ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 28 de noviembre de 2020. Última actualización: Hoy

Alentando la ignorancia colectiva

El jueves 19 noviembre, 2020 a las 7:52 pm
Alentando la ignorancia colectiva
Fotomontaje: Aluge

Alentando la ignorancia colectiva

Alentando la ignorancia colectiva

Otro de los peligros del uribismo es su interés por mantener vigente la ignorancia colectiva.

Utiliza toda clase de argumentos falsos que sirven para persuadir a la población mediante la utilización de sentimientos exacerbados para condicionar la formación de expectativas favorables a sus particulares intereses («estábamos buscando que la gente saliera a votar verraca»: Juan Carlos Vélez, gerente de la campaña del No del Centro Democrático), en vez de promover la razón, el análisis, la inteligencia o la racionalidad.

Esta es una práctica moralmente reprochable que suele ir acompañada de manías persecutorias consistentes en culpar de los males propios a otros. Por ejemplo, el expresidente, exsenador y expresidiario Uribe Vélez dice nacional e internacionalmente que considera como una persecución política en contra de su partido, familia y contra él, el que le investiguen jurídicamente por las actuaciones criminales por él cometidas en su larguísima gestión pública. Y le comen cuento. Por eso, para ellos es necesario mantener la ignorancia colectiva. Tanto es así que le dijo a un diario español: “Yo fui puesto preso por un magistrado que había participado activamente en un punto medular del proceso con las Farc en el Gobierno de Santos, proceso del cual yo fui uno de los principales opositores”, y entonces, según él, no fue por el evidente soborno a testigos y fraude procesal, que es el verdadero delito por el cual estuvo preso.

La vigencia de esta manipulación mental a gran parte del pueblo colombiano le permite a Álvaro Uribe Vélez anunciar que el próximo presidente de Colombia será su hijo, con base en argumentos como el recrudecimiento de la violencia en Colombia que él mismo alienta (74 masacres perpetradas durante este año, bajo el actual gobierno uribista), por lo cual no tiene empacho para descalificar a su propio ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo; en anunciar el sofisma de un “neocomunismo solapadoque haría mucho daño, además de desprestigiar a “otros liberales en el sentido filosófico de la palabra que son muy permisivos y también permiten el daño”, como le dijo al diario español El Mundo.

Es más, Uribe, por esa causa, desmereció a Paloma, a Nieto Loaiza, a Zuluaga, a Marta Lucía, porque sólo contempla a su hijo Tomás y como todo un “dios” o un “Jesucristo” como lo califican sus lambones inmediatos, y para justificarse, también dijo que no está satisfecho con el ritmo de la administración que él mismo le otorgó a Duque.

A pesar de eso, increíblemente la opción de Tomás Uribe es impulsada por congresistas obsecuentes como Edward Rodríguez, Ernesto Macías, Honorio Henríquez y Gabriel Velasco. En consecuencia, Tomás tiene verdadera opción, porque no veo que aquellos electores manipulables, que son hartos, sean capaces de superar en los próximos dos años esa ignorancia colectiva que les cultivan, y menos, por la corrupta voracidad que el uribismo mágicamente usa para mantener su burocracia fluida e incondicional, con la que ha sido capaz de poner presidentes, y seguramente seguirá haciéndolo.

Triste futuro le están rediseñando a este atribulado país.

**************************

Otros editoriales de este autor en Proclama del Cauca y Valle:

Alfonso Luna Geller
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta