Lunes, 25 de octubre de 2021. Última actualización: Hoy

30 años y un incendio

El martes 2 abril, 2013 a las 2:45 pm

CREPITACIONES 2013

Javier Enrique Dorado

Por Lic. Javier Enrique Dorado Medina.

Correo electrónico: jaendor70@hotmail.com

Twitter: @javiergolden_

El jueves santo 31 de marzo de 1983, hace ya 30 años, (¡cómo pasa de rápido su majestad el tiempo!), a las 8 y 13 minutos de la mañana, ocurrió en Popayán un terremoto que duró 18 segundos largos, eternos y trágicos, el cual semidestruyó el centro histórico y colonial de la llamada “Ciudad Blanca”, incluyendo algunos barrios aledaños, junto a municipios vecinos y algunas regiones del norte del Cauca, entre ellas Mondomo. El saldo lamentable de víctimas fatales fue de 287 personas, muchos heridos, y por lógica, los daños materiales fueron muy cuantiosos.

Terremoto Popayán - foto

Ante semejante arremetida imprevista de la naturaleza y frente a la magnitud de la tragedia, al instante se produjo un movimiento solidario único, de parte de los estamentos estatales, encabezados en ese tiempo por el presidente Belisario Betancur, de la gobernadora Amalia Grueso de Salazar y del alcalde de Popayán, Luis Guillermo Salazar Salazar, de otros sociales y algunas ONG, para colaborar con la resurrección de la ciudad colapsada, sumida en ese entonces en la tragedia y el dolor, a la manera de una verídica semana santa de pasión y dolor inconmensurables.

El renacer físico y material de la ciudad ha sido admirable, durante las tres décadas transcurridas, hasta el sol de hoy, pues como decía alguien por allí, “el terremoto se convirtió en punto de inflexión de la ciudad”, pero con un agravante de tipo social que se convirtió en una contradicción preocupante, pues a la par de la reconstrucción citadina y ante las inmensas posibilidades otorgadas por los gobiernos y entidades crediticias, aparecieron la zonas marginales y suburbanas, con gran cantidad de pobladores que en verdad necesitaban las ayudas ofrecidas, pero con otros que se aprovecharon de la bonanza y que hoy tienen a Popayán sumida en una situación donde imperan la pobreza y el desempleo, el cual según el último informe del Dane, colocan a Popayán en el segundo lugar del país, con un preocupante 17,8% (siendo la primera Cúcuta, con 19%). De esta manera, se configura dramáticamente un terremoto social, de impredecibles consecuencias.

Incendio

Ahora bien, junto a la conmemoración de los 30 años del terremoto, el pasado jueves santo 28 de marzo del presente año, después de la medianoche, fue incendiada por personas inescrupulosas y mentes “dementes”, con ánimos pendencieros y con ganas de atizar el eterno problema social de la pertenencia de las tierras, entre los indígenas y los campesinos del nororiente del Cauca, el templo doctrinero de San Andrés de Pisimbalá, con 285 años de legado histórico, siendo una verdadera afrenta al departamento del Cauca, a Colombia y al mundo, por ser considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad, por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). Ese incendio es una verdadera tragedia cultural que nos hace quedar súper mal ante la faz del mundo. Esperamos su pronta recuperación…

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?