Viernes, 10 de abril de 2020. Última actualización: Hoy

Atrapados en la burbuja atmosférica

El jueves 19 marzo, 2020 a las 3:06 pm

Atrapados en la burbuja atmosférica

Atrapados en la burbuja atmosférica

Aunque el peligroso vector patógeno del presidente del país más poderoso de la tierra niegue el cambio climático, un simple virus transmitido más lento que los informáticos navegantes por internet, nos recuerda que somos una especie más de las vulnerables que por el afán de riqueza no hemos extinguido y sobrevivimos bajo esa burbuja llamada atmósfera, y que hoy, más que nunca, se hace realidad aquella frase, de que el aleteo de una mariposa en la China puede desencadenar un huracán en las antípodas.

Esta vez un nuevo microorganismo, de tantos que el humano adquirió desde que empezó a comer la carne de otros animales, se metió en la sangre del hombre viajando en las células de un murciélago mal cocinado y cogió sin defensas inmunológicas, primero a los chinos y ahora a los habitantes de todo el planeta expuestos a su contagio, sin que los científicos hayan descubierto la vacuna que salvará muchas vidas y llenará las arcas del laboratorio que primero la produzca y comercialice a precios astronómicos.

Son imágenes dantescas de novelas y películas de ciencia ficción hechas realidad, con hordas de asustados ciudadanos con tapabocas volcados sobre supermercados adquiriendo alimentos y bultos de papel higiénico, como si estuviéramos ad portas de la diarrea universal, antes que prohíban transitar por las calles pues ya los sitios de trabajo y estudio han suspendido temporalmente sus actividades, también los de recreación masiva y en Popayán hasta las procesiones de Semana Santa no contarán con los miles de fieles congregados en sus procesiones y visitando templos, museos y exposiciones, mientras la ruina acecha a numerosos grandes, medianas y pequeñas empresas y a los vendedores de la calle que esperaban ansiosamente la época de mayor actividad económica en la ciudad.

Y es que el virus que afecta sobre todo a los mayores y puede ser mortal al congestionar los bronquios, también ha dado un garrotazo a la economía mundial con las bolsas desplomadas más la tormenta perfecta que agregaron rusos y príncipes árabes, liberando la producción de petróleo, ocasionando que en picada los precios del barril bajen de 60 a menos de 30 dólares, lo que es un golpe duro a economías petro-dependientes como la colombiana, ya que un dólar a la baja, significa $400.000 millones menos en las arcas de Ecopetrol y del gobierno, y al subir el dólar a más de $4.000, la deuda externa se multiplica y los productos e insumos industriales y alimentos importados como el trigo y maíz suben su precio, agravándose la situación financiera del gobierno con generosas exenciones de impuestos que en reciente reforma tributaria hizo a los grandes capitales y propietarios, ‘agujero negro’ que alcabaleros despiadados como el neoliberal a ultranza ministro Carrasquilla, buscarán llenar incrementando el IVA y más impuestos para la mayoría del pueblo colombiano.

Pero mirando el vaso medio lleno, algo positivo quedará de este campanazo de alerta, sobre todo para los exportadores de café y otros productos y aunque las primeras medidas de los gobiernos han sido cerrar fronteras, como si los virus no las volaran libremente, debemos aprender, que sin otra alternativa, estamos atrapados en la redondeada burbuja de la atmósfera y así como las pandemias, el oxígeno y el creciente gas carbónico circula por el planeta subiendo la temperatura y poniendo en peligro la supervivencia humana y de la mayoría de especies, los gobernantes y dirigentes de todos los países y especialmente de los más desarrollados, deben  pensar en toda la humanidad y los seres vivos y no en los mezquinos intereses económicos de la minoría de avaros especuladores, por el estilo del presidente Trump, quienes creen que los ataúdes tienen bolsillos y manipulan la ciencia, tecnología y economía mundial en un marco de potencias desperdiciando multimillonarios recursos para armarse hasta los dientes y lucrarse con la venta de armas.

También el encierro forzoso estimulará, además de la introspección, el teletrabajo y estudio, aprovechando las ventajas del internet, que servirá para que millones de habitantes dediquemos menos tiempo a perder tanto tiempo en miles de portales de ocio, pornografía, etc., y en las redes sociales, y al fin comprendamos que en muchas profesiones se puede trabajar desde casa y los tiempos del maestro de tiza y tablero dictándonos una clase para que copiemos y nos aprendamos el texto de memoria para los exámenes ya pasaron, y hoy el papel del empleado de una empresa o por cuenta propia puede hacerse desde la casa gracias a las abundantes aplicaciones y programas que podemos descargar al celular o al computador y la consulta documental de la investigación académica hoy ya no hace obligatoria la presencia física en las bibliotecas por la gran cantidad de libros y ensayos que hoy pueden descargarse de la red virtual en todos los idiomas.

********************************

Otras publicaciones de este autor:

Atrapados en la burbuja atmosférica
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta