ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 21 de abril de 2021. Última actualización: Hoy

El debate sobre periodismo Astrid – Vicky ¿pendiente el veredicto?

El miércoles 17 febrero, 2016 a las 6:24 pm

Astrid González Nariño, profesora en la Universidad Cooperativa de Colombia, anteriormente en la Fundación Universidad Central Colombia y periodista en Caracol Radio, quien estudió Comunicación Social y Periodismo en la Pontificia Universidad Javeriana, según su perfil de Facebook, le escribió, indignada, una carta a Vicky Dávila, periodista de la Universidad Autónoma de Occidente Cali, actualmente directora de La FM, por la publicación del video Ferro – Palacios que costó la renuncia del viceministro del interior y luego, del director de la Policía. Vicky le respondió con sólidos argumentos, aunque el fallo definitivo del encuentro queda pendiente. (Fotos bajadas de los perfiles de las protagonistas del debate).

Sin comentarios, con el ánimo de que sean los lectores quienes saquen sus propias conclusiones y si lo consideran conveniente las socialicemos para aprender, publicamos el cruce de misivas:

Astrid González NiñoSeñora Dávila:

Ante todo, permítame llamarla “señora” porque ni soy su amiga y mucho menos su colega. Además soy bien educada y eso me impide llamarla como se merece. Sé, y eso me llena de orgullo, que esta carta no será objeto de su atención, porque no proviene de alguien que le proporcione raiting o un premio de periodismo.

Se preguntará entonces por qué le escribo. Bueno, es simple, porque me gusta decir las cosas de frente.

Esta carta la comparto en las redes porque, según usted, es válido ventilar cualquier cosa, y más si afecta la honra de las personas. Además, le soy sincera, busco el raiting de los estudiantes a quienes les imparto clase en la universidad.

Con la publicación del video del ex – viceministro usted ha logrado que yo pueda citar, con argumentos, el ejemplo de lo que NO deben hacer los futuros periodistas.

¿Cree usted que “la verdad” es ventilar la vida privada de una persona? ¿Dónde aprendió usted eso?

¿En qué estado emocional estaba usted cuando determinó abrir esa puerta que lo único que ha provocado en la ciudadanía es sentir un alto grado de solidaridad por el señor, cuyas preferencias “personales y privadas” son asunto suyo y de nadie más? Quizás todavía estaba obnubilada por el reciente premio de periodismo que debería devolver. Bueno, eso es pensar con el deseo porque su ego no se lo permitiría.

¿No tiene usted en su familia o allegados alguien que tenga preferencias sexuales diferentes a la suya? Yo sí, y me siento muy orgullosa de su amistad y afecto.

¿Sabe algo de ética? Yo le podría recomendar unos buenos profesores, colegas míos, que le pueden orientar sobre el tema.

¿Sabía usted que uno de los principios fundamentales del periodismo es el “interés público”? No se me ocurre en qué estaba pensando cuando creyó que una conversación de esas podría ser de interés público, más aún cuando no aporta ninguna evidencia de que se haya cometido un delito.

¿Pensó en las consecuencias de la publicación del video para el ex – viceministro sobre su persona? ¿Sobre su familia? ¿Sobre su círculo social? ¿Sobre su futuro? No creo, pero seguramente se sentirá feliz porque logró cobrar la cabeza de un funcionario de gobierno. ¿Está buscando un nuevo premio de periodismo por ello? Ojalá un desprevenido jurado no cometa nuevamente ese error.

Nuestro oficio, porque notará que soy periodista pero, repito, no su colega, es hoy una vergüenza por cuenta de personas como usted. Hoy tomé un taxi y el conductor, sin preguntarle, me comentó el tema del video y soltó la perla “señora, es que los periodistas son unos hp”. Me sentí peor que un maleante y me dio mucha pena.

No quiero que los futuros colegas se sientan avergonzados de una profesión tan noble, pero tan repudiable cuando la ejercen personas, como usted, que no merecen el calificativo que han recibido verdaderos periodistas que han ofrendado su vida por el verdadero “interés público”.

