ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 26 de noviembre de 2020. Última actualización: Hoy

El Gobierno Nacional sería responsable del apagón en Santander de Quilichao

El domingo 17 enero, 2016 a las 12:26 pm
Alfonso J. Luna Geller

Por Alfonso J. Luna Geller

Como el Municipio de Santander de Quilichao, podría perder la apelación que se encuentra en el Consejo de Estado por el asunto del alumbrado público y se quedó sola la Administración Municipal en su forcejeo por unos recursos económicos que no tiene y a los que aspiran, al parecer legalmente, la sociedad Centrales Eléctricas del Cauca, Cedelca, según fallo de primera instancia del Tribunal Administrativo del Cauca, y la Compañía Energética de Occidente S.A.S. E.S.P., entonces, deberán estructurarse nuevas acciones sobre ese pleito que podría ascender a 30.000 millones de pesos.

Y es posible que la Administración Municipal pierda porque, hace ya casi ocho años, la Procuraduría Cuarta Delegada ante el Consejo de Estado, emitió su concepto (No. 063 / 2008) sobre la apelación que hizo el Municipio contra aquel fallo del 22 de marzo de 2007, por el cual ese Tribunal se negó declarar la nulidad absoluta dejando en firme el contrato de condiciones uniformes para la prestación del servicio público domiciliario de energía eléctrica, en el que se basó Cedelca para cobrarle al Municipio el alumbrado suministrado entre enero de 1998 y marzo de 2003, por valor de 4.374 millones de pesos. Dijo la Procuraduría que “analizadas las pruebas obrantes en el proceso, la decisión se deberá confirmar”.

Otro litigio diferente es con la Compañía Energética de Occidente, que desde el año 2010, cuando asumió la comercialización de la energía eléctrica en el Cauca, habitualmente apaga el alumbrado público afectando a más de 100.000 habitantes de Santander de Quilichao para presionar el pago de una deuda que asciende hoy a 11.000 millones de pesos.

Apagón en Quilichao 1

Hay cuatro protagonistas que deberán resolver el entuerto sin seguir perjudicando o haciendo víctima al ciudadano común y corriente, a todo el inseguro pueblo quilichagueño:

  1. Es responsable el Gobierno Nacional, porque Cedelca fue y es una sociedad anónima comercial con participación accionaria mayoritaria de la Nación, clasificada legalmente como una empresa prestadora de servicios públicos mixta, adscrita al Ministerio de Minas y Energía. En segundo lugar, porque entre 1999 y el 2007 se produjo la intervención de Cedelca por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios. Porque el 7 de octubre de 2008, a través del Concurso Público 001- 2008 el Gobierno nacional suscribió un Contrato de Gestión con la Compañía de Electricidad del Cauca S.A. E.S.P. (CEC). No obstante, debido al incumplimiento de obligaciones contractuales por parte del gestor y con fundamento en lo establecido en el contrato respectivo y los informes de la interventoría, el 9 de septiembre de 2009, Cedelca lo dio por terminado de manera unilateral. En consecuencia, el 13 de septiembre de 2010, CEC S.A. E.S.P. presentó una demanda arbitral en contra de Cedelca, la cual a la fecha se encuentra en primera instancia en tribunal de arbitramento de la Cámara de Comercio de Bogotá. Las pretensiones ascienden a la suma de $222 mil millones de pesos, suma equivalente a los beneficios económicos futuros que CEC S.A. E.S.P. esperaba percibir durante la vigencia del contrato, dada la terminación unilateral del mismo. Para el período comprendido entre el 9 de septiembre de 2009 y junio de 2010, de manera transitoria la operación de comercialización y distribución de energía fue realizada por la Empresa Servicios Convergentes. Posteriormente, Cedelca regresó a manos de la Superintendencia de Servicios Públicos, encabezada por Eva María Uribe y con María Teresa Cabarico como agente especial. Mediante Resolución SSPD 20101300025855 del 28 de julio de 2010, la Super levantó la medida administrativa de toma de posesión de la Empresa Centrales Eléctricas del Cauca S.A. E.S.P. En tercer lugar porque el Ministerio de Minas y Energía reconoció la deuda, no el Municipio de Santander de Quilichao, cuando expidió la resolución 180324 de marzo de 2004, cancelándole a Cedelca $12.892’185.644 por una deuda vigente a junio 30 de 2002, causada por el suministro de energía eléctrica y servicio de alumbrado público a varias entidades territoriales, así como a centros educativos, a instituciones de salud, a empresas de acueducto y de saneamiento básico a cargo de dichas entidades territoriales, entre ellas, Santander de Quilichao. En cuarto lugar, porque el presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, entregó la empresa Cedelca al sector privado, dividiéndola en tres empresas: la Compañía Energética de Occidente, encargada de comercializar y distribuir la energía, cuyo mayor inversionista es Promigas, empresa que en 2011 fue adquirida por el grupo Aval de Luis Carlos Sarmiento. La segunda empresa está conformada por algunos de los extrabajadores que constituyen la Unión de Trabajadores de la Industria Energética Nacional (UTEN), cuya organización es el resultado del negocio que hizo el gobierno de Uribe con los sindicalistas de la entonces intervenida Cedelca, a quienes la empresa finalmente liquidó. La UTEN es la encargada de administrar y comercializar uno de los mayores activos de Cedelca: las plantas generadoras de energía. La última parte del negocio la conforma la propia Cedelca, que aún existe y recibe recursos valiosos por el canon de arrendamiento de la infraestructura de transmisión eléctrica.
  2. Es responsable Cedelca, porque en 1962 suscribió con el Municipio de Santander de Quilichao la escritura pública 1572 de 2 de octubre, formalizando el convenio jurídico por el cual el Municipio suscribía 178.458 acciones de Cedelca, a cambio transfiriera el dominio y posesión que tenía en la Central Hidroeléctrica de Mondomo. De acuerdo con la cláusula tercera de esa escritura, si del ejercicio financiero hubiere utilidades para el municipio, una vez se descontara el pago del consumo de energía, su excedente se reinvertiría en acciones de Cedelca por su valor nominal; si no había utilidades, su pago se difería, para su posterior cancelación, con futuras utilidades. Es más, Santander de Quilichao es accionista de Cedelca desde 1959, y le aporta anualmente a la empresa el sobrecosto del impuesto predial equivalente al 2×1000 sobre el monto de los avalúos catastrales, dineros que se convierten cada año en nuevas acciones del Municipio, que al día de hoy tienen un valor intrínseco de más de $10.000 millones. Es entonces con las utilidades de todo el paquete accionario, como reza la Escritura, que se le paga a Cedelca el servicio de alumbrado público y el consumo de energía de las dependencias municipales. Asunto que le dio por desconocer un día del año 98.
  3. La Compañía Energética de Occidente: asumió el primero de agosto de 2010 la gestión administrativa, operativa, técnica y comercial, con un término de duración de 25 años, por decisión del Gobierno Nacional a través de la Superintendencia de Servicios Públicos. En esto no tuvo nada que ver ni el Departamento del Cauca, y menos, el Municipio de Santander de Quilichao. Según acta de entrega de octubre de 2010 (documento adjunto al contrato de gestión suscrito con la CEO), Cedelca no informó sobre los compromisos vigentes de suministro de energía para el alumbrado público de Santander de Quilichao con base en la escritura que la obligaba, por lo cual la CEO desconoce cualquier convenio adquirido con anticipación a la fecha en que inició el normal desarrollo de sus actividades.
  4. El Municipio de Santander de Quilichao que aparece como deudor. Tiene en su contra la expedición del Acuerdo 016 de 2 de julio de 1998 y de la resolución de la alcaldía que facultó a la entidad para contratar con Movelco el suministro de energía eléctrica, a principios de 1998. La firma no cumplió con los requisitos legales para ser concesionario por lo cual se suscribió con Cedelca el convenció 086-99, que tuvo por objeto la facturación, distribución y recaudo de la tasa de alumbrado público a partir del 1 de febrero de 1999. Se considera un reconocimiento de la deuda.

