El joven Quilichao cumplió 262 años – Proclama del Cauca
ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 22 de septiembre de 2017. Última actualización: Hoy

El joven Quilichao cumplió 262 años

El Domingo 16 Julio, 2017 a las 10:26 pm
El joven Quilichao cumplió ayer 262 años

El joven Quilichao cumplió ayer 262 años

Santander de Quilichao “celebró” ayer su ducentésimo sexagésimo segundo aniversario, mejor dicho, su cumpleaños 262 o en números romanos: la CCLXII conmemoración de su nominación como Villa, con autonomía político-administrativa, aunque para aquel 16 de julio de 1755, cuando este hecho se dio, Quilichao ya llevaba muchos años siendo un poblado semi-emancipado, aunque joven. Siempre lo ha sido.

Y eso tiene un significado además del histórico, administrativo o político, porque este aniversario nos cogió angustiados a quienes vivimos en este municipio, en la incertidumbre, en una entidad territorial abandonada a su propia suerte, en medio de otra inusitada ola de violencia, donde la comercialización y consumo de estupefacientes y la minería criminal siguen haciendo de las suyas, con anuncios diarios, desde hace varios años, de la inauguración de otro hospital, de una casa de la cultura y de otras cosas que se volvieron cuentos; con servidores públicos a punto de ser encarcelados por corrupción, con deudas oficiales inmensas y consiguiendo más créditos para negocios no muy transparentes; casi ahogados por la falta de espacios públicos y llenos de basura y gallinazos hasta en su parque principal, con una administración pública desorientada en la que cada oficina parece una isla ausente de la vecina donde cada quien tira para su lado sin que se sienta un esfuerzo real en la búsqueda del bien común.

Pero todo no es negativo: nos queda futuro, vienen nuevas generaciones empujando y exigiendo el relevo de lo anacrónico e incapaz que hemos padecido; tenemos gente valiosa que no ha podido, o no la han dejado contribuir en la construcción de una nueva sociedad. Sin embargo, luego de las crisis, al fin, deberemos actuar con optimismo, para bien de todos los quilichagueños que aquí nacimos y el de quienes aman esta tierra y que fueron gratamente acogidos desde cualesquiera lugares del país y del exterior.

Es que vale la pena ser optimistas y hacer pronósticos, ya que las realidades nos atropellan. Y entonces, me atrevo a pensar que del mismo modo como la astrología se utiliza a menudo como un método para predecir, la numerología puede pronosticar información similar, nos orienta en función de ir a tono con la energía y la armonía universal. Me refiero al ducentésimo sexagésimo segundo aniversario, a los 262 años de Quilichao, al número 262, que investigando bien, nos puede proporcionar, por lo menos, una guía para consolidarnos en nuestro entorno, porque a pesar de las circunstancias, el Universo conspira a nuestro favor, siempre y cuando lo deseemos, y trabajemos por él para que todos podamos desarrollar nuestras capacidades de la mejor manera.

Mire: el número 262 es capicúa o palíndromo, es decir, que se lee igual de izquierda a derecha que de derecha a izquierda, significa que tiene una energía especial para quien lo cumple o celebra, como ayer Quilichao, energía que dura todo el año como un imán para atraer todo lo que vibre en esa misma sintonía positiva. El año 262 de Quilichao, es el mismo año 2017, declarado el año de Jorge Isaacs, pues este año se están cumpliendo 150 años de ‘María’, la obra cumbre del escritor vallecaucano; es también el 17º del tercer milenio; el decimoséptimo del siglo XXI. Es decir que este año 262 de Quilichao, presenta una variedad de influencias que determinan vibraciones provechosas para cada uno de nuestros conciudadanos, enfocadas al logro de resultados y que debemos usarlas para realizar los proyectos más ambiciosos o las tareas más difíciles. Como buenos quilichagueños entonces, debemos aprovechar este aniversario 262 para asegurar éxitos públicos y personales.

¿Por qué lo digo? Vea bien: el 262 comienza y termina con el 2, que representa a la pareja, la dualidad, la familia, la vida privada y social, que permite disfrutar mucho de la vida de hogar y de las reuniones de familia. El número 2 denota personas sociables, hospitalarias, amistosas, bondadosas y afectivas. Es el signo de la empatía, cooperación, adaptabilidad, consideración hacia los demás, supersensibilidad hacia las necesidades de los demás. El número 2 es también el símbolo del equilibrio, la unión y la receptividad. Y nos acompaña por partida doble.

Y el número 6 en medio, denota la responsabilidad afectiva, el amor, la comprensión y el equilibrio armónico. Por eso, los quilichagueños debemos incorporar visión y aceptación en el mundo. La belleza, la ternura, el intercambio estable, responsable y comprensivo, el sentido de protección y disponibilidad también definen el significado del número 6.

Todo esto para concluir que en Santander de Quilichao los ángeles harán este resto de año todo lo posible para llamar nuestra atención y comunicarse con nosotros. De esta manera, nos ayudan a sanar nuestras propias vidas. No son meras coincidencias o solo imaginación. El Universo es equilibrado, luego de las tempestades viene la calma, después de las crisis, la tranquilidad, el bienestar, el apogeo. Entonces, a aprovechar el futuro inmediato.

Los ángeles dicen: “No podemos escribir nuestros mensajes para el cielo, hay que hacer las cosas buenas en la tierra, hoy, desde ya. Esto será lo que nos haga avanzar como personas y aprovechar todo lo que realmente nos ha sido concedido”.

Además, es importante saber que todas las cosas que nos ocurren no entran en nuestra vida por casualidad, lo hacen porque hay una auténtica razón para ello. Ya aprendimos la lección de vida, entonces, superemos ya nuestra tragedia. Es nuestra obligación construir nuestro futuro personal y colectivo con mucha alegría. Personas, animales, naturaleza, planeta, universo, todos estamos conectados en una misma unidad. Lo que hacemos a los demás o a nuestro entorno nos lo hacemos también a nosotros mismos.

Para terminar un recuerdo que tiene que ver con el 262: El primer viaje de un Papa a América Latina ocurrió en 1968 y Colombia tuvo el honor de recibir a Su Santidad Pablo VI: el Papa No. 262 de la Iglesia Católica, que fue recibido por el presidente Carlos Lleras Restrepo en Bogotá, el jueves 22 de agosto de 1968, día en que yo estaba cumpliendo 16 añitos y me encontraba estudiando en nuestro siempre recordado Instituto Técnico, colegio nacional de bachillerato, atendiendo las orientaciones del rector, don Guillermo Valencia Tello.

Y será este año, que es el 262 de Quilichao (el 2017 según el calendario gregoriano), cuando, entre el 6 y el 10 de septiembre, realice su viaje apostólico a Colombia el primer Papa americano: Francisco (Jorge Mario Bergoglio).

¿Estamos o no bendecidos los quilichagueños para iniciar con alegría y solidarios la construcción del futuro?

¡Felicitaciones por esos 262 años de Santander de Quilichao!

*************************

N.D.: Recomiendo re-leer el artículo:

Santander de Quilichao ¿470 o 258 años?

También te puede interesar