Viernes, 22 de enero de 2021. Última actualización: Hoy

ADULADORES, NEGOCIOS Y POLÍTICA

El jueves 1 agosto, 2013 a las 12:20 pm

“Solo la verdad es ofensiva”
Napoleón

Flavio Cabrera

Por Flavio Humberto Cabrera Holguín

Así como los ángeles turiferarios portaban el incienso delante de aquellos que podían considerarse sagrados, la política se ha venido llenando de ciertas figuras acólitas que gravitan alrededor de los gobernantes, adulándoles sin cesar, coincidiendo con los menos dotados, son éstos los que sostienen la ineptitud de los mandatarios, llenándoles de falsos halagos y en Santander de Quilichao no son dos, son muchos más, tal vez cientos.

La política nos enseña su cara más oscura. El trabajo de gobernar nos muestra a ciertas personas que, lejos de comportarse con la cortesía a la que obliga el cargo y lejos de mostrarse serviciales con el pueblo para quién trabaja, se llenan de soberbia y engreimiento escupiendo su desprecio.

También hemos oído en el recinto del Concejo Municipal algún “… ¡Que se jodan!”. Venimos soportando que los honorables concejales (algunos) se encuentren más cansados por adular al más torpe y aplaudir al payaso, que de trabajar en beneficio de los ciudadanos, de hacer un verdadero control político, que se levanten indolentes de sus asientos, marchándose si son otros los que hablan, en lugar de escuchar para contrastar sus propios criterios, cuando no se ponen a enviar mensajes por celular impunemente, sin el menor respeto hacia el resto de los compañeros.

Estos aduladores de oficio hacen su trabajo, los que gobiernan no son capaces de zafarse de las ideas que les encorsetan el alma y el cerebro y todos ellos se rodean de cohortes de estos lisonjeros que les elevan del suelo y les llevan en volandas a una irrealidad no compartida, al espacio infinito donde no pueden oír los gritos de rabia y frustración de la gente, donde no notan el dolor que atenaza a los ciudadanos a los que juraron servir.

Este gremio de aduladores sobrevuela el mundo sin rozarlo, mienten, adulan y secuestran la moral en beneficio propio, la equidad se convierte en su boca en una palabra vacía, hueca, que da paso a la injusticia más abyecta.

Y los gobernantes se aíslan en sus despachos mientras avanzan los días, que marcarán el fin de su mandato, dejando el ente administrativo, en estado de postración.

La irresponsabilidad de los cargos públicos se muestra en la gran cantidad de aduladores profesionales que pagamos con nuestros impuestos. En cada municipio, en cada ministerio, en cada oficina pública vemos estos demonios aduladores cobrando sueldos de vértigo, ensalivando sus lenguas sibilinas para llenar los torpes oídos de los que necesitan ser adulados, de halagos sin sentido.

Las circunstancias por las que pasa la administración actual, nos confirma, que nos gobiernan ineptos que se creen aptos, piensan, como los locos, que son perfectamente cuerdos, mientras su ineptitud se acrecienta por la impunidad con la que gobiernan.

Pero los tiempos han cambiado, los hombres de negocios transitan de sus oficinas privadas a las públicas y eso que no es sano, se volvió costumbre…

Por supuesto, a todos nos abisma la fiesta de endeudamiento a intereses exorbitantes, se tramitó uno nuevo por valor de 1.500 millones de pesos, para compra del lote donde se ha de construir el nuevo Hospital Francisco de Paula Santander, cuando hay uno con todas las condiciones óptimas para ello, la feria de contratos, el despilfarro y el manejo desvergonzado de un municipio que otrora fuera ejemplar.

Por eso no es de extrañar lo que sucede en nuestro Quilichao, donde los que administran lo público, no tienen vocación de servicio, no son políticos (en el buen sentido) sino negociantes, por sus acciones los conoceréis. ¡DESPIERTEN,  QUILICHAGUEÑOS!

(Adaptación de ángeles turiferarios – Internet)

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?