Lunes, 5 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

La Cultura Ciudadana solo es posible con el ejemplo

El lunes 22 febrero, 2016 a las 11:34 am
FABIO ARÉVALO ROSERO

Fabio Arévalo Rosero MD / fabio121@gmail.com

La Cultura Ciudadana solo es posible con el ejemplo

De manera brillante alguna vez lo sentenció Albert Einstein: “Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera”. Esta premisa es indispensable aplicarla cuando de verdad se quiere un CAMBIO cultural. Un programa genuino de Cultura Ciudadana busca mejorar el aporte y comportamiento de los ciudadanos para en equipo edificar una comunidad más armónica. Para ello es necesario unir los factores de convivencia con el nivel de contribución ciudadana. Pero el primer gran referente para que esto funcione es dar ejemplo y obrar con coherencia. Es decir, todo aquello que promulgamos debemos ser los primeros en cumplirlo, sin importar la posición que se ostente. Esta es la premisa esencial del liderazgo que trasciende y convoca de manera efectiva.

El mal ejemplo oficial

ejemplo 4

Pero a juzgar por lo que está sucediendo en una ciudad como Popayán, esto no estaría en el presupuesto (dar ejemplo), ni parece importar mucho. Los primeros en dar mal ejemplo (en asuntos de espacio público y movilidad) son dirigentes o empleados de las administraciones y particulares autorizados por funcionarios oficiales. Las imágenes adjuntas lo demuestran. Buena parte del sector histórico, está infestado por autos de mediana y alta gama pertenecientes a funcionarios de la administración o de alguna manera allegados y autorizados. Los mismos que promulgan o hablan de cultura ciudadana no quieren salir de su propia zona de confort y buscan a toda costa tener ‘privilegios’, en una actitud ofensiva y de desprecio al ciudadano de a pie.

El liderazgo debe ser inspirador

ejemplo 1

En uno de los vistosos permisos (mirar foto) dice: “Alcaldía de Popayán. Vive el CAMBIO. AUTORIZACIÓN PERMANENTE. Vehículo particular” y los datos correspondientes de permiso de circulación sin restricciones, a un auto particular. Hasta allí sin comentarios. Pero si queremos que los ciudadanos hagan sus propios esfuerzos y contribuciones, quienes intentamos ejercer algún tipo de liderazgo debemos ser los primeros en cumplir con lo que se predica, propone y se reglamenta. Debemos ser inspiradores, de lo contrario se están construyendo procesos falsos y nada sostenibles.

La desconfianza ciudadana

ejemplo 5

Las fotografías tomadas en un día laboral a primeras horas de la mañana demuestran la falta de coherencia y compromiso por funcionarios que se promueven para sí mismos privilegios de ocupación libre del espacio público y movilización motorizada sin restricciones. Esto no ayuda nada en la educación ciudadana. Al contrario estimulan la apatía crean desconfianza y falta de credibilidad en las instituciones. Dicen que “La caridad empieza por casa”. Pero por ahora esto no sería aplicable en la ciudad.

La contaminación del sector histórico

ejemplo 2

Los alrededores de la alcaldía de Popayán, especialmente la calle cuarta, en días y horas hábiles se presentan inundados de autos particulares y oficiales. Esto afea la ciudad, desplaza y pone en riesgo la seguridad de los peatones, envía un poderoso mensaje de injusticia social, contamina y entorpece la movilidad. La imagen que acompaña así lo demuestra: un paisaje ya cotidiano y que por ahora es evidente la complacencia oficial frente a ello. El sector histórico cercano a la misma alcaldía, sigue contaminado de autos que ocupan generosamente el espacio público. Ya quisiéramos ver a los ‘vigilantes’ o protectores del espacio público intentando retirar estos flamantes autos. Pero no, a los ‘poderosos’ no se les toca por lo visto. Mientras múltiples y humildes vendedores de calle (que son muy vulnerables), sufren persecuciones implacables. Allí sobresalen concejales dando muy mal ejemplo como el del permiso autorizado en la foto también anexa.

El retroceso del ‘pico y placa’

Desafortunadamente los gobernantes tantas veces buscan congraciarse con sectores de poder o que pesan más en la opinión pública. Pueden ceder a las presiones con argumentos que favorecen a una minoría en detrimento de los más débiles. La restricción vehicular para particulares que operaba desde hace unos años, fue reducida generosamente. Es una medida regresiva, ya que el esfuerzo de prescindir por un día a la semana del auto (de 7 am a 7 pm) no implica mayores traumas, salvo en los autodependientes y sin posibilidades innovadoras, en algunos perezosos y nada creativos. Es decir reducir el ‘pico y placa’ por unas horas es una regresión en la protección ambiental y aumentar las horas de más autos circulantes con los consecuentes riesgos que ello arrastra para la seguridad, la convivencia y la salud pública. Se debe tener en cuenta que alrededor del 80 por ciento de la población, jamás se beneficiará del carro privado, por ello las medidas de este tipo deben apuntar a favorecer a las mayorías, a los más vulnerables, evitando presiones de los ‘poderosos’. También en aras de la equidad es inconveniente esta medida que genera un cambio, pero algo invertido. Es decir no implica progreso. Este cambio, favorece a una minoría por debajo del 20 por ciento, contrariando de alguna manera el principio de equidad, donde los intereses generales (de las mayorías) prevalecen sobre los particulares (una minoría con el privilegio de tener auto propio).

Lección obligatoria: Insistimos en la enseñanza de Einstein: “Dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás; es la única manera”.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?