Miércoles, 20 de noviembre de 2019. Última actualización: Hoy

A esperar los cambios

El lunes 26 octubre, 2015 a las 11:34 am
Carlos E. Cañar Sarria

Carlos E. Cañar Sarria [email protected]

Conocidos los resultados de la reciente jornada electoral, resulta oportuno imaginar y desear que en el caso del Cauca, la del triunfo sirva para sacar adelante las aspiraciones y expectativas de la gente que espera contar con una clase política inspirada y encaminada a combatir la miseria que ha sido la constante en nuestro maltratado departamento, sumido en la falta de liderazgo regional y en el olvido estatal.

Son grandes los compromisos y duros los retos que tienen todos aquellos beneficiados con los resultados electorales. Han ganado las elecciones pero hasta el momento no se ha ganado nada. Les corresponde ahora luchar con constancia y esmero en evidenciar los verdaderos cambios que la sociedad necesita. Pues cada que se da la coyuntura electoral, no hay político que haga campaña sin recurrir a la palabra cambio, término tan desgastado que suele llevar al escepticismo colectivo cuando llega la hora de gobernar. No pocas veces ha sucedido que los cambios, durante los periodos de gobierno no se ven por ningún lado y en lugar de evolucionar involucionamos; es decir, cambiar para seguir igual o peor.

El ingeniero Óscar Campo es el nuevo gobernador de los caucanos, triunfo claro y contundente. Se nota que hizo una campaña seria que logró impactar a los electores. En intervención radial, poco después de conocidos los resultados, el empresario Felipe Muñoz agradeció a su equipo de campaña y a todos los que votaron por su propuesta política, al tiempo que felicitó al nuevo gobernador, reconociéndole el triunfo. Declaró no sentirse derrotado argumentando sus nada despreciables ciento sesenta mil votos de personas que logró convencer. Se comprometió a seguir luchando por el Cauca al tiempo que invitó a rodear y respaldar al nuevo gobernador. La verdad es que la votación de Muñoz fue bastante significativa y según parece, se convierte en la segunda fuerza política regional. Dejó entrever que seguirá en la lucha política.

Óscar Campo y César Cristian Gómez

Por su parte, la Alcaldía de Popayán la ganó otro empresario, contador público, César Cristian Gómez, quien logró vencer a la candidata del Partido Liberal, comunicadora social, Jimena Velasco, hermana del senador Luis Fernando Velasco. Parentesco que según parece no le perdonaron sus contradictores, asunto que tildaron de nepotismo. De otro lado -lo advertimos- el respaldo de Uribe habría que sopesarlo, pues no se sabría si le haría bien o mal a la campaña, toda vez que el ahora senador no tiene buen potencial electoral en el Cauca. Escuchamos a muchas personas que pensaban votar por Jimena, decir que ya no lo harían por hacer convenios con el que ya sabemos.

César Cristian tiene la enorme tarea de convencer a los payaneses, pues es uno de los candidatos que más se apropió de la palabra cambio. Ojalá lo logre, toda vez que fue apoyado por algunos dirigentes de la vieja clase política, que han tenido la posibilidad de gobernar y de legislar y poco o nada han hecho por cambiar la situación socioeconómica de la región y del municipio. Se obstaculizó el camino a Jimena que expuso una propuesta atractiva basada en el fomento del empleo, para atender el mayor flagelo que tiene el municipio, seguido por la inseguridad. El nuevo alcalde estuvo rodeado de algunas viejas y desteñidas figuras recicladas de la política y de sus partidos, olvidados por el tiempo en busca de oxigenación y de prebendas. Habrá contadas excepciones, pero ya cumplieron su ciclo. Quedará tiempo para constatar la euforia de los votos con la realidad a la hora de las gestiones, decisiones y acciones. César Cristián deberá demostrar que ganó Popayán con su elección, porque de lo contario, Jimena no perdió, perdió Popayán.

En el momento de escribir estas líneas desconocemos los resultados definitivos del comportamiento electoral. De seguro que habrá tela de donde cortar para próximos análisis. Mucha suerte les deseamos a los nuevos gobernantes, lo mismo a los nuevos o reelegidos legisladores. Ojalá puedan construir los cambios que necesitamos para lograr un nuevo Cauca del tamaño de nuestros sueños.

Llegó también el turno para realizar todo tipo de evaluaciones relacionadas con las campañas. En el seno de cada una de ellas es necesario emprender esta tarea que es indispensable en toda democracia madura. Los medios también deben realizar lo propio. Por ello, reiteramos en la necesidad de que los medios de comunicación se preocupen más por hacer hincapié en los debates y en fomentar un periodismo investigativo, analítico y crítico. En la reciente campaña política, ‘brillaron’ no pocos periodistas y columnistas acríticos, lambones y genuflexos. Amanecerá y veremos si es que no han dado puntada sin dedal.

Como columnista, estaremos pendientes de que se den los cambios prometidos por los nuevos gobernantes; pues con el mismo ímpetu conque destacaremos sus aciertos, lo haremos cuando se trate de sus yerros.

También te puede interesar
Deja Una Respuesta