ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 3 de diciembre de 2021. Última actualización: Hoy

AZOGUE EN LA GARGANTA ES EL FÚTBOL

El jueves 24 marzo, 2016 a las 12:44 pm

Bulevar de los días

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy.
Loco-mbiano

Selección Colombia

http://www.semana.com/deportes/articulo/esperanzadora-estadistica

Cada segundo que pasa antes de este juego de Colombia ante Bolivia es un martirio. Hay ventisca en el estómago, fuego en el pecho, desazón en el todo el cuerpo y – como estoy sentado-, parezco en ascuas con ganas de levantarme de la silla. La garganta regurgita como si tuviera azogue o se me atragantara un bulto de algodón en el esófago.

¿Quién puede estar tranquilo si el juego en La Paz está que arde ante el estadio donde se medirán dos equipos medrosos? Porque ni Pékerman ni Valdivieso pueden calibrar la ansiedad propia ni la sus pupilos que saldrán a la cancha a las 3:00 a disputar una lucha peor que una pelea de pesos pesados.

¿Quién será el que tiene más miedo y ansiedad? ¿Colombia o Bolivia? Los comentaristas pueden hacer las cuentas de encuentros pasados y mirar las estadísticas. ¿Qué nación ha ganado más partidos y quién de las dos selecciones es superior en la altura? En fútbol nada está a favor o en contra antes de terminar el partido. Hay que echar a rodar la pelota y esperar que los jugadores se enfrenten a su sapiencia o a sus errores.

De nada valen las apuestas ni ponerse a hacer debates calientes en contra del entrenador o a favor de una alineación ideal con jugadores que no están convocados. Ha llegado el día y la nacionalidad acosa y trata de salir por los poros. Hay afán porque llegue la hora y el fútbol aparezca en la pantalla.

¿Jugará James y será nuestra salvación? ¿Serán Dayro Moreno o Marlos o Cuadrado o Bacca nuestros alfiles o caballitos de batalla para derrumbar las torres que nos tenga preparadas Valdivieso?

El fútbol siempre será pasión, fuego en los ojos, dolor de patria y ansias de salir corriendo. Sobre todo cuando hay una eliminatoria de por medio y Colombia está en la encrucijada.

Y cuando las cifras dicen que si se pierde en La Paz la oportunidad de clasificar al Mundial de Rusia 18 prácticamente es nula. Como siempre se habla del mísero repechaje como distante alternativa.

¿Qué le pasa a nuestros médicos, a nuestros dirigentes, a nuestro técnico, a nuestros jugadores? De qué pasta están hechos, que siempre falta el último centavo para el peso y se mira atrás para ver lo que se debido hacer y no se hizo. Tal vez la mala suerte siempre nos ha perseguido y nunca se ha podido cerrarle la puerta para no permitirle la entrada.

Nuestra euforia crece más que la espuma cuando algún triunfo parcial e inicial se consigue pero nos dormimos en los laureles. Son las 12:20 p.m. Y me acosa la garganta…

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?