El tema puede resultar prosaico o como dirían, no apto para una página editorial, pero se trata de algo que a todos nos ha sucedido y nos ha puesto en situaciones embarazosas y sin saber qué hacer. Por ello, me voy a arriesgar a comentar acerca del desespero y la vergüenza que causan aquellos baños -o llamémoslos por sus nombres inodoros, excusados o sanitarios- que se encaprichan con el material semisólido del que son receptáculos y lejos de evacuarlo rumbo a mejor vida, lo dejan dando vueltas canelas en un remolino inútil por más agua que le echen. Y es de resaltar que tales trancones no son por culpa de quienes los expulsan a veces duramente y otras -las más- de manera explosiva cual erupción del Vesubio.

Este indiscutible invento que tanto ha beneficiado a la humanidad -¿Se imaginan que sería de nosotros sin ellos?- es mirado con desprecio y desdén como si no nos acogiera siempre con una hospitalidad 7/24 y al que jamás le damos las gracias por su complicidad y por el trabajo sucio que le toca hacer en favor de nuestra pulcritud, asepsia y pundonor.

Pese a ello, somos abusivos con su capacidad y les echamos toda suerte de papeles -hasta de lija-, toallas sanitarias,  adminículos diversos y efluvios estomacales que llevan ahí sí a que los abracemos paranoicamente.

Y claro, llega un momento en que no pueden más: se atoran dramáticamente y a punta de agua, oraciones y madrazos no se logra desatrancarlos y hay que recurrir a los diablos rojos –ojo, no me refiero a la hinchada americana-, las bombas succionadoras caseras y hasta las sondas eléctricas cuando el caso es más dramático.

El problema es que muchas veces sus dueños no saben lo que les viene pierna arriba a sus inocentes invitados cuando estos resultan ser los damnificados de tan angustiosas situaciones al entrar al llamado “baño social”. Y ello se advierte cuando un convidado (a) se demora eternidades en salir y se escuchan desesperadas soltadas y soltadas del water -que también así lo llaman- y al final sale escuálido (a) y avergonzado (a) sin saber que hacer o que decir, porque no siempre pueden coronar y perdónenme, la antes lociones 4711 , Vetivert y hasta Pino Silvestre u Old Spice en ellos y las Gucci’s , Chaneles , Eau de Soires, Carolinas Herreras e incluso, los ’perjúmenes’ de Gardenias en ellas, son chupados agresivamente por ese olor característico y ruborizante al que todos le huimos.

Han salido al mercado unos eliminadores de olores que se colocan en aquellos baños que no tienen ventilación o extractores -ojo verifiquen cuando vayan a comprar vivienda que los tengan- que si bien mitigan esos malos aires, no hacen desaparecer la pesadilla de esas frustradas evacuaciones que algunas veces rebozan el sanitario haciendo que salgan por debajo de las puertas los cuerpos del delito para sofoco de propios y extraños… y mejor no sigo.

********************************

Otras publicaciones de este autor:

BAÑOS TRANCADOS
También te puede interesar
Deja Una Respuesta