Domingo, 22 de septiembre de 2019. Última actualización: Hoy

Alcalde prestará gratis, por cinco años, el Teatro Municipal

El miércoles 19 diciembre, 2018 a las 9:33 am
Alcalde prestará gratis, por cinco años, el Teatro Municipal

Fotografía: Diego Tobar

Alcalde de Popayán prestará gratis, por cinco años, el Teatro Municipal Guillermo Valencia

La disculpa de la cultura y el arte, es el más infame de todos los engaños.

Alcalde prestará gratis, por cinco años, el Teatro Municipal

Por: José Dueñas

El alcalde de Popayán, Cesar Cristian Gómez Castro, está a punto de entregar en préstamo gratuito por cinco años renovables el Teatro Municipal Guillermo Valencia, monumento nacional de interés cultural, patrimonial e histórico de la ciudad, que no logró demoler ni destruir la cuchilla de un buldócer tras el terremoto del año 1983.

El escritor, novelista y periodista inglés George Orwell, afirmaba oportunamente que “en tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario”. Y es que lo que acontece cada semana al interior de la Alcaldía de Popayán no termina de asombrar a los ciudadanos, lo cual exige un acto rebeldía, de denuncia, como ciudadano y periodista. Esta situación está mejor descrita por el diplomático, filósofo y escritor Italiano Maquiavelo, en su juicio “La política no tiene relación con la moral”, pues hace mucho tiempo la honestidad y la decencia se esfumaron de la Alcaldía de Popayán.

HECHOS

El día 29 de noviembre de 2018, el alcalde Gómez Castro solicitó al presidente del Concejo Municipal, Franky Darío Almario, tramitar en sesiones extraordinarias una autorización para entregar en préstamo o comodato gratuito, prorrogable, el monumento nacional Teatro Municipal Guillermo Valencia a una supuesta fundación sin ánimo de lucro.

¡Qué tristeza y vergüenza!, ni el propio alcalde sabe cómo se llama oficialmente el teatro, al suscribir la solicitud se refirió al “Teatro Municipal Guillermo León Valencia”. No sabe que en 1973 el Senado de la República, en sesión extraordinaria realizada en el Teatro Municipal, aprobó la “Ley Valencia” y que en honor al poeta Guillermo Valencia se le asignó su nombre al Teatro Municipal. ¡Una cosa fue el presidente Guillermo León Valencia, y otra totalmente diferente su padre, el poeta Guillermo Valencia!

La tesis jurídica del fiscal general de la Nación contra el alcalde de Popayán por “presuntamente haber montado una fundación fachada para realizar contratos de eventos…” le llevó a ser imputado de varios delitos: peculado por apropiación, celebración de contratos sin cumplimientos legales, falsedad en documento público y falsedad en documento privado. Parece ser que el alcalde no tiene temor de Dios, de la Justicia colombiana ni de las entidades de control, porque en Popayán todos ven lo que aparenta, pero pocos advierten lo que verdaderamente es.

Breve historia del Teatro Municipal Guillermo Valencia

Alcalde prestará gratis, por cinco años, el Teatro Municipal

Fotografía: Diego Tobar

A finales del siglo IXX, un grupo de ciudadanos, entre ellos Carlos Ayerbe Segura, Ignacio Muñoz, Nicomedes Arce, Gonzalo Miranda, los hermanos Gonzalo y Domingo Lemos Bonilla, Adolfo Córdoba y Delfín Valdez, entre otros, financiaron la construcción, cuya primera piedra fue colocada el 20 de Julio de 1892 con planos elaborados por Mario Lombardi, empresario que hacía parte de una Compañía de Fantoches. La obra fue calculada para edificar allí un coliseo sobre un solar o lote de en la esquina de la Calle de los Próceres (calle 3 con carrera 7) y que iba hasta el palacio de la Gobernación de Cauca.