Le reitero que no busco una respuesta, sólo espero que haya entendido. ¿Será?

Respuesta a la profesora Astrid González

Vicky DavilaSeñora Astrid González:

Cómo lamento que sea precisamente usted, una periodista, y además docente, quien se venga lanza en ristre contra una noticia del orden nacional, cuyo impacto, nefasto o depurador, deja como resultado la caída de un Viceministro y de un General de la Policía.

No quiero ni pensar lo que debe estar pasando y sintiendo la familia del exsenador y ahora ex viceministro del Interior, Carlos Ferro. Sé que el tema del escarnio público es lamentable, doloroso y hasta ruin si se quiere, porque en últimas, pues que cada uno haga de su capa un sayo.

Pero, a vuestra merced como docente o periodista, le falta ir un poco un poco más al fondo el tema; si bien cada uno es libre de sus actos, de igual manera cada uno es responsable de los mismos, y, en este sentido, comienzo por citar una frase de George Orwell: “Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas”.

Aquí hay algo claro y es que hay una seria posibilidad que exista red de prostitución al interior de la Policía, y esto, más allá de la doble moral o no del periodismo, es un delito se mire por donde se mire.

No olvidemos que hay una mujer Alférez de la Policía presuntamente muerta por descubrir cosas relacionadas con este tema. En segundo lugar, hay una Institución como la Policía, completamente desacreditada, y hay un Presidente que hasta ayer, estaba obstinado en mantener en la institución a un General de la Policía corrupto, arbitrario y peligroso; que es capaz de acabar con la carrera de cualquier oficial que se oponga a sus ideas, y de perseguir a periodistas y a todo el que intente desenmascararlo.

Creo que el viceministro es libre de tener los gustos sexuales que a bien tenga, pero por eso mismo, él tendrá que responderle a su familia por haberlos engañado durante toda una vida ocultando su condición sexual, porque para un político, el mentirle al país es normal; pero mentirle a su propia familia, en especial a sus hijos que pagarán el escarnio, me parece que eso sí es una infamia.

Profesora, aquí lo que se condena no es el homosexualismo, es la presunta trata de personas y el proxenetismo; recuerde usted, a finales de los noventas, el caso de Bill Clinton y su escándalo con Mónica Lewinsky, -cosa que era de su vida privada. Sin embargo,  al entonces mandatario de los norteamericanos le cobraron el haberle mentido al país.

Ahora, queda la pregunta: ¿No es el periodismo el arte de contar al país de manera veraz y oportuna hechos como estos que, además de lacerar el buen nombre de las Instituciones, involucra a decenas de periodistas perseguidos por decir la verdad?.

O dígame usted ¿Quién le debe responder a la familia de la Alférez fallecida, o a los Alumnos y oficiales subalternos que han sido víctimas de la mal llamada “Comunidad del Anillo” y que hasta ahora denuncian porque el miedo los turbaba hasta antes que el país conociera estas cochinadas que según ellos, ocurrían al interior de la Institución?

Dígame usted, profesora de periodistas, ¿Quién le responde al país por tanta corrupción, persecución y doble moral en sus instituciones? ¿Quién le responde a decenas de miles de patrulleros que fueron engañados con promesas el día que entraron a la institución, promesas que no se cumplieron y por las cuales hoy muchos de ellos llevan hasta 15 años explotados laboralmente, esperando un ascenso que no se ha dado por cuenta de las mafias de poder que hoy dirigen a la Policía Nacional?

Señora Astrid, no estoy defendiendo a Vicky Dávila, pero déjeme contarle que el periodismo es otra cosa; tiene otros objetivos, y unos valores que usted está ignorando. Me preocupa como periodista, el ejemplo que transmite usted a sus alumnos, cuando se atreve a cuestionar de manera casi mal intencionada, diría yo, a esos colegas nuestros capaces de contar esas cosas que difícilmente sus alumnos le contaran al país si se llegasen a dejar influenciar por su paupérrimo pensamiento sobre lo que es el verdaderos periodismo, que lacere a quien lacere, cumple la función para la cual fue creado.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?