Miércoles, 17 de julio de 2024. Última actualización: Hoy

ASAMBLEA CONSTITUYENTE, ACUERDO DE PAZ Y LA REELECCIÓN DE PETRO

El viernes 31 mayo, 2024 a las 2:17 pm
ASAMBLEA CONSTITUYENTE, ACUERDO DE PAZ Y LA REELECCIÓN DE PETRO
Por Germán Ayala Osorio
Por Germán Ayala Osorio

La propuesta de usar el Acuerdo de Paz de La Habana como excusa para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) resulta a todas luces inconveniente políticamente. No solo por la actual crispación política e ideológica por la que atraviesa el país, sino porque usar ese documento para ese propósito sería reconocer que el Estado ha incumplido con lo acordado y consignado en ese texto, lo que sería mal visto por los países garantes y acompañantes y por la misma ONU que evalúan de cerca la etapa de implementación en la que está el proceso de paz de La Habana. Es decir, después de tres gobiernos, incluido el de Petro, al Estado le quedó grande cumplir con lo pactado en territorio cubano.

Aunque la propuesta fue lanzada por Álvaro Leyva Durán, esta coincide con el deseo del presidente Petro de ir a la ONU a reconocer que el Estado efectivamente está incumpliendo lo acordado en temas como la reforma agraria, la desconcentración de la tierra, la protección de la vida de los firmantes de paz (más de 400 ya fueron asesinados) y el catastro multipropósito, entre otros temas centrales.

Esto dice el párrafo con el que Leyva Durán cree viable y justificable convocar a una ANC: “…el Gobierno de Colombia y las FARC-EP…convocarán a todos los partidos, movimientos políticos y sociales, y a todas las fuerzas vivas del país a concertar un gran ACUERDO POLÍTICO NACIONAL encaminado a definir las reformas y ajustes institucionales necesarios para atender los retos que la paz demande, poniendo en marcha un nuevo marco de convivencia política y social” (p.7).

Otro elemento que se suma a la inconveniencia de lo propuesto por el exministro y excanciller es el resultado negativo de las votaciones del plebiscito por la paz del 2 de octubre 2016. El triunfo del No es un obstáculo social, histórico y político insalvable en la medida en que quienes votaron negativamente al acuerdo de paz hacen parte del constituyente primario. Insistir en dividirlo entre amigos y enemigos del gobierno o de la paz, resulta poco democrático. Las democracias modernas no pueden validarse sobre el poder exclusivo de las mayorías, y por esa vía, atropellar las aspiraciones de quienes resulten derrotados en cualquier escenario electoral. Aunque ese triunfo fue pírrico, sigue siendo una de las causas que ayudan a mantener altos los niveles de crispación ideológica y política que el país soporta desde el 7 de agosto de 2022 cuando se posesionó como presidente de la República, Gustavo Petro Urrego.

La interpretación que Álvaro Leyva de una parte del texto firmado por los plenipotenciarios del gobierno de Santos y los de las Farc-Ep sacudió a los expresidentes Gaviria, Uribe, Santos y Duque, todos ellos políticos serviles al viejo Establecimiento colombiano. El primero de aquellos propuso una coalición para llegar a las elecciones de 2026 con un solo candidato. Gaviria estaría buscando revivir el Frente Nacional, lo que abocaría al país a regresar al cerramiento democrático que implicó la alternancia en el poder entre liberales y conservadores.

Más allá de las reacciones temerarias de Gaviria, lo cierto es que el presidente Petro se equivoca al insistir en convocar a una ANC por cuanto no tiene las mayorías en el Congreso, los medios corporativos están en su contra y hay actores económicos que no lo respaldarían en esa aventura, lo que podría dar al traste con su apuesta de reformar la carta política para, como ocurrió en 1991, pacificar el país y llevar al Estado y a la sociedad al esquivo escenario de modernidad.

Nadie niega que hay fuerzas políticas que están usando las bancadas de los partidos políticos para torpedear el trámite de las reformas sociales propuestas por el gobierno y sobre las cuales hay consenso alrededor de su necesidad para allanar los caminos que lleven al país algún día a operar como una verdadera República y no como un orden feudal atado a la voluntad de unos Señores Feudales a los que no les interesa soltar el poder y mucho menos perder privilegios de clase.

Es evidente el desespero del presidente de la República porque sus reformas sociales mueren lentamente en un Congreso cuyos legisladores están cumpliendo órdenes de sus financiadores (EPS, banqueros, industriales y clanes políticos) consistentes en negarse a tramitar y aprobar las reformas a los sistemas pensional y salud y al régimen laboral.

Lo mejor que puede hacer el jefe del Estado es insistir hasta donde se pueda para lograr sacar adelante las reformas. Si el fracaso es inminente, el camino que queda es consolidar la narrativa de la frustración que le permita en las elecciones de 2026 echarle la culpa a la derecha uribizada de lo ocurrido con sus fallidas reformas. Esa narrativa podría resultar más beneficiosa electoralmente para el petrismo y el progresismo, que insistir en una ANC que por ahora la derecha rechaza con vehemencia. Tanta insistencia en esa salida institucional a los eternos problemas del país puede llevar a que agentes poderosos del Establecimiento le “cojan la caña” a Petro, con el riesgo que subsiste de que una vez en ese escenario constituyente, el país puede terminar regresando a los tiempos de la constitución de 1886.

El factor reelección presidencial aparecerá inexorablemente una vez se convoque a la ANC. Una vez ahí, la derecha haría ingentes esfuerzos por hacer posible el regreso del inefable expresidente Álvaro Uribe Vélez. Aunque Petro ha dicho varias veces que no está interesado en reelegirse, la senadora del Pacto Histórico, Isabel Cristina Zuleta, manifestó lo contrario: “Sí queremos la reelección del presidente Petro y la promovemos”.

Revivir la reelección para el propio beneficio del actual presidente hace recordar la mezquindad y la avaricia de Uribe Vélez cuando hizo comprar su reelección para beneficiarse directamente. Luego de ocho años, se quiso quedar 4 más. Lo que menos puede hacer Petro es parecerse a Uribe. Presidente Petro: termine su mandato y váyase a descansar un tiempo. Para que su proyecto político se haga realidad, se necesita de un cambio cultural, casi civilizatorio, en el que la derecha no está interesada porque el escenario predilecto de sus más visibles miembros es la violencia, la pobreza extrema y el desarrollo económico soportado en el modelo de la gran plantación y el extractivismo.

***********************

Publicación original: https://ayalalaotratribuna.blogspot.com/

*******************************
Otras publicaciones de Germán Ayala Osorio
[i] PhD en Regiones Sostenibles, Politólogo, Especialista en Humanidades Contemporáneas y Comunicador Social-Periodista.

Germán Ayala Osorio
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?