Para 1897 se convino un proyecto con el ingeniero Augusto Aragón asesorado por Roberto White y el maestro Adolfo Dueñas. Luego de iniciada la obra, la Guerra civil de los Mil Días paralizó los trabajos desde 1899 a 1903 cuando los socios mencionados cedieron sus derechos al Municipio.

En 1915, durante la administración del alcalde Ramón Rada, el Municipio de Popayán construyó en dicho lote el edificio del Teatro Municipal. Se dio comienzo a la obra con planos y dirección del Ingeniero José María Obando Rebolledo, intervinieron en la construcción de la estructura de cubierta y refuerzo de arcos superiores el concejal Julio Manuel Ayerbe Segura, con el apoyo de los alcaldes Julio Garrido y Ramón Rada.

Luis Paz, tesorero municipal entre 1918 y 1926, manifestó: “me consta personal y directamente que el Municipio de Popayán construyó a sus expensas el edificio denominado Teatro Municipal”. Al dejar la dirección de la obra el ingeniero Obando, se designó al ingeniero Isaac Sarria Rojas quien aseguró refuerzos estructurales.

La inauguración fue el 22 de diciembre de 1927, con la presentación de la Ópera Il Trovatore o El Trovador de Giuseppe Verdi, de la compañía italiana de ópera de Adolfo Bracale, con la actuación del afamado tenor español Hipólito Lázaro.

En las tres décadas siguientes el Teatro Municipal fue destinado a sala de cine y sus dependencias se alteraron notoriamente con intervenciones como: destinar el ‘foyer’ para vivienda del administrador, con baño, cocina y lavandería. En los espacios del primer piso, sobre la carrera séptima, funcionó la oficina de la Tesorería Municipal. En el fondo del escenario se construyeron unos camerinos que se convirtieron en vivienda de empleados municipales, improvisaron baños y escaleras.

Ya en la década de los años 60, durante la administración del alcalde Edgar Salazar Muñoz, el Municipio obtuvo una partida para intervenir el Teatro Municipal mediante la llamada “Ley Valencia”, se recupera ese bello estilo republicano.

En el Teatro Municipal Guillermo Valencia se ha celebrado, por más de sesenta y tres años, el Festival Internacional de Música Religiosa, en el marco de la Semana Santa de Popayán.

En 1978 dentro de los actos de conmemoración de la muerte del general Tomás Cipriano de Mosquera, se trajo a Popayán la Opera de Colombia y se escogió el 25 de septiembre para la presentación de “Elixir de amor” de Donnizetti. Ese día durante el acto el Teatro se atentó contra la ciudad al producirse el estallido de una bomba ubicada en los pasillos de palcos del primer piso ocasionando graves lesiones a algunos asistentes y daños a las instalaciones del edificio.

Como consecuencia del terremoto de 1983 pensaron en demoler el afectado edificio, entonces, el arquitecto Luis Eduardo Ayerbe lo impidió poniéndose al frente del buldócer que iba a producir tal despropósito. Días después, Ayerbe donó al Municipio de Popayán el proyecto arquitectónico de restauración y adecuación, haciendo entrega del mismo al presidente del Concejo Municipal, ingeniero Benjamín Collazos Muñoz.

Dicho proyecto dotó al Teatro Municipal Guillermo Valencia de todo cuanto carecía: se distribuyeron con nuevos espacios las dependencias, se definieron nuevas baterías de baños y se diseñaron las elegantes escaleras, la terraza se habilitó para albergar 120 personas bajo cuatro módulos metálicos con marquesinas, adornada magistralmente con las Ocho Musas. La silletería del recinto fue importada de España y se colocaron nuevos telones en área del escenario.

Además se creó la espectacular Caja Escénica que propició un nuevo volumen arquitectónico sobre el escenario y lo más importante, quince años duró la ejecución de las obras del Teatro, desde 1983 hasta 1998. Esta restauración ubicó al Teatro Municipal Guillermo Valencia como uno de los más bellos y mejores del país.