Apagón en Quilichao 2

Como puede deducirse en términos generales, el Municipio de Santander de Quilichao ha sido la víctima del desgreño y corrupción administrativa detectados por la Contraloría General de la República en Cedelca, entidad de la Nación, a la cual le dio por cobrarle al Municipio un servicio que no debía. ¿Por qué entonces no cobró entre 1962 y 1998 el servicio de alumbrado público? ¿Fue una generosidad no cobrar durante los 36 años anteriores, o era el cumplimiento de la obligación legal adquirida?

El Municipio de Santander de Quilichao ha sido la víctima porque el Gobierno nacional intervino a Cedelca, tomó posesión de la misma por más de diez años y la entregó a un operador privado sin tener en cuenta compromisos legales que salvaguardan el interés colectivo y realizó gestiones que fueron catalogadas como reconocimiento de la supuesta deuda.

Volviendo al principio, como posiblemente el Consejo de Estado puede fallar en contra de la comunidad quilichagueña, se hace necesario entonces diseñar y poner en práctica nuevas acciones en defensa del interés general, por ejemplo, una comisión decidida por parte de la bancada parlamentaria caucana, encabezada por el presidente del Congreso, senador Luis Fernando Velasco Chaves, acompañado por los representantes a la Cámara Carlos Julio Bonilla Soto, Crisanto Pisso Mazabuel, John Jairo Cárdena Morán y Oscar Ospina Quintero, y la Gobernación del Cauca, para que se realice un debate de control político al final del cual el Gobierno nacional asuma su responsabilidad, y obviamente la deuda acumulada, que deberá re-negociarla, o pagarla, para que el Municipio pueda entonces, a partir de cero, asumir sus nuevas responsabilidades sobre la compra y suministro de energía eléctrica, si es que el Consejo de Estado confirma la nulidad absoluta dejando en firme el contrato de condiciones uniformes para la prestación del servicio público domiciliario de energía eléctrica, o si no, también. En este acompañamiento y exigencia deberán comprometerse todas las fuerzas vivas del municipio a través de sus juntas de acción comunal, organizaciones no gubernamentales, fundaciones, corporaciones y obviamente, la Administración Municipal de Santander de Quilichao, para que así vuelva a encenderse, para siempre, el alumbrado público de la Ciudad de los Samanes.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta