ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 5 de octubre de 2022. Última actualización: Hoy

Alerta en Munchique (Quilichao) por tala de árboles.

El martes 3 junio, 2014 a las 8:12 pm
FELIPE SOLARTE

Por: Felipe Solarte Nates

En días recientes algunos residentes en la zona del cerro Munchique, reservando su identidad, han denunciado la existencia de un entable y el corte de madera en el bosque adquirido a particulares, desde hace años, por sucesivas administraciones municipales, para preservar los nacimientos de agua de los ríos Quilichao, Quinamayó y Chiquito, de Caloto y otros afluentes.

Estos rumores deben ser investigados por las autoridades pertinentes, pues sería preocupante que por negligencia de la CRC, Emquilichao, la Procuraduría Ambiental, la Umata y la Alcaldía Municipal, se pierda el trabajo de recuperación del bosque en el cerro Munchique y de las cuencas alta, media y baja del río Quilichao, principal abastecedor del acueducto de la cabecera municipal, iniciado a mediados de la década del 70, después de que el Grupo Ecológico de Santander y la Sociedad de Amigos de Quilichao, denunciaran los efectos negativos generados en la regularidad del flujo y calidad de aguas, debido a la tala incontrolada de árboles y la erosión derivada.

munchique3_gr

La mayoría de las cerca de 1.000 hectáreas adquiridas hasta la administración del ingeniero sanitario Juan José Fernández, están ubicadas en terrenos de los cabildos de Canoas y Los Tigres, cuyos comuneros se han encargado de colaborar con las preservación del bosque y el control a la minería ilegal, así algunos estén de acuerdo con explotar el oro; pero según algunos observadores, se necesita que el Municipio de Santander adquiera mayores compromisos para desarrollar proyectos ambientales y productivos con participación de las comunidades para garantizar la preservación del bosque y las cuencas de las fuentes de agua que nacen en Munchique.

Según acuerdo vigente del Concejo Municipal, recursos provenientes del 1.5% del presupuesto anual del municipio de Santander de Quilichao, deben destinarse a la compra de tierras para preservar la cuenca de los ríos que nacen en Munchique. La negociación para comprar el predio de Hugo Penagos adelantada por la actual administración ha sido lenta por diversos obstáculos y se espera que la finalicen antes de terminar la gestión del alcalde Eduardo Grijalba.

Las autoridades ambientales deberán visitar la zona y verificar si es cierto que en la cima del cerro Munchique existen dos entables, ya que según un testigo que reserva su identidad, recientemente y a medianoche, vio 12 trozas de madera y un camión cargando y transportándola hasta la cabecera municipal.

Antecedentes históricos

Minga-afro-indígena-1

El cerro Munchique tutelar de la cabecera municipal al oriente y dominando al norte la imponente vista del Valle del Cauca, además de figurar en el escudo de Santander de Quilichao, es vital para la preservación de las aguas que abastecen su geografía y la rica fauna, flora y el clima de la región.

Antes de la conquista era dominio natural de comunidades nasas o paeces y hasta inicios del siglo XX, gran parte de esos territorios pertenecieron al ingeniero Colatino Prado. Posteriormente fueron colonizados por campesinos desplazados por la violencia posterior al asesinato del caudillo liberal Jorge Eliecer Gaitán, el 9 de abril de 1948, quienes fueron vendiéndolos a particulares que organizaron varias fincas dedicadas a la explotación maderera, de leche y algunos cultivos.

La deforestación acelerada y la caza sin control determinaron la casi desaparición de varias especies nativas de la región como los venados, pavas de monte, guatines y otros y preciosos árboles, como el otobo.

En 1976, preocupados por la notoria reducción del caudal de las aguas, especialmente en verano y cuando cobraba importancia la ecología, un grupo de estudiantes universitarios de la Universidad del Valle, entre ellos el ingeniero químico Germán Tafur, el biólogo Rodrigo Velosa, el licenciado en Literatura Jorge Sterling, y otros ciudadanos, asesorados por el reconocido ecólogo Aníbal Patiño, desarrollaron un trabajo de investigación sobre el deterioro de la cuenca del río Quilichao, el que fue plasmado en un sonoviso. Una campaña similar orientada a sensibilizar a la ciudadanía sobre la suerte del cerro Munchique y sus fuentes de agua, fue impulsada por la Sociedad de Amigos de Santander de Quilichao, encabezada por el abogado Rafael Tello Jr.

Después de numerosas presentaciones del sonoviso, ante varios auditorios y de campañas de sensibilización ante las comunidades y autoridades, al fin la Alcaldía decidió asumir el compromiso de recuperar la cuenca del río Quilichao, aplicando un Acuerdo municipal aprobado años atrás, según el cual, el municipio debería destinar el 1.5% del presupuesto municipal, para la compra de predios destinados a la recuperación y reforestación de las cuencas de los ríos existentes en el municipio.

Gracias a este Acuerdo, al terminar la administración de J.J. Fernández, el Municipio había adquirido cerca de 1.000 hectáreas  y en la actual está pendiente la compra de la finca perteneciente a Hugo Penagos y la refrendación de un compromiso con las comunidades de los cabildos de Canoas y Los Tigres, para que contribuyan al proyecto de preservación del área boscosa y las fuentes de agua, recibiendo beneficios, por medio del estimulo a proyectos de educación, salud, ecoturismo y productivos que contribuyan e mejorar las condiciones de vida los comuneros.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?