ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 26 de febrero de 2020. Última actualización: Hoy

AROMAS DE FLORESTA

El domingo 19 enero, 2020 a las 7:44 pm
AROMAS DE FLORESTA

AROMAS DE FLORESTA

AROMAS DE FLORESTA

   Así tituló su poemario Primo Rúrico Pino Gómez. Un libro donde parece estar todo lo escrito por este poeta de Almaguer (Cauca). Es la sospecha que me surge dado los distintos estilos y formas estróficas que usa. El libro viene con el decoro editorial de “Popayán positiva”, en el níveo blanco de 104 páginas. En 2011 vio la luz esta primera edición.

   En el principio y el fin del poemario se cumple aquella sentencia borgiana en donde lo sublime y lo terrenal se corresponden: del dolor nace la poesía, en tanto que la alegría en sí misma encuentra su fin. En el poemario están bien delimitados los dos momentos. Que incluso evocan dos poetas como referentes; de un lado Amado Nervo, que escrituró el duelo con sus ausencias, y del otro el Tuerto López con sus visibles presencias (aquellos zapatos).

   Para el canto sublime, Primo Rúrico optó por el soneto clásico, con rima consonante alternada y el endecasílabo para medir cada verso. Para los asuntos festivos la combinación estrófica reclama otras licencias, colindantes con la copla. Veamos una muestra: Más tarde siento en mi dolor desnudo, / el aciago tac tac de un martillo, / clavando el ataúd con ritmo agudo/ en un tétrico y fúnebre solfeo. Y en el otro extremo: Ella trata a su adán de ardiente churro, / él a ella de rosa y lirio blanco, / él rebuzna de activo igual que un burro/ y le face el amor contra un barranco.

   Como anoté al principio, Primo Rúrico reúne en este poemario distintos momentos en el tiempo y el espacio, con matices varios en el estilo; en virtud de esa circunstancia, el poeta da una hoja de ruta al lector sobre los tonos y atmósferas, donde confluyen “la conquista, el erotismo, la sensualidad, el deleite, las decepciones, las ausencias, los duelos, las privaciones y añoranzas”.

   De ese modo, los poemas de Primo Rúrico no son sólo sentimiento, como es costumbre estigmatizar la poesía; el poeta sabe transmutar para que el poema sea también la experiencia y la vida misma; si se me permite, poemas con función social. Rúrico es de Almaguer, en el Macizo, y de ese horizonte añora el Sur, verde sur, de pájaros cantores, / paraíso de mirlas y pardillos, / De oropéndolas, tordos y cuclillos, / de azulejos y alegres ruiseñores. Y en anafórica letanía nos advierte de la mala hora de su bucólico Sur: Hoy tus bosques, mi Sur, están en duelo, / hoy tu flora, mi Sur, está de muerte, / hoy tu fauna, mi Sur, se encuentra inerte, / inerte, destruida y sin consuelo.

   Pero, así sea en la dialéctica de la poesía, o de la utopía, ese amado mundo de la infancia, “destruido”, muta en el tiempo de los deseos, o de la esperanza (las cosas no se pierden para siempre); así lo anuncia el poeta: es preciso que sepas que en mis versos, / Hoy quedaron atrás tiempos adversos, /…

   Para separar los seis momentos del poemario, Primo Rúrico Pino Gómez (Almaguer, 1941), nos regala sendas láminas en color de famosas pinturas, que sutilmente sugieren el contenido de cada ‘capítulo’. Allí están, entre otros, Melocotonero en flor (Van Goh), El paseo (Monet), Leda y el cisne (da Vinci / Cesare da Sesto)…

********************************

Otras publicaciones de este autor:

AROMAS DE FLORESTA
Deja Una Respuesta