ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 22 de abril de 2024. Última actualización: Hoy

Álvaro Muñoz Sánchez: un cineasta que lleva la realidad a la magia

El jueves 27 julio, 2023 a las 9:33 am
Álvaro Muñoz Sánchez: un cineasta que lleva la realidad a la magia de la pantalla

Álvaro Muñoz Sánchez: un cineasta que lleva la realidad a la magia de la pantalla.

Por: Felipe Solarte Nates y Fernanda Daza.

Cuando vi el corto documental de 12 minutos de duración, “El Inframundo de Rogelio” o “el diablo de las minas”, me impresionó la expresividad artística de la fotografía, que con la contundencia de las difíciles tomas en las profundidades de los socavones y en los alrededores de la abandonada mina El Vinagre, en las entrañas del volcán Puracé, casi no requería texto ni narración para hacernos sentir el descenso al infierno que desde 1945, para abastecer de azufre a los alemanes, sufrieron varias generaciones de indígenas de la región, arañando con picos y palas para extraer la materia prima del ácido sulfúrico procesado en Caloto, soportando temperaturas de más de 40 grados centígrados para después salir al frío y vientos paramunos de 3.600 metros sobre el nivel del mar.

Álvaro Muñoz Sánchez: un cineasta que lleva la realidad a la magia de la pantalla

Y más gratamente sorprendido quedé, al saber que el director era Álvaro Muñoz Sánchez, mi amigo caleño, que después de unos semestres de psicología, egresó de la facultad de comunicación social de la universidad del Valle… hijo de José Vicente, (q.e.p.d) de Caquiona, Almaguer, y Oria, de Santa Rita de de Ituango, con 104 años de edad, que con la vitalidad y lucidez que conserva, su hijo cineasta -ya con las sienes plateadas y energía rebosante- espera igualar o superar, para alcanzar a dirigir muchos de los proyectos cinematográficos que tiene en mente y aspira desarrollar con la empresa familiar formada después que se jubiló y vinculó a sus cuatro hijos que mientras crecían en su trasegar por el pacífico, le ayudaban a cargar cables y otros menesteres del oficio, y ahora son profesionales dedicados a la producción cinematográfica, acompañados por un joven equipo de colaboradores, la mayoría egresados del programa de comunicación de la universidad del Cauca.

Lo conocí después del terremoto de Popayán y de dirigir, a inicios de los 80, un proyecto de emisoras con las comunidades organizadas del Pacífico nariñense y caucano, financiado por el gobierno de Holanda, y de orientar en un programa de desarrollo regional en Tumaco y otras poblaciones vecinas dedicadas a la producción de coco y cacao. Posteriormente ganó una convocatoria para trabajar en proyectos de respeto a los Derechos Humanos y comunicaciones en el Caquetá y Putumayo, cuando impulsaban el proceso de paz iniciado desde el gobierno de Belisario Betancur y continuado por Virgilio Barco, como parte integral del acuerdo que buscaba la desmovilización de las FARC, el ELN, el M-19 y el Quintin Lame, entre otros grupos, y, qué si no fue exitoso en ese momento, dejó importantes experiencias para posteriores procesos. Posteriormente, en los 90, con financiación de la agencia de Cooperación alemana GTZ, durante cuatro años estuvo coordinando un proyecto de la Presidencia de la República en la Bota caucana. Estos proyectos en el Cauca eran coordinados desde oficinas ubicadas en la gobernación del Cauca recién reconstruida.

