ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 7 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

POR UN INSTITUTO DEPARTAMENTAL DE CULTURA

El lunes 22 febrero, 2016 a las 9:51 am
Marco Antonio Valencia Calle

Marco Antonio Valencia Calle @valenciacalle

Señores Oscar Campo y Mauricio Medina.
Saludos.

Con el pretexto de que somos un “departamento pobre” los políticos que han gobernado los últimos cien años el Cauca no han podido, ni intentado siquiera, organizar un INSTITUTO DEPARTAMENTAL DE CULTURA.

Para no pasar de agache, le endosan los asuntos de cultura a la Secretaría de Educación, una de las más grandes, caóticas y complicadas… que tiene tiempo para todo, menos para que la expresión cultural sea de verdad un tema relevante.

Gobernadores pasados no se dieron a la tarea de entender la importancia de las palabras “política cultural” que harían de este departamento ahogado en oro (con minería legal e ilegal), uno que sobresaliera por sus muchas maneras creativas de su gente proyectarse nacional e internacionalmente.

Esa es, una deuda histórica y vergonzante de quienes nos han gobernado.

Nos falta una política cultural que apoye escuelas de formación para el fomento de las artes en todas sus manifestaciones.

Hablamos de una POLÍTICA CULTURAL que se convierta en alternativa económica real para toda la población (como se da en muchas partes del mundo).

Una POLÍTICA CULTURAL que fomente el turismo a gran escala y no deje el negocio turístico para cuatro particulares que se lucran de los dineros de regalías y dejan las monedas para los revendedores ambulantes de la cultura.

UNA POLITICA CULTURAL que impida que los dineros que se dejan para el deporte y la cultura no se la lleve el deporte organizado en clubes, y deje las migajas para la cultura.

Una política cultural que haga de Popayán y cada uno de sus municipios, epicentro, cuna, casa y escuela de artistas de talla internacional, y no que cada vez que necesitemos un artista para un evento toque traerlo de otros lugares.

¿Que por qué los artistas no nos organizamos como los deportistas para ponernos al frente de la creación del instituto? Sencillo, porque no nos corresponde salir a organizar nada, porque ese no es nuestro trabajo. Porque nuestro compromiso es la creación en dinámica contraria al deporte que atrae multitudes, y maneja otras formas de expresarse. Porque a la gente le gusta gozar del arte pero no le gusta apoyarla, y creen, siempre han creído, que un artista aparece a dar un concierto, por ejemplo, por generación espontánea y no por años de ensayo y entrenamiento y sacrificio particular.

Porque para la creación de ese Instituto tenemos agentes que nos representan en los escenarios políticos como un gobernador, un diputado, un alcalde, un concejal, a los que hoy les pido que hagan lo que tienen qué hacer… para garantizar la práctica decorosa de las artes en nuestro departamento.

Hay quienes alegan que el instituto se convertiría en oficina de burócratas. Pues sí, porque gracias a los burócratas es que funciona el Estado aquí y en Pekín, pero es que justo por esa falta de un Instituto serio, con funcionarios diestros peleando proyectos y presupuestos del Estado, de gobiernos internacionales, de las regalías, entre otros, es que no pasa nada con la cultura de Popayán y el Cauca.

A carta blanca, la cultura por aquí marcha gracias a iniciativas privadas y a tozudos gestores culturales que regalan su tiempo, su dinero y sus vidas para soñar e impedir que a este departamento se lo coma la violencia, la indiferencia, el analfabetismo, la indisciplina social, la barbarie, la incultura misma. A veces, muy pocas veces, con el respaldo de la gobernación que se le mide a organizar proyectos mediáticos y de raticos, y no proyectos de largo aliento.

En época electoral, le pregunté frente a los micrófonos y oyentes de la emisora Mil Cuarenta al actual gobernador Oscar Campo sí se podía comprometer con la creación de un Instituto de Cultura, y con diplomacia -por ser época electoral justamente-, respondió que era un tema para estudiar y viabilizar una vez fuera gobernador, y que en su momento se podría dialogar sobre el mismo.

Lo mismo. Frente a los micrófonos y oyentes de la emisora Radio Súper le pregunté a Mauricio Medina, actual presidente de la Asamblea Departamental, y él sí manifestó que era un asunto imprescindible para el Cauca, que reconocía la deuda de la política con el sector, y que se comprometía a gestionar un ente de cultura para el departamento si era elegido y lo asesoraban en el tema.

Bueno, ahora que ustedes señores tienen la sartén por el mango, que tienen asesores y burócratas capaces, espero que atiendan este clamor y le metan la mano a la creación del Instituto que los caucanos nos merecemos.

Hoy en Popayán y el Cauca, hay excelentes personas, grupos y organizaciones, conformadas especialmente por jóvenes, que han venido estudiando el tema de las industrias culturales. Gente que entiende que la gestión cultural bien administrada genera recursos, dividendos y rentabilidad superior al de muchos otros sectores, porque es multi-propósito, humana, necesaria, indispensable.

Invito a los caucanos desde todos los rincones de nuestra geografía y posición social o política, a escribirle cartas a nuestros gobernantes de hoy, para que nos paguen esa deuda histórica, y le pongan interés y recursos a la cultura.

Gracias por su atención. Me quedo esperando noticias.

Deja Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *