ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 29 de septiembre de 2020. Última actualización: Hoy

AURELIO IRAGORRI HORMAZA

El jueves 10 septiembre, 2020 a las 12:31 pm
AURELIO IRAGORRI HORMAZA
Fotografía Proclama del Cauca – Alfonso Luna y Aurelio Iragorri Hormaza

AURELIO IRAGORRI HORMAZA

AURELIO IRAGORRI HORMAZA
Por HORACIO DORADO GÓMEZ
horaciodorado@hotmail.com

Ha llegado al final del camino después de una larga vida. Su alma se recoge respetuosa en un éxtasis sublime. Se ha ido al inmenso espacio sideral. Trepó a la última cima, luchando contra el enemigo invisible del planeta, después de haber logrado, mucho, poco o nada de lo que la gente plantea ilusamente, pues los seres humanos no somos más que un soplo en nuestro ciclo de vida. Trascender a otro plano hace parte de nuestro ciclo de la vida. Sin embargo, en mi propia soledad, es difícil aceptarlo. Mi tristeza, me permite empatizar con la congoja de sus familiares, creando apoyo y consuelo a la desolación que nos embarga.

Siempre hablamos que iríamos a la par en el camino, pero él tomó la delantera en ese espinoso sendero que es imposible de dejar. No logramos despedirnos, pero siempre nos llevamos en el corazón como hermanos, por eso es difícil asimilar su partida hacia la luz celestial. Me consuela que, hasta sus últimos días di todo de mí por nuestra amistad, al igual que él por mí.

Siempre que podía alimentaba sus diálogos con recuerdos de nuestro pasado, de nuestra infancia, de nuestra juventud, días felices, sin inhibir las amargas raíces de la desventura; bebiendo en el cáliz del dolor, un agua turbia y salobre que devoraba sus entrañas, pues en su vida nada fue fácil. Sabía sortear los silencios, para hacer pausas e intervenir en el momento indicado para contar las adversidades de su vida. A los dos meses de nacido había perdido a su madre. Tres ángeles acompañaron su vida. Uno, su intangible madre que lo protegía. Y dos visibles. Mama Rosa, que le dio su crianza. Y el otro ángel que embelleció su vida, su bienamada esposa: doña Diana.

En su trasegar, nunca tuvo el camino despejado, como el firmamento en una tarde de verano. Su vida fue un prisma inconmensurable cuyos lados, refractando la luz del sol, se revistieron de brillantes colores del iris. Pero, por la magnitud de las dificultades, se diría que era un nudo formado por los dedos del Altísimo para unir el Cielo con la Tierra. Solo él, supo decir a las generaciones, más que en sublimes palabras, en su lenguaje articulado: promover el servicio al pueblo. Entre nubes interpuestas ostentó su permanente ayuda a las gentes desvalidas de la fortuna como un eco atronador de los vientos. Concentrando de ese modo todas sus fuerzas, se preparó para la lid y, lanza en derredor sus falanges de nubes, combatió sucesivamente contra espesas columnas, como rápidos torrentes.

En ese decir y hacer, de escollo en escollo, formó ilusorias figuras que ascendieron en el espacio: ya un cóndor de gigantescas alas, duplicadas en la movible sombra que forman en la plateada planicie del arenal; ya una cadena de fogosos en ademán de escalar. El cuaderno histórico registra de trecho en trecho, algunos grupúsculos más o menos caprichosos quienes en el porvenir, tendrán la nada fácil tarea de recoger los aportes para construir acertadamente el futuro, tratando de emular y enarbolar su figura cimera.

Sus amigos de siempre, quedamos en el bullicio del siglo, calmos y solos, porque ante los cielos queda su alma. Hemos de seguir en este ingrato suelo de amargura y de dolor.

Entrañable hermano y amigo: ¡sublime hasta en tu abatimiento como en los tiempos de tu gloria! Dichosos los que te vieron en los días de tu grandeza. Tu figura elevada sobre las regiones cual rayo, igual que tu austera virtud sobre las tempestades del odio y del rencor, porque adentro de la persona que conocieron había una persona que no conocieron.

J. Aurelio Iragorri Hormaza, hombre de mil batallas, siempre victorioso. La última y única fallida fue de la que nadie puede salir airoso. Gracias por enseñarnos a creer en las ideas y la solidaridad. Gracias, por honrar la vida y la paz. Nunca te vimos huyendo despavorido a la presencia del genio de las tormentas. Como el Cid Campeador, tus triunfos fueron en medio de una atmósfera siempre luminosa. Hoy tu plateada cima, reducida en pesados fragmentos, hace entrever un abismo sin fondo, rodeado de peñascos que amenazan tu patria querida; sin embargo, te alzas con orgullo sobre cordilleras, valles y ríos que cruzaste a pie y caballo ostentando tus deslumbrantes perfiles en una curva en mil pedazos hendida, al solo amago del brazo del Altísimo.

Se cierra el libro de la existencia física de Aurelio Iragorri Hormaza, pero queda abierto su legado imperecedero. En Popayán, en cada rincón del Cauca y en Colombia, queda una huella de su gestión.

********************************

Otras publicaciones de este autor en Proclama del Cauca y Valle:

Aurelio Iragorri Hormaza
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Un comentario en "Confirmada la muerte del ingeniero Aurelio Iragorri Hormaza"

  1. Julio César Espinosa dice:

    Horacio Dorado Gómez es de los pocos contemporáneos de Aurelio Iragorri Hormaza que tiene autoridad para hacer una elegía como esta, porque compartió con el ilustre exsenador y jefe político horas de triunfo y horas aciagas. Estas palabras que publica PROCLAMA son nacidas de la amistad sincera y de la lealtad.

Comentarios Cerrados.