Sábado, 19 de septiembre de 2020. Última actualización: Hoy

1º Congreso, Brasil 2008: El Poeta y la Poesía en la Lucha por la Paz en el Mundo

El domingo 27 enero, 2008 a las 5:29 pm
Por Luis Arias M*
Estamos a meses de reunirnos, los poetas del mundo, en la bella ciudad de Natal, Estado de Río Grande do Norte, Brasil, país del futuro, así como lo llamó Stefan Zweig, y aunque hace ya más de sesenta y cinco años de esto, su vaticinio aún cobra vigencia, hoy más que nunca.
Por eso nada más significativo y simbólico que nuestro Primer Congreso de Poetas del Mundo se lleve a cabo en este país, el país de Luis Carlos Prestes, como suelo llamarlo.
El poeta es un ente especial; tiene el don de hacer de la palabra algo bello que transciende el sentido simple cuando ésta está desnuda, el poeta la viste de una manera que la hace fuerte, espectacular, bella. Para los tiempos que vivimos es necesario que el hombre logre entenderse a través del diálogo, pero el ruido de los cañones impide que nos escuchemos, entonces se necesita imperiosamente que la voz sobrepase al retumbar de las armas, y el poeta sabe de eso.
Vivimos actualmente el proceso de muerte de una etapa degenerada y el nacimiento de una NUEVA ERA en que el poeta tiene un rol determinante que jugar. El poeta no se puede quedar atrás, el poeta debe ir en primera fila, si no lo hace, es que no es un verdadero poeta, en todo caso, no es un verdadero poeta del mundo.
Como algo concreto en este combate por la vida y la paz, me fijé la ardua tarea de unir a los poetas de todo el mundo que abrazan los ideales de libertad, justicia e igualdad, y en consecuencia, creé el “Movimiento Poetas del Mundo” fijándome un ambicioso objetivo: convertir la palabra en una fuerza real capaz de influir en los destinos del mundo y en el equilibro del planeta. Luego, cuando nuestra voz resuene en los fríos palacios del Poder y llegue también al barrio que el poeta no puede dejar de visitar, debemos ser capaces de proponer una vía que nos saque del estado de decadencia que vive nuestra sociedad.
En esta tarea futurista el sujeto social es el poeta, y este poeta guerrero debe nutrirse de la realidad social, involucrarse en ella y ser capaz de abandonar el Ego. Cualquier lugar donde se desarrolle el escritor, es una trinchera de combate, porque por todas partes hay decadencia. Los políticos han fracasado; nos han arrastrado a la situación apocalíptica en que nos encontramos, por lo que hoy es necesario un cambio profundo en la estructuración de la organización del mundo, en otras palabras, creo que estamos viviendo en los límites de lo aceptable y muy cerca del inicio de una revolución planetaria, es ahí donde el escritor posmoderno tiene un rol determinante que jugar.
Es cierto que la guerra no es algo nuevo que nos sorprende, la guerra ha existido siempre; desde la noche de los tiempos en que el hombre tomó conciencia de su existencia, venimos combatiéndonos los unos con los otros, el problema es que hoy la ambición del hombre está provista de armas capaces de hacer desaparecer la vida en el planeta en pocas horas. Lo que estamos viendo en Medio Oriente es una etapa de un nefasto proyecto muy ambicioso del Imperio, que consiste en apoderarse de los recursos naturales que tiene esa región, hoy se trata del petróleo [energía], mañana será el agua dulce y la biodiversidad.
Entonces, los poetas debemos usar nuestra mejor arma para combatir el horror, la ignorancia o la inconciencia de los hombres, esa arma es el poema, esa manera corta de expresar algo grande, esa forma de decir en breve algo que envuelve un sentimiento enorme al interior mismo de las entrañas del alma. El poema es el lenguaje misterioso que brota inexplicablemente desde la fuente que nutre la vida sentimental del ser, eso que llamamos inspiración. Es una forma de comunicación entre el yo terrestre y la voz misteriosa que susurra en los adentros. El poema puede ser tan potente, que si lo usamos bien, lo podemos convertir en un arma poderosísima para combatir los sentimientos grises de estos locos que nos gobiernan. Hacia allá se encamina mi ambicioso proyecto: Crear un ejército de poetas guerreros cuya arma sea la palabra que se expande por el mundo como un torrente de resistencia hacia lo que mata la vida y la felicidad.
Estoy consciente del peligro que implica este proyecto; no hace mucho, hace algo así como dos mil años, eran los tiempos de Imperio romano, un hombre joven entró a Jerusalén hablando de amor y de paz, su arma era la palabra, todos sabemos cómo terminó su aventura. No me extrañaría que en algún tiempo más, nos acusen de terroristas intelectuales, y nos persigan por todas partes, pero aún así vale la pena dar esta batalla por la vida y la paz.Por eso llamo a los poetas del mundo a involucrarse activamente en los problemas que aquejan a sus comunidades, sobre todo allí donde los hombres pierden la razón y el sentido esencial de nuestra existencia. La poesía debe comenzar a jugar su rol en estos tiempos de guerra, de exterminios, de hambre, de secuestros, de injusticias, de calentamiento global del planeta y de las nuevas pestes que carcomen la mentalidad de quienes detentan el poder y deciden sobre los destinos del mundo.
Llamo a nuestro Cuerpo Diplomático Poético a hacer de lo suyo y a actuar allí donde sus buenos oficios son necesarios, y a pensar en cómo ser más eficaces en nuestro histórico cometido por la humanidad. Serán temas para nuestro Primer Congreso de Poetas del Mundo donde acudirán poetas de todo el planeta.
¡VIVA LA VIDA!
Luis Arias Manzo
* Fundador y Secretario General del Movimiento Poetas del Mundo
Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta