ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 21 de junio de 2021. Última actualización: Hoy

Adulto Mayor, “futuro incierto” en Santander de Quilichao

El miércoles 17 abril, 2013 a las 9:08 am
Lucy Amparo Guzmán González

Lucy Amparo Guzmán G.

 

Como olvidar hace un poco más de 9 años, cuando después de exponer la preocupación por la situación de abandono de los adultos mayores surge la necesidad inminente de diseñar e implementar una iniciativa innovadora y agresiva que les permitiera “volver a vivir”, como ellos mismo lo han descrito en diversas oportunidades, por lo cual se decide, acompañar como una experiencia demostrativa el que para ese entonces, se denominó PROGRAMA DE EJERCICIO FÍSICO CON FINES TERAPÉUTICOS, diseñado por dos jóvenes promesas Juan Carlos Tafur y Carolina Moreno.

Con Erney Sandoval y Carlos Julio Bonilla visitamos el Estadio Fabricio Cabrera para observar el que sería el primer grupo de adulto mayor empezado bajo este nuevo esquema. Seguramente quedó indeleble en nuestros corazones la primera vez que compartimos con los alegres ejecutores de la propuesta, la puesta en marcha de un sueño.

En Betania, pudimos comprobar como con alegría y compromiso tres jóvenes, Juan Carlos Tafurt, Carolina Moreno y Héctor Fabio Escudero, colocaban música y dirigían el esquema de ejercicio físico diseñado con excesivo cuidado para generar vida y felicidad al que inicialmente fue un pequeño grupo de cerca de 20 abuelos. Escucharlos, compartir con sus felices coequiperos de lo que esta nueva experiencia fue agregando a su estilo de vida, afianzó nuestra creencia que este era el camino correcto.

Antes del mes, esta iniciativa que apenas comenzaba logró contar con más de 200 personas, de diversos barrios del casco urbano de Santander de Quilichao, haciendo ejercicio de manera organizada, creando lazos de amistad que incluso hoy se mantienen, generando una conciencia de trabajo en equipo, acompañamiento familiar que cambió el rumbo y creó una nueva cultura de respeto hacia este grupo de edad. Este nuevo reto, no solo era un éxito que había desbordado nuestras expectativas, ahora nos colocaba frente al compromiso de crecer por los muchos que querían ser incluidos y por sus condiciones tenían dificultades para desplazarse hasta Betania.

Adulto Mayor 1

En los primeros seis meses ya contábamos con al menos 6 grupos nuevos y el acompañamiento al grupo ya formado de otrora por el Hospital Francisco de Paula Santander, al siguiente año nos colocamos una nueva meta, organizar grupos en la zona rural, algo que por las condiciones de desplazamiento y un poco de las condiciones de esta región se veía remoto, de ese paso a paso, sueño a sueño, logramos construir más de 30 grupos de adulto mayor urbanos y rurales que albergaban alrededor de 3.000 familias, lo digo de esa forma porque si bien es cierto era para los adultos mayores, estos convirtieron este espacio en un encuentro familiar, invitaban a sus hijos y nietos a llenarse de alegría. Cada profesional que pasó por los grupos, tenía el sello indeleble de su amor y dedicación por este grupo de edad, cuando les “exigía”, los invitaba con afecto a dar un poco más no de lo que le era posible, sino de lo que realmente su capacidad podía; esto los llenaba de júbilo, porque los hacía sentir amados. Allí podría mencionar a Norelis, quien les partió el alma, el día que les contó que su vida debía tomar otro rumbo, o Bibi, que compartió con todos el día de su matrimonio, o Giovanni, con quien de manera jocosa decían que daban vida a los años, o Mabel, Diana e Ingrid con quienes lloraron al decir adiós. Estos ‘fisio’ tenían una característica particular, convirtieron a los adultos mayores en parte de su vida y de sus logros como jóvenes promesas quilichagueñas, este programa no era una opción, era su vida.

