Lunes, 22 de mayo de 2017. Última actualización: Hoy

CORRESPONDE LEER EL INFORME DE LA CAMARA DE COMERCIO

por Proclama del Cauca el Lunes 9 Enero, 2017 a las 8:31 pm
Nelson Paz Anaya - Foto - Proclama del Cauca1

NELSON EDUARDO PAZ ANAYA

En el Cauca hay muchas cifras, pero pocos Informes Ejecutivos como el de la Cámara de Comercio. Muy bien por su presidente y su Junta Directiva y desde luego, por la publicación a través del NUEVO LIBERAL, reservando la duda sobre algunas estadísticas por los cambios presentados de un año a otro.

En su presentación la señora Mendoza Vidal, indica cómo “en términos de participaciones el sector de la construcción y el agropecuario, con el paso de los años son los que continúan sobresaliendo”, agregando cómo el primero se amplió de un 5% en el año 2000 a un 11% en el 2015, “el segundo en el mismo periodo pasó de 17% a un 12%”, mermando participación.

Continua sus observaciones, comentando: “También los sectores de servicios sociales y de comercio, dos renglones a los que paulatinamente se vienen volcando las apuestas productivas en el departamento, han venido disminuyendo su participación en el PIB caucano, al igual que el sector energético que también viene reduciendo su aporte. Al contrario, los sectores de servicios financieros y, menor medida el industrial y el minero, vienen ampliando sus aportes”.

Cesar Cristian Gómez Castro, Alcalde de Popayán, en la misma publicación, expone las estrategias para abrir las puertas al poder empresarial de la ciudad, a través del Centro de Empleo y Emprendimiento, el fortalecimiento del sector productivo y surgimiento de micro, pequeñas y grandes empresas de jóvenes y adultos, el reto de crear una Zona Franca para el desarrollo de la ciudad, las alianzas público-privadas, como mecanismo de crecimiento empresarial y finalmente el emprendimiento como resultado de una mentalidad que se convierte en motor de cambio de la sociedad.

El informe no puede archivarse como ocurre con estos documentos, su contenido prende una serie de alarmas que obligan su lectura, su estudio y debe ser motivo de una reflexión objetiva en el Cauca, desde luego hay un importante esfuerzo empresarial que resaltar, pero las políticas públicas de largo alcance, necesitan una visión que permita corregir, por ejemplo, la situación del sector agropecuario que “crece en ventas pero no más que otros sectores.”

Resalta el informe, cómo “a pesar de que el Cauca tiene una vocación agrícola, este sector es el segundo menos dinámico en su evolución durante estos últimos quince años. Su tasa de crecimiento para 2015 fue de 10.4%, la cual disminuyó, respecto a la de 2014.

A pesar del esfuerzo del sector privado, la región no se recupera en el sector que precisamente más necesita crecer, el de la producción rural, por las incidencias que tiene en la construcción de la Paz y de la superación de la violencia, ¿cómo hacer un ordenamiento territorial y armonizar la ubicación de la población si la posibilidad agraria se deprime, si su economía cada día tiene menos participación en la local y nacional?

Obliga mirar con criterio de productividad los mapas de tenencia de la tierra, el uso de suelos, la infraestructura, el apoyo tecnológico y financiero, así como los costos de producción, precios y posicionamiento en los mercados, en el marco de las tierras destinadas a la agroindustria, a los resguardos indígenas, a las comunidades negras, la incidencia del minifundio en las regiones campesinas y las de reserva por los diversos aspectos ambientales.

Desconcierta cómo una región con reconocida vocación agropecuaria, con óptimas condiciones naturales para la agricultura y la ganadería, no pueda posicionar este sector sobre todo porque en la etapa del posconflicto es en el mundo rural en donde más se tiene que aclimatar la justicia social, ¿cómo sustituir, por ejemplo, los cultivos de coca, en estas condiciones?

Extrañan más estos resultados, cuando el Cauca tiene ministro de Agricultura, acaba de tener la máxima representación nacional en el gremio cafetero, y las inversiones presuntas de las regalías se supone superan los setecientos mil millones de pesos, se podría preguntar y entonces ¿dónde está la bolita?