Domingo, 24 de octubre de 2021. Última actualización: Hoy

Antología de Rodrigo Valencia Q.

El domingo 10 marzo, 2019 a las 6:18 pm
Antología de Rodrigo Valencia Q.

BRILLOS


(Foto de RVQ)

¿Qué hay tras los brillos?

Alguien subió al cielo, encontró un tesoro, sonó la trompeta bajo el cenit?

Metal, luces, reflejos en el costado del mundo, ¿quién entendió la rosa del sol, la muerte de la muerte, el amanecer del oro?

Brillos, regocijo, ¡qué tersa mañana, y ella con cara de hada, él cantándole al templo!

Porque vio brillos allá, sintió su corazón blanco, el color de la corona, el astro resurrecto, el venir que alumbra.

Y ello brilla tanto como una gota de amor, tanto como sentir la gloria que nadie quitará. Nadie bajo el fuego de la abandonada, la dama que lloraba en el rincón. Nadie con las manos atadas o el jardín pisado. Nadie que tenga el corazón oscuro y las manos llenas. Nadie al final o principio del mundo, pues sólo verá esos brillos quien haya nacido de doncella de oro.

                    **RVQ**

CAMINANDO


(Dibujo-foto de RVQ)

   No me interrumpas, dijo ella.

   Debo atravesar lugares, mundos, cosas.

   Debo caminar sin parar, abrir la puerta de los goznes de oro.

   Mi prisa viene en mi destino; soy un figurín de voluntad acelerada, alguien a quien llama Lo Lejano.

   Acaso no lo entiendas, pero debo llegar antes que se acaben las nubes en el cielo y pierda los rastros que me guían.

   Hay prisa en el sol la luna y las estrellas… el temporal se avecina, la calma no es eterna, la rosa de los vientos desarmará el cielo.

   ¿Quieres verme cayendo de los astros, deseas ser testigo de mi muerte?

   Hay un agujero negro del que huye el centinela del cielo; he robado su esfera que da comienzo al fruto prohibido, la mentira esencial que probó la ingenuidad.

   Algo en mí huele la ventisca de los dioses. Están celosos, han perdido sus adoradores, el mundo está por proclamar su libertad.

   Prometeo me espera en la montaña de las perlas donde nacen los diez mil ojos…

                   **RVQ**

PIEDRA


(Foto de RVQ)

   Piedra, piedrita blanca, no soy ingenuo o sin mancha. Mas eso lo veo en ti, recostada en un instante de eternidad, pulsando una luz con reflejos puros y diminutos brillos de un secreto guardado quizá por milenios. Y eso te distingue de la lengua de los hombres: esa seguridad dócil con que conservas una historia ensimismada. Y si acaso hablas contigo misma, sabes conservar el ritmo atemporal de la pureza, el sabor salino de la tierra, la dureza de la resistencia, la sabiduría persistente de las edades.

   Piedra, piedrita blanca, ¿cómo te llamas? No te he visto manchar una mañana con tus quejas. Eres muda y feliz; veo que la felicidad tuya no exige nada, es completa; y si te volteo, miras siempre con la generosidad de la humildad que lo soporta todo.

   Quién sabe si tu padre y madre dejaron tu bendita presencia para enseñarnos que la belleza, aunque frágil y muchas veces olvidada en un rincón del mundo, siempre está presente como un ángel de quien jamás brotará una queja. Porque eres bella, sencilla y blanca, como las mejores aspiraciones a que tiende el alma humana.

   Piedra, piedrita blanca, mañana me enseñarás, sin duda, otra generosa caricia con tu carita hermosa.

                    **RVQ**

EL FOTÓGRAFO DE MAUTHAUSEN


(Imagen tomada de FilmAffinity)

Las fotos del horror, el horror de la tragedia. La tragedia sin justificación, y la justificación de lo intentado. Porque intentar conservar esas fotos era dar testimonio del horror que una humanidad no merecía. Y el horror lo es mayor, cuando la injusticia pretendió estigmatizar a toda una raza, y cualquier raza es una forma indudable de toda la humanidad.

Los horrores perpretados en un campo de concentración nunca estarán al abrigo de la oscuridad; el tiempo terminará por revelarlos a la luz pública, y así los estigmas que produce la barbarie no conmemorarán sino la brutalidad más repudiable en que alguna condición humana se hizo presente como signo o síntoma de la peor enajenación producida por el odio.

Esta magnífica producción española de 2018, testimonia lo inaudito de un capítulo crepuscular de la barbarie nazi. Y es necesario mirarla para tomar nuevamente conciencia de los inhumanos desvíos por los que la historia se coloreó inmensamente con sangre, dolor y desastre. Así nos convertimos en testigos necesarios de una revelación, y el arte de carácter histórico, el filme, con todo su prodigio de realización, nos muestra, con fuerza e intensidad plástica propias de su lenguaje estético, los absurdos inhumanos que la inteligencia y la moral deben repudiar para no repetir el origen de la tragedia.

Producción española de 2018, dirigida por Mar Targarona, con la actuación de Mario Casas, Macarena Gómez y Alain Hernández, «El fotógrafo de Mauthausen» sostiene un suspenso lacerante.

                    **RVQ**

*******************************************

Otras publicaciones de este autor: CLICK AQUÍ

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?