IGNACIO RAMÍREZ, EL INOLVIDABLE CRONOPIOS
ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 28 de julio de 2017. Última actualización: Hoy

IGNACIO RAMÍREZ, EL INOLVIDABLE CRONOPIOS

El Viernes 19 Diciembre, 2014 a las 11:35 am
Bulevar de los Días

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy
Loco-mbiano

Cronopios

Composición de fotos de Ignacio Ramírez y logo de Cronopios de: http://ignara-ntc.blogspot.com/2007/12/contenido-general.html

Cronopios llega diariamente a su buzón de correo electrónico porque usted o algún amigo suyo lo ha solicitado. Cronopios trabaja por puro amor al arte. La Red Internacional de Cronopios se extiende por todo el mundo y llega a más de 50 mil suscriptores gratuitos. Nuestros artículos son reproducidos por más de 30 diarios y revistas de Colombia y medios impresos internacionales, lo mismo que numerosos sitios Internet. Si desea que su nombre sea retirado de nuestra base de datos, háganoslo saber. Cronopios es una casa de puertas abiertas. Si le gusta Cronopios, pase la voz…

Inscripción que salía en la parte baja de la página de la Revista Cronopios

Cómo rueda el tiempo por entre los dedos del reloj y se cierne sin dejar caer las harinitas. Apenas se sienten suaves cuando resbalan como los sueños de Dalí. Sin embargo, el tic-tac que puso en el éter Ignacio Ramírez en su revista de ribetes rojos, aún palpita cada segundo en las sienes de sus amigos.

El próximo 19 de diciembre Lina María Pérez, Gabriel Ruiz, Fabio Martínez, J. Mario Arbeláez, Consuelo Triviño, Ricardo Bada, Juan Manuel Roca, William Ospina, Ana Mercedes Vivas, Milcíades Arévalo y 50000 abonados más, recordamos de nuevo agradecidos el servicio que le prestó a la difusión de la escritura.

Al amanecer, sin falta y sin tocar la puerta, entraba Cronopios de puntillas a nuestra casa. Lo promocionaba en su inicio con el remoquete de “un diario virtual para hombres y mujeres de palabra”.

Con gabán verde y sin pantuflas y cuidando de no hacer el menor ruido. Tenía permiso siempre porque era un caballero de esos locos con los que emulaba Cervantes.

Marco A. Valencia Calle y Gloria Cepeda me lo recomendaron cuando yo empezaba tímido a escribir perfiles y crónicas. “Por qué no envías tus cuartillas a Cronopios? – me dijo Gloria la de Canta la noche y Colombia, ahora, la poeta más profunda viva de nuestra patria. Y, un miércoles de semana santa le envié un texto que titulé: Judas, otra vez. Nunca pensé que le interesaría. Pero al día siguiente me apareció en la pantalla, sin que le corrigiera una coma, con una fotografía, al día, del ilustre ahorcado.

Gabriel, como el arcángel que trae buenas noticias, me lo reenvió ese mismo día como un espaldarazo. En esa época tenía yo una cuenta abierta con hotmail y guardé muchos textos en un apartado anexo. Un día amanecí cortado y perdí la colección que Cronopios me había publicado. De inmediato me cambié a gmail en la casa del doctor Google que me ha tratado con largueza.

Recuerdo que uno abría uno el ordenador y la página se llenaba al instante con dos textos con ilustración. Esa era una virtud que él se había inventado. Yo enviaba el escrito a secas, sin foto personal ni alusiva al tema. Nunca me gustó que mi cara apareciera. Solo mis ideas. Pero él, creo que gastaba el tiempo suficiente para encontrar en google la ilustración que encajaba con el contenido.

Guardo aún en mi archivo la dirección que me facilitó Édgar Victoria González de un blog en donde él subía sus propios textos. Raramente se publicaba a sí mismo en Cronopios. Su diario estaba abierto a los demás y era un foro libre, sin censuras ni recortes o condiciones. Tal vez prefería la frescura, la novedad, el cuño del cincel, la marca del sudor y la sombra del fantasma naviero con pluma en mano que habitaba en él. Buen viento y loor a tus cenizas iluminadas.

http://cronopiosdiariovirtual.blogspot.com/2006/09/burundn-burund.html

También te puede interesar