El embajador Edgar Orozco Agredo consiguió con empresarios e industriales de la República Checa la donación de una araña de cristal de Bohemia de cuatro metros de diámetro para el plafón del recinto. El embajador Pedro Felipe Valencia López solicitó al Ministerio de Relaciones Exteriores del Japón la donación de toda la dotación del menaje de luces y sonido, material instalado por técnicos japoneses quedando el Teatro dotado como uno de los mejores. Y la abogada Nelly Eugenia Vallecilla Ortega obtuvo ante la Presidencia de Granahorrar la donación de ocho esculturas que representaban a las Musas del Arte que habían sido propuestas en el único documento que se conoce elaborado por el ingeniero Obando Rebolledo y que fueron talladas por la escultora Marina Forero de González en Bogotá.

Finalizados los trabajos, se reinauguró el 4 de agosto de 1998 con un concierto del Coro de Cámara de Popayán presidido por  Carlos Lemos Simmonds, vicepresidente de Colombia.

Contradicciones legales con el préstamo gratis por cinco años renovables de un bien de interés cultural de la Nación, monumento nacional y de interés patrimonial e histórico de la ciudad.

Primero

El artículo 355 de la Constitución Política Colombiana señala que ninguna de las ramas u órganos del poder público podrá decretar auxilios o donaciones en favor de personas naturales o jurídicas de derecho privado. El Gobierno en los niveles nacional, departamental, distrital y municipal podrá, con recursos de los respectivos presupuestos, celebrar contratos con entidades privadas sin ánimo de lucro y de reconocida idoneidad con el fin de impulsar programas y actividades de interés público acordes con el Plan Nacional y los planes seccionales de desarrollo. El Gobierno Nacional reglamentará la materia. La violación de este artículo, puede acometer un fraude a la Constitución.

Segundo

El Teatro Municipal Guillermo Valencia de Popayán, fue declarado monumento nacional, bien de interés cultura además de ser bien de interés patrimonial e histórico de la ciudad. Además es patrimonio de todos los payaneses y no puede ni debe un alcalde a motu proprio entregar en préstamo gratuito por cinco años renovables, sin la complacencia de la ciudadanía.

Tercero

El Teatro Municipal Guillermo Valencia de Popayán, ha sido un bien inmueble dedicado al arte y la cultura, y ha sido auto sostenible, además de que es una fundación sin ánimo de lucro. Entonces, ¿por qué motivo el alcalde quiere beneficiar a un amigo entregándolo en prèstamo gratuito?

Cuarto

¿Por qué el alcalde de Popayán, como presidente de la Junta Directiva de la Fundación Teatro Municipal Guillermo Valencia de Popayán, no ha exigido la renuncia del cuestionado director después de haber sido imputado de cuatro delitos como representante legal de la famosa Fundación Tortuga Triste? ¿El alcalde le ha contado a los ciudadanos que él mismo está implicado en los mismos delitos?

Quinto

Es falso lo consignado en el documento de fecha 29 de Noviembre de 2018, y radicado para la Presidencia del Concejo, según el cual el señor alcalde tuviera la intención de beneficiar a la Fundación Teatro Municipal Guillermo Valencia. Es más, nunca se nombra, no aparece en su escrito. Es obvio que ya tenía escogida otra “fundación sin ánimo de lucro”.

Tal como afirmaba el premio nobel de literatura Gabriel García Márquez, “llegó a ser tan sincero en el engaño, que él mismo acabó consolándose con sus propias mentiras”.

En conclusión, como revalida el escritor, guionista, profesor y director de cine israelí Etgar Keret, “mentiras mancas y enfermas, violentas y malvadas, mentiras con piernas y con ruedas, mentiras con americana y mentiras con bigote. Unas mentiras que se inventaba al instante, sin pensar en que un día fuera a tener que volver a encontrarse con ellas…”.

Deja Una Respuesta