Lunes, 9 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

LAS TRES DEL TINTERO DE GARDEAZABAL

El lunes 11 enero, 2016 a las 9:01 am
Gustavo Álvarez Gardeazabal
El Jodario / [email protected] / Gustavo Álvarez Gardeazábal

OLLAS UNIVERSITARIAS

Para ningún joven consumidor de alucinógenos, y para los que no lo son también, es secreto que los recintos universitarios se convirtieron en los mejores y verdaderamente seguros expendios de drogas. Y más aún, que es gracia a ese oficio de jíbaros que un numeroso grupo de estudiantes pueden financiar su carrera y hasta ayudar a sostener a sus familias. Para los rectores de las universidades, para los profesores y para los demás estudiantes, el asunto es insignificante y por ende tolerable dentro de la laxitud con que se canjeó la mal llamada libertad de pensamiento por el dejar hacer dejar pasar. Hace unos días, empero, el rector de la Universidad Surcolombiana corrió el riesgo de denunciar lo que se vive en su campus universitario y las autoridades de Fiscalía y Policía hicieron fenomenal batida. Hasta ahora los consumidores que se quedaron sin sus jíbaros no han protestado. Pero donde esas ollas universitarias se pusieran en cintura basados en los alegatos de los moralistas que afirman que el vicio hay que combatirlo, y repican en privado que el daño que causa entre los estudiantes es mayúsculo, la ministra Gina Parody tendría que lidiar con un toro que no sale muy frecuentemente al ruedo.

NO SON CAPACES

Los liberales colombianos, dirigidos presuntamente por Horacio Serpa, pero acaudillados por las senadoras Sofía Gaviria y Vivian Morales, han amenazado con que si el gobierno de Santos y Cárdenas cierran la venta a los canadienses de la electrificadora Isagén, ellos se retiran de la coalición santista. Como coincidieron tales criterios con los expresados por las Farc desde La Habana, quienes también se oponen duramente a la venta de Isagén, (dijeron textualmente “al gobierno se le fueron las luces…”) nadie en la Casa de Nariño da un peso por esas amenazas. Ni los liberales son capaces de salirse del gobierno, donde tienen bastantes o demasiados puestos, ni las Farc se van a levantar de la mesa de La Habana, cuando han conseguido el rosario de ventajas que la ambición del premio Nobel le ha hecho entregar a Santos y De la Calle. En otras palabras, Isagén la venden porque se la venden a los canadienses, pues los chilenos son apenas los teloneros.

SIN GAS Y SIN AGUA

Tal como lo dijimos una y otra vez desde hace meses, llegó el nuevo año y nos cogió sin gas y sin agua, sin gasoductos terminados, sin barcazas para la transformación del gas licuado que podríamos importar por mar, sin el gas que nos prometieron de Venezuela y produciendo electricidad a altísimos costos en las térmicas, usando fuel oil carísimo porque paga impuestos de rodamiento. Si de verdad El Niño madura, la primera víctima podrá ser la Refinería de Cartagena, que necesita ingente cantidad de gas para funcionar. Por supuesto los defensores del inteligente y muy capaz ministro de Minas y Energía Tomás González, le atribuirán todas esta cadena de fallas no a las equivocadas políticas de su despacho sino a causas fortuitas, incluidas, claro está, las del cambio climático que sirve de disculpa para la inflación, para la caída de las exportaciones y para todo lo que necesiten usarla.

Deja Una Respuesta