Álvaro Muñoz Sánchez: un cineasta que lleva la realidad a la magia de la pantalla

Recuerdo que, como director del “cadapuedario” El Caucano, que entonces dirigía y colaborador de El País, de Cali, me invitó a la baja bota caucana, Partiendo por la ruta Popayán-Coconuco- Paletará- Isnos- Pitalito, donde nos quedamos. Cuando casi terminaban la construcción de la carretera Pitalito-Mocoa en el campero que nos movilizábamos nos atrevimos a viajar por ella… en uno de los tramos que todavía estaban por arreglar tuvimos que ser desenterrados y jalados del barro, por un buldozer… Entonces, la compañía Argosy recién había iniciado la producción de 4.500 barriles de petróleo diarios; Piamonte era apenas un caserío al que nos llevaron por helicóptero debido a que el crecido río Caquetá, como de dos cuadras de ancho, había hundido el ferry que transportaba los vehículos, pues aún no habían construido el puente; y para pasar cualquier riachuelo había que asegurarse de que no viniera una avalancha súbita.

Mientras rechaza una llamada que suena en el celular, Álvaro recuerda, que sus años de trabajo con los gobiernos de Holanda y Alemania y otras entidades nacionales -como Parques Nacionales, con quien a finales de los 90 trabajó elaborando documentales en la costa atlántica-, le sirvieron para conocer muchas regiones del país, el suroccidente colombiano y del Cauca; y con sus cámaras de fotografía y filmación, además de fortalecer la documentación y sustentación de sus proyectos, hacer borradores de muchos proyectos documentales y de ficción que tiene en mente.

Álvaro Muñoz Sánchez: un cineasta que lleva la realidad a la magia de la pantalla

Algunos ya los ha concretado, después de ganar convocatorias del anterior Fondo Nacional de Producciones Cinematográficas y ahora del MINTIC, y que después de ser exhibidas en Señal Colombia y canales regionales han ganado premios en festivales nacionales e internacionales.

“El inframundo de Rogelio”, (2017-2018) sobre la relación de los mineros de Puracé con el diablo, (el capitalismo voraz) ganó primer premio en la modalidad de edición, en el Festival Internacional de cine de Calcuta, en la India, estuvo en el Festival de cine de Cartagena y en muchos festivales.

Su más reciente producción escenificada en la costa pacífica: “Los tatabros”, una serie documental sobre estos familiares de los jabalíes que intentan ser atrapados por un grupo de biólogos de la universidad del Cauca, para ser estudiados epidemiológicamente, filmada en la costa pacífica caucana, que consta de tres capítulos, cada uno de 24 minutos, los domingos: 16 ,23 y 30 de julio, fue programada, a la 1:30 de la tarde, en Señal Colombia, ya se presentó en Canal Capital y después será proyectada en Telepacífico, Teleantioquia, Telecaribe y canales de Estados Unidos, Panamá y otros países.

Álvaro Muñoz Sánchez: un cineasta que lleva la realidad a la magia de la pantalla
Fotos tomadas de Facebook El inframundo de Rogelio.

Pronto se trasladará a Guapi con su equipo de “Proa Latina producciones”, para después de ganarse otra convocatoria del MinTic, iniciar la preproducción y en septiembre la filmación de “La carga del Riviel” una serie documental de tres capítulos, cada uno de 24 minutos, para la red pública nacional,  sobre la historia de un buque de cabotaje, su capitán y el maquinista que desde hace más de 50 años está metido en el cuarto de máquinas y recorre desde Buenaventura al Choco, Guapi y otras poblaciones,  con sus bodegas llenas de toda clase de alimentos, gas, productos y encomiendas que dinamizan la vida de Guapi y su llegada es esperada con expectativa por la mayoría de la población… y de regreso lleva pasajeros, madera, coco, pescado… “Sin el Riviel no hay huevos, cerveza, ni cemento en Guapi”, comenta Álvaro, mientras conversamos en una cafetería de Popayán y María Fernanda con su celular filma la conversación…

A partir del 22 de julio, con un equipo netamente caucano, empezaron el rodaje de un corto financiado por Proimagenes Colombia, llamado “La Asociación”, con apoyo de una comunidad indígena, sobre la vida de unas campesinas productoras de leche que deciden no venderle más la leche a las multinacionales que se las pagan a bajo precio, para procesarla y obtener mejores condiciones de vida.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?