Lunes, 17 de enero de 2022. Última actualización: Hoy

AUSENCIA DE LIDERAZGO

El jueves 13 enero, 2022 a las 9:12 am

AUSENCIA DE LIDERAZGO.

Por: Álvaro Jesús Urbano Rojas.

Las motivaciones de un gobernante, no puede ser distintas a las de liderar un proceso político incluyente y participativo para beneficio de todos: mestizos, indígenas, afrodescendientes, raizales o forasteros. Tenemos que ayudarnos unos a otros; los caucanos somos así, queremos ser felices y hacer felices a los demás, no hacernos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este Cauca hay sitio para todos y la buena tierra es rica y puede alimentar y hacernos progresar, sin distingo alguno, sólo con capacidad de trabajo, perseverancia y disciplina.

El camino de la vida es libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado nuestras almas, ha levantado barreras de odio, resentimiento y discordia, nos ha empujado hacia las miserias y las matanzas. Hemos avanzado de prisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros mismos. La mezquindad de la riqueza, que crean abundancia, está infiltrada por las mafias que se adueñaron del poder y por su egoísmo, no permiten a los más pobres satisfacer sus necesidades básica, condenándolos a la miseria extrema.

La politiquería, la corrupción y la cultura mafiosa, nos han vuelto cínicos. El afán por ser poderosos, duros y secos. Pensamos demasiado, sentimos muy poco. Más que desarrollo tecnológico y riqueza, necesitamos humanidad. Más que conocimientos, tener bondad, solidaridad y dulzura. La pandemia nos enseñó que sin estas cualidades la vida será inane y violenta, se perderá todo.

El Internet y las redes sociales nos hacen sentir cercanos en la distancia. La verdadera naturaleza de estos inventos exige bondad humana, hermandad en la diferencia, y como lo dice el coro de nuestro himno: nos une un pasado, un propósito y una intención, y la voluntad de encontrar un camino compartido hacia un mundo mejor para todos los que vivimos en esta tierra de provisión.

Nos intimida un sistema perverso, que protege con excesos de garantías a los criminales, para someter a su escarmiento a la gente de bien. Caucanos: no nos desesperemos. La desdicha que padecemos no es más que la pasajera codicia y la amargura de una dirigencia que le dio la espalda al pueblo, que teme liderar el camino del progreso. El odio pasará y caerán los politiqueros corruptos y codiciosos, y el poder que se le quitó al pueblo se le reintegrará, y así, mientras el voto consciente y reflexivo exista, la libertad no perecerá.

Actores armados, guerrilleros, sicarios y mercenarios de los carteles de la droga y disidentes del proceso de paz: No se arrodillen ante aquellos que en realidad los desprecian, los esclavizan, los engañan con falacias ilusorias y se hacen dueños de sus vidas y les ordenan cometer barbaries y luchar por intereses mezquinos, ordenándoles sin derecho a pensar, todo lo que deben hacer, decir y sentir. Les lavan el cerebro, los ceban como al ganado y como carne de cañón los hacen morir en guerras ajenas. No sean esbirros de esos abanderados de la infamia, ellos encarnan a los demonios del terror, con intensiones espurias, propias de mentes asesinas.

Los caucanos tenemos el deber de utilizar nuestro trabajo para alcanzar la felicidad, de hacer de la vida en este departamento, una construcción colectiva de convivencia pacífica, libre y hermosa y convertir nuestro devenir histórico, en una maravillosa aventura. En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando todos unidos. Luchemos por un Cauca nuevo y vertiginoso, que garantice a todos cuantos habitamos este bello departamento un trabajo digno, a la juventud un futuro promisorio y a la vejez, seguridad integral.

La corrupción esclaviza al pueblo. Luchemos por liberarnos y hacer realidad nuestros justos anhelos de arrebatarle el Cauca a aquella dirigencia inescrupulosa que se adueñó de lo público, que se inventó sofismas de distracción para invocar barreras étnicas y visiones equivocadas de resentimiento y odio, acrecentando ambiciones, retaliaciones e intolerancia. Luchemos por un Cauca donde quepamos todos, con cohesión e inclusión social, regidos por los principios de orden, solidaridad y razón. Un Cauca donde la tecnología y el progreso, nos conduzca a la felicidad. Caucanos: En nombre de la democracia, debemos unirnos. El texto de esta columna esta inspirada en el discurso de Charles Chaplin, en su película, “El Gran dictador”, por su vigencia ante la falta de liderazgo para derrotar la pobreza extrema y la corrupción.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?