ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 18 de enero de 2020. Última actualización: Hoy

BODRIO

El viernes 20 noviembre, 2015 a las 11:16 am
Gustavo Álvarez Gardeazabal

Gustavo Álvarez Gardeazábal

La revista SEMANA se ha ganado con el paso de los años una respetabilidad que aunque no parece ir a la par de su lecturabilidad y pauta, nadie se la puede quitar.

Sus artículos y análisis si bien han tenido evoluciones en el tono y comprensión, en la medida en que la realidad nacional compromete a su director, sobrino del presidente Santos, y a su dueño, hijo del expresidente López, han guardado un tono de respeto permanente.

Sus columnistas, que a veces cantan en coro, habían mantenido, con sus personales y lógicamente controvertibles puntos de vista y análisis, la misma línea de la revista.

Hasta este número, cuando Daniel Samper Ospina, escribió un bodrio de columna en la última página donde con humor santafereño, trasnochado y maloliente, describe la imagen del amanecer de un posible acto de amor homosexual, “bajo las sábanas hasta las tetillas”, entre el expresidente Uribe y el procurador Ordoñez enlagunados.

Como SEMANA no es un revista cuasi porno, como SOHO, la que dirigió el mismo Samper Ospina, ni es “Le Canard” de Paris, donde el humor y la parodia cabalgan junto con la astucia y el buen gusto, este bodrio resulta degradante para SEMANA y asqueante hasta para los lectores más tolerantes.

La escena funambulesca de Uribe y el Procurador pretende burlarse de las tesis controvertidas e indudablemente anticuadas que sobre el amor y el sexo han sostenido estos dos hombres públicos. Pero en una revista seria es grave confundir el espacio, los roles y mucho más a los lectores. El humor no puede agredir al que ríe porque deja de ser humor.

Publicada en ADN, Bogotá, 20 noviembre 2015

@eljodario
www.eljodario.co

También te puede interesar
Deja Una Respuesta