Jueves, 4 de junio de 2020. Última actualización: Hoy

Adoraciones al Niño Dios, un legado ancestral

El viernes 27 marzo, 2020 a las 9:37 pm
Adoraciones al niño Dios, un legado ancestral

Adoraciones al Niño Dios, un legado ancestral

Redacción: Yaritza Cassiani

Una tradición que se mantiene intacta en el Norte del Cauca son las fiestas de adoraciones al Niño Dios, las cuales usualmente se realizan en los meses de febrero y marzo, fecha propicia para que en Guachené las veredas de Llano de Taula, Juan Perdido, Mingo y La Cabaña recuerden a sus antecesores, celebrando una navidad tardía.

Adoraciones al niño Dios, un legado ancestral
Adoraciones al niño Dios, un legado ancestral

A diferencia de la iglesia católica que, conmemora esta época en diciembre, a los esclavizados de esta zona no se lo permitían, de ahí que se acostumbraron a adorar al Niño en los primeros meses del año. Esta celebración se revive anualmente al son de fugas y escuchando a los infantes recitar las Loas que cuidadosamente los cultores de este municipio han conservado con arraigo.

Según los relatos de Libia Nur Mina Vidal quien en su infancia representó en las adoraciones y ahora es una de las encargadas, hace aproximadamente 30 años un señor escribió un cuaderno el cual les entregó antes de morir:

“En la vereda vivía un señor llamado Daniel Castillo, su casa quedaba en la parte de abajo, uno iba con una hojita y él se sentaba a producir las poesías; las iba sacando de su cabeza con buena rima y a ningún niño le colocaba algo igual. El decidió dejarnos el legado de todas esas loas escrito en un cuaderno, cada año sacamos de allí el verso que asignaremos a los pequeños”.

El papel de la mujer en las adoraciones ha sido crucial, ejemplo de ello es la señora Raquel González quién empezó a realizarlas con recursos propios, hoy su hija Raquelita disfruta enormemente de esta herencia e insiste en que es importante continuar con el legado: “En estos momentos estamos felices disfrutando de la tradición que mi mamá nos dejó, ella fue una mujer entregada a estas fiestas, pues las llevaba en el corazón. Las hacía con su dinero y gestionando, salíamos con los vecinos a adorar en las vereditas, hasta que un señor de apellido Fajardo le dijo ¡huy, usted hace unas fiestas muy buenas! camine a Caloto para que me firme, porque yo le voy a dar unos recursos” indicó Raquel González (hija).

Para los guacheneceños como la matrona cultural Ana Melva Banguero y Luis Carlos Casaran Guaza, secretario de Cultura Municipal, las fiestas de adoraciones son las expresiones artísticas y culturales más representativas del pueblo Afro del Norte del Cauca.

“Para la Administración Municipal, en cabeza de Elmer Abonía, es de suma importancia continuar con las fiestas de adoraciones al Niño Dios ya que por medio de estas representaciones culturales podemos mantener viva nuestras expresiones ancestrales”, señaló Luis Carlos Casaran en el marco de las adoraciones que se llevaron a cabo en el municipio de Guachené entre el 21 de febrero y el 15 de marzo.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta