ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 6 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

A MODO DE IRONÍA

El martes 23 junio, 2020 a las 12:55 pm
a modo de ironía
Imagen de referencia tomada de https://bit.ly/2ASiJdv

A MODO DE IRONÍA

A MODO DE IRONÍA

Las cosas que no se saben son las que convierten la vida en algo fascinante.

Wislawa Szymborska

Estoy orgulloso de haber elegido un gobierno sensato, altruista y sabio. Porque sus decisiones en tiempos de crisis serán parte de la historia de nuestro país, por la mayor manifestación de libertad, el cuidado de la vida y la salud pública; por prevalecer el interés del pueblo que los eligió sobre los intereses de las grandes familias, cadenas de abastecimiento, gamonales y multinacionales. Mis reverencias son para nuestros gobernantes; por fin, están pensando en los menos favorecidos y no en sus padrinos y jefes políticos o religiosos.

Mi jubilo aumentó el 19 de junio, fecha histórica. Hoy debería en su honor poderse escuchar el redoble de las campanas y que la banda marcial entone pletórica de alegría el himno nacional. Si fue un fracaso social, no fue culpa del presidente, ni del alcalde, menos de la gobernadora. No, quizás este día lo impuso un desprevenido historiador o asceta llegado de lejanas tierras desconociendo la realidad del planeta, o un líder social para intentar recordarnos que hace más de doscientos años nuestro país vivía una época a la que los padres estadounidenses llamaron la Patria Boba.

Estoy conmocionado por la prudencia extrema de nuestro gobierno, en cuya simbólica sombra ya no se cobija el rico hacendado, el poderoso industrial, ni el magnate antioqueño, ni el excéntrico pastor. Alabo las acciones sensatas, porque en su seno se protege al líder social, al débil, al desempleado, al joven soñador, a la mujer indefensa, al profesor estigmatizado, al campesino, al negro y al indio que ya no son olvidados. Levanto mi copa y brindo por los doctos y santos integrantes del poder legislativo, ejecutivo y judicial, por permitir que la salud, educación, vivienda y recreación sean el motivo primario de sus agendas sociales y la prioridad de sus políticas públicas y no la guerra, la corrupción, el clientelismo, porque esas otras pequeñeces nunca enlodarían su gesta política.

Por eso, seria vergonzoso dramatizar sobre los actos sucedidos en nuestras ciudades. En cierto sentido, debemos agradecerles por dejar que se mostrará el poder del capital del país, por nuestra capacidad de alto endeudamiento, por comprar libros, obras de arte, alimentos, cultura para construir saber en épocas de cuarentena, por haber comprado a pequeños y medianos comerciantes y no seguir el juego del capitalismo rampante que no ha podido posicionarse en nuestro imaginario social. Aquí, en lugar de correr como atletas en busca de televisores y tecnología nos desbocamos a celebrar en familia el día del padre. Cuando, los arquitectos de esta gran felicidad escribieron las magníficas palabras en los decretos y leyes, firmaron un pagaré del que todo colombiano no entregará un solo céntimo.

Un sonoro aplauso, porque ese pagaré se hará efectivo para los banqueros, industriales y grandes pulpos de la economía nacional e internacional. Nosotros solo heredaremos paz y tranquilidad. Este documento será la promesa de que, a todos les serán garantizados los inalienables derechos a la vida, la libertad, la educación, la salud, la vivienda, y la búsqueda de la felicidad.

Para concluir, mi alabanza y canto, se fija en el día sin IVA, en el modelo de Alternancia para el retorno a clases, en las medidas de contención del COVID – 19. Estos trascendentales decretos, leyes, significan una explosión de creatividad, erudición, reflexión e investigación. Palabras exactas, coherentes, como un gran rayo de luz y de esperanza de millones de seres humanos.

Tanta sabiduría se refleja en esas decisiones que nadie podrá decir en ningún lugar del mundo que nos chamuscaron en las llamas de una marchita injusticia o en la furia de un silencioso virus, ni nos congregó en festivo carnaval de fin de año y que la muerte eligiera unos cuantos. Pero, no debemos juzgar a nuestros gobernantes, es vital felicitarlos y construir monumentos en su honor dignos de su nombre y rango. Ellos desde su santa y sabia prudencia permitieron que el viernes 19 de junio llegara en un precioso amanecer al final de un largo cautiverio.

Gracias por pensar en el pueblo y sus necesidades, protegernos y ayudarnos sin ningún interés y acto de corrupción puedo decir sin miedo y lleno de esperanza que este país es de ustedes. No duden en adueñarse de esta dulce tierra de libertad, por favor reclamen lo que es suyo. Asimismo, gracias infinitas, por permitirnos estar en familia honrando a nuestros progenitores huyendo de las congestiones.

………

Otros artículos de este autor aquí.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?