Jueves, 25 de febrero de 2021. Última actualización: Hoy

Abogado defensor

El sábado 23 enero, 2021 a las 6:32 pm

Abogado defensor

Abogado defensor

Este texto lo publico para recordar y homenajear a mi gran amigo y compañero Alonso Muñoz Sánchez, a quien le decíamos en aquellos tiempos «Malacosa», activista social y abogado, muy beligerante en sus buenos tiempos y algo «cascarrabias». Hoy está retirado de la vida pública por efecto de sus achaques, ocasionados por la diabetes y otras complicaciones, pero sobrevive y resiste en medio de esta pandemia. Un saludo para él y su familia.

__________

Esta historia sucede en un municipio del Cauca pero hubiera podido ocurrir en cualquier localidad andina de Colombia. En este caso es un corregimiento con población campesina mestiza en un municipio cercano a Popayán. Cuenta con algunas familias traídas de Cundinamarca a trabajar en el cultivo de la papa y hace parte de una región maravillosa de nuestro departamento del Cauca.

Ocurrió que una mujer muy pobre y proveniente de otra región del Cauca encontró en este frío lugar un sitio en donde vivir. Trabajaba en lo que se le presentara, unas veces de muchacha de servicio, otras de sembradora o cosechadora, algunas de cocinera y demás. Era poco agraciada y además algo triste. Sin embargo de vez en cuando se echaba su “canita al aire”. Y no faltaba el campesino que “le echara los perros”.

Las mujeres del pueblo hablaban mal de ella pero la soportaban porque no la consideraban una amenaza. Sin embargo, a veces las más beatas –mirándola a ella– repetían como loras los contenidos moralistas de las homilías del cura que visitaba ese apartado pueblo cada 15 días. Los chismes iban y venían pero la vida continuaba y nada grave ocurría.

Sucedió que María, como llamaba la mujer, de un momento a otro apareció embarazada. Ella no sabía en qué momento sucedió ni quién era el padre. Ocultó temerosa su situación ante la gente. Se fajaba a diario, continuó con su vida como si nada y nadie se dio cuenta del hecho. Llegó el día del parto. Tuvo al niño en un baño como si fuera un animalito, sin atención médica ni acompañamiento, pero de inmediato lo ahogó en la taza del inodoro.

Una vecina alcanzó a escuchar el llanto del bebé y alertó a la población. Uno de los tres policías que prestaban servicio en ese lugar constató los hechos y ella no negó nada. Todo el mundo señaló a María de un comportamiento maligno e inhumano. El pueblo se horrorizó.

El caso llegó a los estrados de un juzgado de Popayán. La fiscalía pedía como mínimo que fuera condenada a 30 años por crimen agravado en cabeza de un menor indefenso. Nuestro amigo abogado se aprestó a conocer el caso. Fue al susodicho pueblo e investigó las condiciones de vida de María con mucha dedicación, juicio y detalle, como era su costumbre.

El día del juicio hasta el cura estaba presente pidiendo la condena y el ostracismo para María. La defensa que planteó mi amigo Alonso se basó en el criterio clínico sustentado por el mejor médico psiquiatra de la ciudad quien planteó que durante el embarazo y el puerperio se suceden una serie de cambios bioquímicos, psicológicos y sociales que ocasionan una mayor vulnerabilidad para la aparición de trastornos psíquicos en la mujer.

El ya experimentado litigante pudo demostrar –con vehemencia y amplia fundamentación–, cómo esta mujer actuó en unas circunstancias sociales y psicológicas que la llevaron a realizar ese acto monstruoso pero sin tener conciencia de él. Los hechos presentados eran contundentes. El juez aceptó la argumentación y exoneró a María de toda culpa.

Lo sorprendente fue que de alguna manera la comunidad se sintió culpable de permitir que una persona pudiera vivir una situación tan dramática y azarosa. Desde entonces la gente que la juzgó tan duramente, la volvió a acoger ahora con cariño y consideración. Al día de hoy es parte de esa comunidad y vive feliz. Construyó una familia normal y tuvo 3 hijos.

Nuestro abogado sigue con nosotros; en su retiro casero sigue atento y está conectado con todo lo que ocurre en este sufrido pero bello mundo. Un abrazo para él.

************************

Otras publicaciones de este autor en Proclama del Cauca y Valle:

Fernando Dorado
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?