Adulto Mayor

Por esta razón, el programa se transformó constantemente, pasó del ejercicio a convertirse en uno de los mejores programas de adulto mayor, no solo por el compromiso y la constancia de los profesionales que los acompañaban, sino por la diversidad de estrategias y actividades que permanentemente proponía. Un equipo multidisciplinario los valoraba año a año, para ver como sus condiciones mejoraban y en conjunto construir la mejor manera de hacer ejercicio de acuerdo a las condiciones de salud de los abuelos de cada grupo. Además, percibir la cara de emoción al recibir las sudaderas y los tenis, ya que las condiciones económicas de algunos no permitían adquirirlos, generó una identidad propia del programa. O cómo olvidar el primer paseo, las fotos de las 6 a.m. aún están no solo en nuestros álbumes sino en nuestro corazón; o cuando se conformó la corporación y Jaime Carabalí, un “joven” de San Antonio invitó a los líderes de los grupos del norte del Cauca y el sur del Valle, a hacer parte de esta nueva propuesta; cuán orgullosos nos sentíamos al escuchar que la gente de otros municipios tácitamente envidiaban nuestros programas. Generar un espacio de encuentro, que aún permanece por la geografía diversa y cautivadora de este Norte del Cauca. Ese conocer gente nueva ha sido una de las actividades más revitalizantes, cada grupo tuvo su oportunidad para recibir a sus amigos de otro municipio y el reto de ser mejor que el que organizó el anterior se convirtió en una emocionante aventura. O aquel reinado donde se esmeraron tanto para hacer vestidos típicos cuya materia prima es el reciclaje, deleitarse al ver desfilar mujeres llenas de sonrisas y sabiduría, con el carisma que solo dan los años; deja en el alma un sabor que no se borra y una enseñanza que te forja para el futuro. O aquel año, cuando nos sentamos y les contamos que las mujeres que realizaban los controles prenatales en Quilisalud ESE requerían un paquete materno hecho con amor y dedicación para un nuevo bebe, y con esmero organizaron ese primer vestidito que todas añoramos para nuestros hijos. O aquel día de su graduación como gestores del deporte para sus grupos, qué gran orgullo, esa certificación después del esfuerzo y el estudio de varios meses. En fin, podría nombrar muchos, pero muchos momentos, porque compartir con ellos, con sus risas, con sus cuentos, sus consejos, sus historias, sus coplas, sus jugas, incluso aquellos momentos de tristezas, se quedó por siempre en aquel rincón de los recuerdos, donde se queda y se forja lo mejor de ti. Por eso, los grupos fueron mucho más que simplemente hacer, fue nuestro compromiso diario con aquellos que habían dado tanto, luchado tanto, construido tanto en esta y por esta tierra.

Adulto Mayor 2

No puedo dejar de recalcar, que al iniciar el programa su financiación fue voluntad política y preocupación sincera por lo adultos mayores. Esta experiencia, permitió tener un panorama claro cuando se presentó por algunos concejales la iniciativa de la estampilla del adulto mayor. Hoy, el quehacer alrededor de los adultos mayores tiene una financiación asegurada, la estampilla autorizada por el concejo municipal.

Esto, hoy se vuelve remembranza, porque si algo creímos fue, que nadie sería capaz de terminar este programa; para mi sorpresa su futuro es hoy algo más que incierto. En el transcurso de la semana anterior, integrantes de los grupos me buscaron, para de manera triste y preocupada comentar, como poco a poco, semana a semana se cerraba un grupo nuevo y que para su aumentar su angustia difícilmente la mayoría de los grupos llegaría al final de abril. Decían “Dra. ¿Usted cómo puede ayudarnos?

Adulto Mayor 3

En primer lugar, creo y considero que publicando lo que sucede con un proceso que se construyó durante 8 años, que le dio como mínimo a 3.000 familias quilichagueñas la posibilidad de generar transformaciones positivas en su vida y a sus abuelos una sonrisa y vitalidad para los años, que a la sociedad quilichagueña le generó un nuevo espacio de cultura ciudadana en torno al respeto de los adultos mayores, no debe terminar y es compromiso de todos asegurar su sostenibilidad. Segundo, no podemos permitir que este espacio se termine, porque del discurso al hecho hay mucho trecho, cuando el interés por los adultos mayores no es genuino, de ser así las brechas para que desde Enero estuviera en funcionamiento ya se habrían saltado. Los adultos mayores son un hecho, no un discurso y su espacio, ganado por años de trabajo, debe ir al ritmo de ellos, someterlos a esta angustia innecesaria de mañana no estar, simplemente no es justo y atenta contra su calidad de vida y por último es el pueblo el que debe reclamar de manera respetuosa, pero decidida, que los derechos de nuestros mayores sean respetados.

Espero que esta reflexión, genere movilización social en torno a un tema que nos toca y nos compromete a todos. También, espero que esta sea respetuosa y generadora de transformación social positiva en nuestro municipio; pero ante todo, que los adultos mayores sigan ocupando ese lugar que de importancia y vitalidad a sus años que se logró desde esa política pública construimos de manera participativa hace ya muchos años.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?