ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 17 de junio de 2021. Última actualización: Hoy

Peligro en los parques de Quilichao

El lunes 15 febrero, 2016 a las 8:53 pm
Alfonso J. Luna Geller

Por Alfonso J. Luna Geller

Árbol Orejero de Santander de QuilichaoMuerte de un árbol

Juntando años en paciente espera
logró sumar, al fin, un siglo entero.
Tenía el cuerpo enorme de un gigante
y el aire paternal de un buen abuelo.
(No sé por qué creímos que esa espera
la prolongaba para que lo viéramos…).
Por un azar llegamos a su lado,
justo cuando lo estaban abatiendo.
-«¡Señor, Señor, clamamos angustiados:
detén el brazo que destruye un sueño,
que eso es un árbol,
un soñar permanente con el cielo,
y un árbol como éste es imposible
reemplazar de nuevo;
que no es obra de los hombres,
sino Tuya y del Tiempo…!».

Declinaba la tarde;
no fue escuchado el ruego.
Inexorable, el hacha mantenía
su latido funesto,
y el árbol se quejaba a cada golpe,
y la tarde gemía en cada eco,
y el sol en el ocaso
cerró de prisa su ojo por no verlo.
De pronto, oyóse un crujido agrio
como un desgarramiento,
y el árbol, ya vencido
cedió como atraído por un vértigo,
se volcó en un derrumbe estrepitoso,
y dentro de nosotros cayó muerto…

Juan Burghi -Uruguay
Publicado en la revista Mapuche 61

Árbol Orejero de Santander de Quilichao

Orejero 9

El árbol “Orejero” del parque Francisco de Paula Santander, de Quilichao, diferente al del poeta, no falleció de manera instantánea, ni como un animal al que le pegan un tiro y se desploma súbitamente. Inició su agonía hace dos años, cuando en Proclama del Cauca lo denunciamos ante una intervención dizque fitosanitaria, pagada por Emquilichao y consentida por la CRC. En ese instante nos resbaló la calumnia de falaces que nos espetó el director ambiental de bolsillo que había exigido la anterior administración municipal. Aquel día, cuando de manera ilógica el tronco ahuecado por haberse convertido en nido de palomas, fue rellenado con arena, cemento, piedras y varillas de hierro, comenzaron sus estertores definitivos. “Preparémonos entonces, para el entierro de tercera a otro patrimonio ornamental-ambiental de Quilichao, con la anuencia oficial, alistándonos para afrontar la advertencia de los supuestos especialistas según la cual este no será el único árbol que van a intervenir…”. Se alertó a través de este medio de comunicación. Preciso.

Árbol Orejero de Santander de Quilichao

Hoy el árbol de la carrera novena con calle cuarta es un verdadero peligro pues sus pesadas ramas están podridas y pueden desprenderse intempestivamente con el riesgo de causar graves consecuencias en seres humanos y vehículos que descuidadamente transiten por el sitio a la imprevista hora del incidente. El peligro se hará más evidente con las tormentas y ventarrones que ha padecido Quilichao en medio de la sequía. Inclusive ya se derrumbó una pesada rama de otro árbol del parque Bolívar que afortunadamente no causó daños mayores.

Árbol Orejero de Santander de Quilichao

Para la refrescar la memoria, invitamos a leer lo escrito y dicho en aquel momento, siguiendo estos enlaces: http://bit.ly/1r9tto2 y http://bit.ly/1zOwbUX

A lo hecho, pecho

Árbol Orejero de Santander de Quilichao

Si bien es cierta la importancia simbólica del emblemático árbol del parque principal, con dolor, hay que decirlo, lo mejor es derribarlo para evitar mayores perjuicios y proceder a consultar con arquitectos y urbanistas cómo recuperar de la mejor manera ese espacio.

Árbol Orejero de Santander de Quilichao

Entiendo que todos los seres vivos cumplen un ciclo de vida que incluye la muerte, claro, bajo condiciones naturales; pero cuando se actúa tercamente para provocar daños irreparables, que acaban matando a ejemplares debilitados, alguien debe responder. Si no, o sobra la autoridad o sobran las normas legales, frente a una serie de malos procedimientos de algunos oportunistas.

Árbol Orejero de Santander de Quilichao

Manual de arborización urbana

Parque Bolívar - Santander de Quilichao

Parque Bolívar

Parque Bolívar 2

Parque Bolívar

A propósito, Santander de Quilichao, como muchas otras ciudades, debería contar con una guía práctica para la selección, siembra, cuidado y protección de árboles o con un manual de arborización urbana, para que la ciudad armonice sus espacios vitales y en ella sea importante el «verde», en las calles, ríos, parques, jardines, patios, huertos, solares y bosques remanentes en la ciudad.

Los árboles, plantas y jardines no solamente cumplen funciones de adorno, decoración y ornato; sirven como regulación ambiental, atenuación de ruidos, depuración del aire, aportación de humedad, frescura y sombra, dan placer, tranquilidad y armonía, ambientación y valorización paisajística. Todos y cada uno de nosotros deberíamos ser conscientes de que la vegetación urbana mejora la calidad de la vida en la ciudad y proporciona múltiples beneficios directos, proporciona identidad y apropiación de la cultura; protege y conserva el agua, reduce y disminuye el impacto de la lluvia, evitando la erosión, escorrentía y posibles desastres urbanos. En fin, se mejoraría la conservación de la biodiversidad urbana.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?